Portal informativo de análisis político y social

POLÍTICAMENTE CORRECTO | La nueva agenda de Peña Nieto

POLÍTICAMENTE CORRECTO | La nueva agenda de Peña Nieto

May 28, 2016

Parece que la inseguridad del país, los múltiples crímenes que se cometen a diario, las miles de ejecuciones que se registran al año, los robos a personas, casas, negocios y vehículos es un tema secundario para Peña Nieto.

El evidente y cercano colapso de nuestra economía, la falta de empleo, la mejora en la educación y la ampliación de los servicios de salud parecen que no son prioridad para el gobierno de Peña.

Ahora, tal parece que se «modernizó» y acorde a los nuevos tiempos presentó una iniciativa de reforma constitucional para añadir y garantizar en el artículo cuarto de nuestra Carta Magna el matrimonio homosexual.

Y no sólo se detuvo en la iniciativa de reforma constitucional, sino que también propone añadir al Código Civil Federal la adopción de niños por parte de parejas homosexuales, cambio de género y demás disposiciones orientadas a su nueva agenda pública.

La acción de Peña Nieto seguramente obedece para evitar el cúmulo de irregularidades y violaciones a la ley que cometía la Suprema Corte de Justicia de la Nación, en el sentido de obligar a los estados de la República que aún conservan su legislación con respecto del matrimonio, que lo señalan como aquél realizado solo por un hombre y una mujer, para adoptar obligatoriamente el matrimonio homosexual.

La Corte violentaba la soberanía estatal en cuanto al régimen interior, tratándose de las relaciones civiles en las entidades, establecida en la propia Constitución Federal, en sus numerales 40, 41 y 42.

Peña Nieto y su gobierno presentaron la reforma constitucional con un error grave; equiparar el matrimonio como un derecho humano, porque mencionó: «Para que las personas puedan contraer matrimonio sin discriminación por motivos étnico, nacional, discapacidad, condición social, religión, género o preferencias sexuales».

Es importante mencionar que el matrimonio no es un derecho humano, es un derecho civil; Peña Nieto compara el casarse en matrimonio con la libertad, con el libre tránsito, con la libertad de profesión, con la dignidad, con el derecho de acceso a la justicia o al debido proceso.

El derecho humano es inalienable y es irrenunciable en una persona; la ley reconoce la libertad y toda persona que nace en México o que llega a México es libre, no está a elección de una persona decidir si es libre o no, si es esclavo o no.

Una persona tiene dignidad por el hecho de serlo, tiene garantías de respeto a su vida, de libre tránsito, de recibir educación, de dedicarse a la profesión u oficio que desee; ese es un derecho humano.

Los derechos civiles son subjetivos, están ahí para quien quiera y pueda ejercerlos, para los que, de acuerdo a ciertos requisitos que establece la propia ley, los disfrute.

Son derechos civiles adquirir relaciones contractuales; votar y ser votado, adquirir la ciudadanía; y lo es también el casarse en matrimonio.

Una persona no nace ejerciendo el derecho del voto; como tampoco nace con el derecho a casarse; ambas obligaciones se adquieren cumpliendo ciertos requisitos que la ley establece.

Peña Nieto llegó tarde y presentó una iniciativa mal hecha; porque el Consejo Mexicano de la Familia a principios del año presentó la primera iniciativa ciudadana de reforma constitucional en la historia de nuestro país, con el respaldo de 240 mil personas quienes avalaron el derecho de las personas y de los niños a tener un desarrollo integral mediante una familia.

A diferencia de la pifia de Peña Nieto, la iniciativa que propone el Consejo Mexicano de la Familia pretende que se preserve el derecho humano a tener un desarrollo integral en familia.

El matrimonio, en la iniciativa ciudadana, es añadido en el texto como un medio para lograr un desarrollo pleno del individuo en el desarrollo familiar, no como un fin en sí mismo, donde se establezca y enuncie la complementariedad del hombre y la mujer en la formación de los mexicanos, en la construcción de familia como base social.

Este hecho demuestra la manera en la que el gobierno de Peña Nieto procesa sus prioridades y temas; presenta él solo una iniciativa que es contraria a la que 240 mil mexicanos presentaron meses antes.

Peña demostró con esto que tiene su propia agenda y sus prioridades; desatender los problemas primarios del país y obedecer de manera sumisa a una agenda internacional contraria a los intereses de los mexicanos.

Twitter: @CesarIniguezG
Facebook: César Iñiguez
cesar_iniguez@hotmail.com