Portal informativo de análisis político y social

Políticamente Correcto: Intereses particulares en obras pluviales

Políticamente Correcto: Intereses particulares en obras pluviales

Mar 30, 2017

 

Por César Iñiguez //

EL GOBIERNO MUNICIPAL DE GUADALAJARA ACTÚA AL EXTREMO Y EN TODO VE MOROS CON TRANCHETE, Y DESCALIFICA A LOS INCONFORMES A QUIENES SEÑALA DE ACARREADOS, DE MILITANTES DE OTROS PARTIDOS Y DE OPOSITORES AL GOBIERNO.

En Guadalajara y su zona metropolitana cada que llueve se inunda, en algunos casos ocurre en condiciones preocupantes porque se convierten en espacios de mucho riesgo, porque están intransitables, incluso para los vehículos y se pone en riesgo la integridad de los peatones, de los usuarios de transporte público, de vecinos y demás personas que circulan por esos lugares.

La zona del Canal de Atemajac, prácticamente toda la zona de López Mateos, Avenida Patria, la Avenida Colón y Cruz del Sur, así como la Calzada Independencia, son las zonas más conflictivas de Guadalajara y Zapopan, además de otros puntos críticos de Tlaquepaque, Tonalá, Tlajomulco y El Salto.

En el 2016 se asignaron recursos federales exclusivamente para este tipo de obras, cercanos a los mil millones de pesos, de los cuales 500 serán solo para obras de Guadalajara y Zapopan, así como alrededor de 350 millones de pesos para los demás municipios metropolitanos.

Entre las obras asignadas se encuentran las siguientes:

Dos obras en el canal de Atemajac de Federalismo a Alcalde, y de Alcalde al nororiente, hasta periférico norte; la construcción del colector Acueducto; la creación del depósito lineal de Felipe Zetter; la instalación del colector Copérnico; el depósito del Deán; y el depósito San Andrés, en el parque San Rafael.

De entre todas las obras que se anunciaron y que tienen recursos etiquetados, resaltan dos particularmente: la construcción del depósito del Deán, donde se han dado enfrentamientos entre la policía municipal y los vecinos, por la tala de árboles y por las molestias que han generado las obras a la gente que vive en el lugar.

El gobierno municipal de Guadalajara actúa al extremo y en todo ve moros con tranchete, y descalifica a los inconformes a quienes señala de acarreados, de militantes de otros partidos y de opositores al gobierno; lo que es una barbaridad, dado que no se ha socializado el proyecto como se debiera; la gente no sabe qué se hará ahí, cuánto tiempo durarán las obras y qué beneficios tendrán.

Con la poca credibilidad que tiene la clase política y los gobiernos de todos los niveles, la gente con toda razón tiene desconfianza, que aumenta con la desinformación, la mala planeación y falta de socialización de los proyectos; que definitivamente se han presentado en las obras del Deán.

De todos los casos, hay uno que levanta sobremanera sospechas, el que se construye en San Andrés, en el parque San Rafael; a los vecinos les extrañó que se anunciara la construcción del depósito pluvial en el lugar, porque a su decir no hay inundaciones por la zona; y según manifiesta el personal del ayuntamiento, es para evitar las inundaciones en la avenida Revolución a la altura de la glorieta del Charro; pero la gente avecindada no reconoce riesgos significativos en el lugar por el temporal de lluvias, como ocurren en otros puntos de la zona metropolitana.

La sospecha se incrementa porque se denuncia que se están construyendo torres que albergarán cerca de mil 500 departamentos particulares, frente al parque San Rafael, en donde era el Club Jalisco y ahora es el Club Chivas San Rafael, en el cruce de la avenida Historiadores y la calle Manuel María Ponce, donde ya se tienen instalados remolques que comercializan en preventa los inmuebles.

La construcción de una cantidad indiscriminada de departamentos trae consigo varias consecuencias y problemas a resolver; las vialidades, los estacionamientos, los espacios de recreación, escuelas, hospitales, parques para las familias que ahí vivirán y un enorme y complejo problema con el agua; ¿de dónde abastecerán tanta agua y a dónde irá a parar el drenaje de tantas personas?

Por eso levanta enorme sospecha la creación de un depósito con dinero público en un lugar donde no tiene problemas severos de inundación y se afectará el entorno, dado que a un costado del parque San Rafael tienen veneros y manantiales de agua limpia, que se verán afectados por las obras; además de la tala de árboles en las inmediaciones del parque San Rafael y sobre las banquetas y el camellón de la avenida Historiadores donde hay una gran cantidad.

¿Se pretenderá usar dinero público para beneficio de particulares?

¿Por qué con el pretexto de evitar inundaciones en la glorieta del Charro se construye un depósito lejano al lugar, con obras que se extienden sobre la avenida Historiadores, que se encuentra aún más lejos y que de casualidad coincide con la construcción de torres de departamentos particulares?

Son interrogantes que el ayuntamiento de Guadalajara debiera resolver.

Twitter: @CesarIniguezG

Facebook: César Iñiguez

E-mail: cesar_iniguez@hotmail.com