Portal informativo de análisis político y social

POLÍTICAMENTE CORRECTO | La Corte y sus polémicas decisiones

POLÍTICAMENTE CORRECTO | La Corte y sus polémicas decisiones

Nov 7, 2015

El cuatro de noviembre pasado, la Suprema Corte de Justicia de la Nación otorgó un amparo a cuatro personas para que estas puedan sembrar, cultivar, preparar, cosechar, poseer, transportar y consumir marihuana con fines lúdicos, esto es, sólo por diversión, afición o adicción.

Esta velada decisión de la Corte viene a dar un giro al tratamiento social, político y legal que se le había dado a este tema, que durante muchos años ha sido considerado un problema de salud pública y una de las causas de la delincuencia en nuestro país.

Debemos partir de una realidad, el consumo de la marihuana ha existido en el país durante muchos años y su producción, negocio y distribución que se ha combatido durante años, ha dejado muchas muertes y detenidos, mientras que también ha sido origen y desembocadura de muchos casos de corrupción.

Las últimas resoluciones de la Corte, sobre todo en estos temas polémicos, han dejado claras sospechas; o intentan cambiar a punta de resoluciones la realidad social en el país o comienzan a obedecer intereses, más allá de las fronteras de México.

¿A quién le conviene, no sólo despenalizar, sino legalizar la producción, el cultivo, el trasiego y el consumo de la marihuana?

Probablemente ahí tengamos muchas respuestas.

Montesquieu hablaba que la descomposición de un sistema jurídico comienza cuando tenemos leyes de todo y para todo; y es lógico, es tan complejo sostener un entramado legal con tantas leyes que se contraponen unas con otras y generan controversia entre sí; incluso en la misma constitución y en esos casos, la Corte es, de manera poco lógica, la que tiene la última palabra.

Para los abogados, les queda claro que si mantienen una tesis, cualquiera que sea, si se soporta adecuada y jurídicamente, puede prosperar; incluso si tienen dos tesis que digan exactamente lo contrario entre sí; cualquiera de las dos pueden prosperar con los argumentos necesarios.

Esa fue la vía, esa fue la ruta, tanto de los quejosos como de parte de la Corte, para sorprendentemente darles la razón.

Los quejosos, que se ampararon y a los que la Corte les dio la razón en el tema de la marihuana, reclamaron en su demanda sus derechos humanos, a su libre elección, a hacer lo que les placiera en su persona, bienes y posesiones.

La Corte privilegió ese derecho, antes de todas las disposiciones de la Ley General de Salud, técnicamente elaboradas incluyendo los estudios sobre salud pública en la que señalan los riesgos del consumo de la droga, ignoró la prohibición expresa del Código Penal Federal, establecida así durante años, así como todas las leyes y reglamentos en todo el país que prohíben el cultivo, transportación y consumo de marihuana.

Es una ilusión óptica el creer que la Corte resuelve los temas con único y exclusivo sentido de legalidad sin la presencia de ingredientes políticos y de los intereses que orbitan en torno a ellos.

Al final, la creación de derecho y sus fuentes formales obedecen a tres factores: la costumbre, la legislación y la jurisprudencia, que por cierto bastaría una resolución más de un amparo en el mismo sentido para generar ley y un antecedente que deja el camino abierto para otros juicios similares.

Esta es una polémica decisión de la Corte, porque a partir de esta resolución ¿qué pasará con los detenidos por estos delitos cometidos contra la salud?

Para los aficionados y adictos al consumo de la marihuana, basta conseguir un abogado para presentar un amparo para que le sea permitido producir, cultivar, cosechar, transportar y consumir con total libertad la cannabis.

Pensando mal, los aún delincuentes que se dedican a esta actividad viéndola como negocio, pudieran sin problema presentar un juicio de amparo y, aunque no está permitida la distribución y el comercio en torno a la marihuana, sí les facilitan mucho las cosas para materializar su actividad aún ilegal.

Sospechas y más sospechas.

Esta resolución de la Corte traerá muchas más consecuencias de las que se han medido, porque después de lo que hicieron no hay vuelta atrás y han abierto una puerta que nos puede llevar a un acantilado.

Twitter: @CesarIniguez
Facebook: César Iñiguez
cesar_iniguez@hotmail.com