Portal informativo de análisis político y social

POLÍTICAMENTE CORRECTO | Un eslabón muy débil

POLÍTICAMENTE CORRECTO | Un eslabón muy débil

Jul 18, 2015

Una cuerda siempre se rompe por el hilo más delgado, así pasó con el actual gobierno mexicano.

Hay cadenas muy resistentes, inquebrantables, que su composición da seguridad y resguarda grandes fortalezas; pero la fuerza de las cadenas depende de sus eslabones, de su unión y sincronía, las cadenas dependen de la integridad de los eslabones para generar su resistencia y seguridad.

De nada sirve una gran cadena si uno de sus eslabones es débil y puede fallar, si uno se troza, la cadena deja de servir, se parte por mitad y deja de cumplir su función.

Miguel Ángel Osorio Chong, secretario de Gobernación, anunció horas después de la fuga del capo Joaquín «El Chapo» Guzmán Loera, que lo ocurrido era un caso insólito, que la «fortaleza» del penal de máxima seguridad del Altiplano fue vulnerada y el narcotraficante más influyente de América Latina y uno de los más poderosos del mundo, logró escapar.

Osorio Chong, en su descargo, mencionó que el penal del Altiplano contaba con una certificación, que por cierto fue desmentida días después, por parte de la Asociación de Cárceles de América (ACA) con sede en Estados Unidos, quienes señalaron que en meses anteriores habían revisado las condiciones de la prisión federal.

La acreditación (no certificación) que realizó esta prestigiosa organización tuvo que ver con las condiciones en la que vivían los reclusos, su atención y alimentación, así como las condiciones de dignidad en la que vivían, no con la vulnerabilidad del penal, lo que deja mal parado al Secretario de Gobernación.

Esta gran «fortaleza» tuvo un eslabón débil que fue encontrado y trozado por «El Chapo», dejando en ridículo a las autoridades mexicanas.

Surgen muchas preguntas, ¿no sabían las autoridades mexicanas de la peligrosidad del capo y su poder de influencia desde fuera del penal? ¿No sabían la capacidad económica y millonaria con la que contaba el narcotraficante y su poder para corromper instituciones como ya se había comprobado con anterioridad?

La versión de escape del túnel es más una historia de ciencia ficción que una historia real, por las interrogantes que saltan a la vista, por lo increíble que parece que lo hayan cavado con un profesionalismo de ingeniería sorprendente, así como los puntos de entrada y salida con los que contaba, uno de ellos en la celda del propio capo.

Resulta difícil de creer.

¿Las autoridades del penal no sabían lo que ocurría? Ineptitud sorprendente o gran complicidad y corrupción.

Los superiores del penal, entiéndase el Secretario de Gobernación y sus colaboradores ¿no sabían lo que ocurría en el penal? Ineptitud sorprendente o gran complicidad y corrupción.

La Presidencia de la República y el poder ejecutivo en su conjunto, con las herramientas legales y tecnológicas, con los recursos humanos y materiales con los que cuentan ¿no sabían lo que ocurría? Ineptitud sorprendente o un alto grado de corrupción.

En muchas regiones del país, los cárteles locales comenzaban a extender sus dominios y sus acciones, cada vez eran mucho más violentos y difíciles de controlar, algunas organizaciones criminales, como la que se tiene registrada que opera en Jalisco había extendido sus reales en los estados vecinos.

En política no existen casualidades; detienen y liberan aquí a uno de los líderes del Cártel Jalisco Nueva Generación, remueven al Fiscal General del Estado quien recibe señalamientos de haberles dado protección; luego también «olvidan» reaprehender a Rafel Caro Quintero y a los meses se «escapa» «El Chapo»… La situación realmente está complicada para el país y particularmente para nuestro estado.

Nuestro país atraviesa por una crisis severa de credibilidad y de prestigio, la fuga de «El Chapo» le dio la vuelta al mundo y el gobierno que tenemos quedó en ridículo en la agenda internacional de seguridad.

La cadena se rompió por el eslabón más débil, la cuerda se trozó por el hilo más delgado.

Twitter: @CesarIniguezG
Facebook: César Iñiguez
9cesar_iniguez@hotmail.com