Portal informativo de análisis político y social

Políticamente Correcto: La pantomima de la ratificación de mandato

Políticamente Correcto: La pantomima de la ratificación de mandato

Ago 19, 2017

Por César Iñiguez //

Habíamos comentado ya acerca de las herramientas de participación social que establece el Código Electoral del Estado de Jalisco, instrumentos exclusivos de los ciudadanos para fomentar su participación pública.

Así fueron creados el Gobierno Abierto, los Plebiscitos estatal y municipal, los Referéndums estatal y municipal, la Ratificación Constitucional, las Iniciativas populares estatal y municipal, el Presupuesto participativo, que dicho sea de paso, otorga el 15 por ciento del total del presupuesto anual de la obra pública en el estado para obras que la ciudadanía considere prioritarias; también, la Revocación de mandato; la Consulta popular, la Contraloría Social, el Cabildo Abierto y las Juntas municipales.

Son 12 herramientas que el Congreso del Estado aprobó para darle a los ciudadanos la posibilidad de decidir acerca de los asuntos públicos y fortalecer así, el entramado democrático.

Pero los gobiernos de Movimiento Ciudadano, encabezados por Enrique Alfaro, se apropian de estos instrumentos exclusivos de los ciudadanos en un evidente intento para promocionarse de cara a los procesos electorales del 2018.

¿Por qué resulta una burda simulación y una pantomima su ratificación de mandato?

Primero, porque quien realiza la organización de esta actividad es un consejo consultivo, supuestamente ciudadano, que elige el alcalde bajo una convocatoria personalísima.

Es decir, quién será sometido a la ratificación de mandato define quién lo va a calificar en el proceso, sus reglas y métodos, que será financiado por las arcas municipales.

Segundo, porque es un bodrio legal el reglamento, ya que es una copia barata del proceso de revocación de mandato definido en la legislación estatal.

Tercero, porque sus resultados no son obligatoriamente vinculantes con el futuro del alcalde que será auto-sometido a un proceso de ratificación.

Cuarto, por las irregularidades y flagrantes violaciones al proceso; es decir, Alfaro y su gobierno presentaron a finales del año 2015 el Reglamento de Participación Ciudadana para la Gobernanza de la ciudad de Guadalajara, donde establece los lineamientos, integración, organizacion, elección y limitantes a las actividades del alcalde.

Crea un reglamento que no es capaz de hacerlo cumplir, ni él mismo.

El artículo 330 de dicho reglamento, establece lo siguiente s la letra: “El Consejo Municipal, por conducto de la dirección, desarrollará los trabajos de organización e implementación de la ratificación de mandato, así como el cómputo de los resultados, y garantizará la difusión de la misma”.

“El Presidente Municipal sometido al procedimiento de ratificación de mandato, podrá realizar la difusión de los logros y actividades de gobierno, velando en todo momento por el cumplimiento de la normatividad aplicable, misma que deberá suspender dos semanas antes de la fecha establecida en la convocatoria”.

Se tiene documentado con fe notarial que Enrique Alfaro y su gobierno cometen una flagrante violación al reglamento, al mantener la promoción en televisión, en redes y en campo.

Cuarto, Margarita Sierra, la encargada de la ratificación de mandato fue con los dirigentes de los partidos políticos a solicitarles se abstuvieran de participar en la autocalificación de Alfaro, algo evidentemente discriminatorio.

¿Cómo por ser militante de un partido político, una persona deja de ser ciudadana?

El absurdo llevado al extremo.

Quinto, como evidentemente es una simulación de campaña, Alfaro y sus demás alcaldes que salgan ratificados se irán poco después de pasado su proceso de autoelección, ya que lo que buscan es un pretexto para fingir que la gente los quiere y abandonar sus responsabilidades en busca del siguiente hueso.

Finalmente, no han esclarecido, como en dos municipios tan similares como Zapopan y Guadalajara, en uno evidentemente cuesta más dinero producto de nuestros impuestos.

En Guadalajara costará más de tres millones de pesos, cuando en Zapopan el costo oscilará la mitad, en una simulación idéntica.

Así las cosas con el narcisista alcalde de Guadalajara.

Facebook: César Iñiguez

Twitter: @CesarIniguezG

E-mail: cesar_iniguez@hotmail.com

%d bloggers like this: