Portal informativo de análisis político y social

POLÍTICAMENTE CORRECTO: La reforma necesaria

POLÍTICAMENTE CORRECTO: La reforma necesaria

Ene 11, 2014

Por César Íñiguez —-

Reza un dicho popular que “el peor castigo de alguien que no se interesa por la democracia y por participar en elecciones, es dejar la posibilidad de decidir a otros por él”; eso mismo le ha pasado a muchos mexicanos en los últimos años y va en ascenso. En México somos alrededor de 120 millones de habitantes, de los cuales sólo 80 millones están inscritos en el padrón electoral y en las últimas elecciones presidenciales, todos los partidos y candidatos lograron convocar sólo a 50 millones.

Lo más decepcionante es que el Presidente de México fue electo por sólo 19 de los 120 millones de mexicanos que hay en el país. Los mexicanos se han alejado de los procesos electorales, se han alejado de las urnas y cada vez aumenta el desencanto de los ciudadanos sobre la clase política.

Candidatos que hablan, que prometen, que se exceden y que se burlan de la confianza del electorado, quien los llevó al poder. En estos tiempos era imprescindible una reforma política para perfeccionar nuestra democracia en el país y llevar a los mexicanos a formar parte activa en sus decisiones. La reforma político-electoral modifica 29 artículos constitucionales que bien aplicada le darán un nuevo rumbo a la democracia en México.

Uno de los aspectos novedosos de la reforma es la creación del Instituto Nacional Electoral (INE); un organismo que se encargará de los procesos electorales en el país; muchos discuten la violación a la soberanía estatal al entrometer un organismo nacional a las elecciones locales, sin embargo, la reforma establece la autorización de los institutos locales, para que el INE celebre las elecciones en sus entidades o no.

Debe reconocerse que en muchos estados del país, sobre todo en donde no ha existido alternancia, los institutos electorales locales son un coto de poder del gobernador en turno o de los poderes fácticos en las distintas localidades, lo que hace que las elecciones sean atropelladas, parciales e ilegales.

Un organismo electoral nacional traerá mucho más carga de responsabilidad y estará mucho más expuesto a la fiscalización del ciudadano; evitando así las intromisiones de los grupos de poder locales para tener elecciones mucho más imparciales, profesionales y transparentes.

Además se establece que los Consejeros del nuevo INE, quienes sustituirán a los del IFE ya no ganarán altos sueldos como si se tratara de ministros de la Corte, sino el similar al que ganan los funcionarios en las distintas entidades federativas.

Otro acierto de la reforma político-electoral es elevar el porcentaje mínimo para que un partido político conserve su registro y reciba prerrogativas producto de nuestros impuestos; con esto se evitan las franquicias familiares y los partidos pequeños fundados por vivales para sobrevivir del presupuesto con el pretexto de la democracia.

Un punto importante también es la reelección limitada de legisladores locales y federales, así como presidentes municipales, lo que les permitirá a quienes cumplan bien con su papel ser sometidos al escrutinio público para continuar con su labor.

La figura de la reelección deberá también establecerse en las leyes secundarias junto con la revocación de mandato y el procedimiento de las candidaturas independientes. A la letra se ve bien, sólo deberá cuidarse y vigilar su seguro cumplimiento; es vital para la democracia en nuestro país dar un giro, para aumentar la participación y legitimar los procesos electorales.

Twitter: CesarIniguezG
Facebook: César Iñiguez
cesar_iniguez@hotmail.com