Portal informativo de análisis político y social

Políticamente Correcto: Lo que no dice Alfaro

Políticamente Correcto: Lo que no dice Alfaro

May 27, 2017

Compartir en redes sociales:
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Por César Iñiguez //

En política, particularmente en materia electoral, quienes son personajes en activo tienen dos tareas fundamentales, que los conozcan y que las opiniones que tengan de ellos sea buena.

Aquí no es correcto la regla básica de la publicidad que señala la máxima: que hablen lo que sea, pero que hablen; en política debe ser: que hablen y que hablen bien o que no hablen.

Porque muchos personajes políticos han sido publicitados y descubiertos en corruptelas, o dados a conocer por su ineptitud, ingenuidad, torpeza o algunos otros errores que los han seguido durante muchos años.

Por ello, muchos actores políticos quieren influir a como dé lugar en la información que circula en los medios tradicionales y hoy por hoy, en las redes sociales y el internet.

Es por ello es que muchos gobiernos han hecho grandes gastos y despilfarros, en términos más elegantes, inversión institucional, a la imagen personal y de los gobiernos que representan.

Hace algunos años, era tan burda la publicidad en torno a la persona que gobernaba que tuvo que reformarse la ley para prohibirse expresamente promover la imagen personal del gobernante en turno en medios convencionales; y evitar que sacaran su imagen y voz en los comerciales que se pagaban con recursos públicos.

Ya, solo se permite, hoy en día, unos días antes y unos días después de su informe de gobierno respectivo, para que use su imagen; tiempo que aprovechan en exceso muchos presidentes municipales, diputados y gobernadores.

Pondremos de ejemplo a Guadalajara.

Aristóteles Sandoval, gastó durante su paso como alcalde de la ciudad más de 105 millones de pesos en un solo año, 2011, que fue el previo a las elecciones 2012 cuando fue candidato a gobernador; gran parte de ese gasto fue a los medios tradicionales, radio y televisión.

Ramiro Hernández, durante el 2014, gastó más de 64 millones de pesos en gastos de promoción, imagen y publicidad de su gobierno, dinero que también, mayormente fue para pagar radio y televisión.

Hoy, Enrique Alfaro, menciona orgulloso que su gobierno en este 2017, ha gastado solo 30 millones de pesos en publicidad e imagen para su gobierno; pero al observar el gasto, las empresas, a dónde, cómo y en qué gasta el dinero, comienzan a revelarse sus verdaderas intenciones.

Es importante señalar que los priístas, como vieja cuña, despilfarraron el dinero en lo tradicional; quizá por el momento y porque el avance tecnológico aún no comenzaba; gastaron enormes cantidades de la manera que se acostumbraba y que entonces, era la única forma de llegar masivamente a la población, los medios convencionales; sin escudriñar el actual gasto que llevan en el gobierno del Estado.

Enrique Alfaro con un discurso engañoso dice que han gastado casi el 70 por ciento menos de lo que despilfarraron los priístas Aristóteles Sandoval, y menos del 50 por ciento de lo que gastó Ramiro Hernández.

Lo que no dice Alfaro es que está obligado por ley a licitar contratos que superen los 5 millones de pesos, y que se ha pasado por el arco del triunfo, la normatividad municipal para darle, a sus cuates, que él reconoce como tales, decenas de millones de pesos para que le manejen la imagen, la publicidad, el pautaje y demás servicios digitales.

Enrique Alfaro y su administración señalan a manera de logro, que no darán un solo peso para los medios tradicionales, televisión, radio y medios impresos; y que lo harán todo por internet y redes sociales.

Lo que no dicen, es que el pago por ese concepto es estratosféricamente desproporcionado a lo que normalmente se paga por esos servicios y que despilfarran no sólo en empresas de sus amigos que le manejan la cuentas personales al alcalde, sino que mantienen con ese dinero un ejército de bots y trolles, páginas y perfiles destinados exclusivamente para denostar políticamente a sus adversarios.

Lo que no dice Alfaro y su grupo político es, que esas empresas de sus amigos, que han sido favorecidas con contratos millonarios, también, de manera ilegal violentando la normatividad municipal, han sido contratadas por los gobiernos emanados de su partido políticos Movimiento Ciudadano de Zapopan, Tlaquepaque y Tlajomulco; con adjudicaciones directas que en suma ascienden a casi 100 millones de pesos.

Esos son las cosas que no mencionan Alfaro y su gobierno, que el negocio de la imagen queda entre amigos y que por la manera tan laxa que está regulada la ley en materia digital y de internet, pueden seguir atacando, difamando y a la vez favoreciendo a sus cuates con decenas de millones, violando la ley.

Facebook: César Iñiguez

Twitter: @CesarIniguezG

E-mail: cesar_iniguez@hotmail.com


Compartir en redes sociales:
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
468 ad