Portal informativo de análisis político y social

POLÍTICAMENTE CORRECTO | Todo por unas míseras calcetas

POLÍTICAMENTE CORRECTO | Todo por unas míseras calcetas

Ago 22, 2015

Bajo el clima de zozobra que tenemos en el país, particularmente por la violencia que no para y sobre todo por la gran preocupación de la mayoría de los mexicanos por la situación económica que atravesamos, el presidente Peña Nieto quiso, seguramente alentado por sus asesores, correr y publicar en las redes su desempeño en una carrera pedestre que organiza el Estado Mayor Presidencial.

Muy orgulloso de sí mismo, subió algunas fotos de su recorrido y presumió su tiempo, los nada malos 50 minutos en los 10 kilómetros que corrió.

A Peña Nieto le pasa como al comelón de la casa; cuando guardamos algún postre para después, lo ponemos en el refrigerador y de repente desaparece, todas las sospechas se van contra él.

La nota periodística de la carrera no la dio el recorrido, ni el motivo de la carrera, ni mucho menos el tiempo del mandatario; la nota y la viralización, en redes, fue a causa de las calcetas que usó, que por una parte de color gris en su diseño, visible justo en el empeine, aparentaban estar mal puestas y al revés.

Haz fama y échate a dormir. Mucha gente creyó, con los antecedentes y con las no pocas pifias del Presidente, que era algo real.

Algunas horas después salieron algunos seguidores de Peña en las redes, a exhibir el supuesto diseño de las calcetas que utilizó durante la carrera, y efectivamente los estampados grises, que regularmente van en el talón, los tenía por ambos lados.

El escarnio era tal en las redes, que el propio Presidente desde su cuenta de Facebook un par de días después tuvo que salir a aclarar y subir una fotografía de sus calcetas con la leyenda: «Aclarando el calcetagate».

Lo delicado del asunto no es, si se puso o no las calcetas al revés, sino la rapidez con la que Peña y sus seguidores trataron de aclarar un tema que, a la luz de todos, lo dejaba nuevamente mal parado, evidenciando el desdén sobre muchos temas que sí importan y de los que Peña nunca ha explicado.

Pendientes están los casos del #Ayotzinapagate, la #Violenciagate, la inminente #Crisisgate.

Le salió peor al Presidente, porque después de subir la foto de sus calcetas, todo mundo comenzó a preguntarle ¿y lo demás, cuándo se aclara?

Todo por unas míseras calcetas, se le vino una crisis mayor.

Algo nuevo ocurrió, la salida en escena de Virgilio Andrade, aquél secretario de la Función Pública, comisionado para indagar si hubo conflicto de intereses en la compra de la Casa Blanca de Peña y su señora, así como la adquisición de una casa en Ixtapan de la Sal, por parte de Luis Videgaray, su secretario de Hacienda, ambas compradas al mismo grupo constructor Higa, beneficiario de obra pública durante sus gobiernos.

Tres días después de que Peña subió la foto de sus calcetas y en medio de una andanada de críticas, Virgilio Andrade salió a decir que exoneraba al Presidente, a su señora y a Videgaray, porque los inmuebles en sospecha fueron adquiridos con toda toda legalidad, dijo.

Algo realmente increíble.

El equipo de asesores y quienes le manejan sus casos de crisis, tomaron decisiones realmente torpes.

Vieron la posibilidad de mejorarle la imagen a Peña Nieto al sacarlo con un perfil deportista en una carrera, pero se viene la crisis de las calcetas, sale a aclarar que no estaban al revés, le bota otra crisis porque la gente le cuestiona no salir a aclarar lo verdaderamente importante y luego, para rematar, se exonera a sí mismo, a través de su empleado, del asunto de la Casa Blanca.

Esos mismos asesores seguramente son los que le han sugerido salir a decir que la devaluación de nuestra moneda frente al dólar es una gran oportunidad económica para el país, porque atraerán inversiones.

¿Qué sigue? ¿Decir que lo de Ayotzinapa fue una confusión entre bandas del crimen organizado? ¿Que los casos de corrupción son aislados y se castigan de manera ejemplar?

Todo esto ocurre mientras padecemos la inseguridad, el estancamiento económico y vivimos con el miedo y la zozobra de una inminente gran devaluación, de esas, de las que acostumbra sacar el PRI.

La crisis de las calcetas revela la manera de procesar los problemas de este gobierno, revela lo que realmente le importa, la imagen y la frivolidad; todo por unas míseras calcetas.

Twitter: @CesarIniguezG
Facebook: César Iñiguez
cesar_iniguez@hotmail.com