Portal informativo de análisis político y social

POLÍTICAMENTE CORRECTO: Una partida anticipada

POLÍTICAMENTE CORRECTO: Una partida anticipada

Nov 23, 2013

Por César Íñiguez —-

El pasado 19 de noviembre se cumplieron cuatro años de la desaparición física de quien fuera el rector de la Universidad de Guadalajara, el maestro Carlos Jorge Briseño Torres. A cuatro años de su partida, vale la pena remembrar algunas vivencias que, quienes fuimos amigos de él, vale la pena recordar.

Quienes lo conocimos, lo recordamos como una persona de una sola pieza, de carácter fuerte y de firmes convicciones; duro y férreo, pero también solidario y caritativo con el desvalido y el desprotegido.

Recuerdo, a pocos meses de haber asumido la rectoría, yo aún como dirigente estudiantil, en una reunión entre colaboradores mencionó el gran compromiso que la universidad debía tener con la sociedad jalisciense y las acciones concretas que necesitaban emprenderse para reposicionar a la Máxima Casa de Estudios como una de las mejores en el plano nacional e internacional.

Buscaba tener una universidad más cercana, social, cumplidora de su función primaria y con un objetivo claro, elevar los estándares de calidad del Alma Mater de Jalisco.

Entre los planes inmediatos estaba, entre otras prioridades, el incrementar la matrícula y la oferta académica, con más planteles y más espacios, para estar a la altura de las exigencias sociales, dado el número de rechazados que cada semestre se queda sin oportunidad de estudiar, lo que implica la decepción de miles de familias jaliscienses.

Estaba convencido que la educación era la principal inversión para el pueblo de Jalisco; preparando a la juventud se atacaban de manera directa muchas patologías sociales, como el desempleo, la migración y la falta de oportunidades.

La universidad que encabezaba el maestro Briseño, pretendía regionalizar al menos 20 preparatorias en las distintos rincones del estado, para culminar, mediante este proyecto, con el 100 por ciento de admitidos en la educación media superior, una meta que pretendía alcanzar en un plazo inmediato.

Un compromiso real, que había adquirido el rector Briseño fue el de la transparencia; anunciando que la Universidad de Guadalajara sería una “Caja de Cristal”, todos podrían consultar los dineros que llegaban a la Casa de Estudios, su dirección, inversión y aprovechamiento.

La transparencia fue prioridad para el maestro Briseño, tenía claro que la Universidad de Guadalajara era patrimonio de los jaliscienses y sostenida con los impuestos de los jaliscienses; motivo por el cual, todos y cada uno de sus gastos deberían estar transparentados y exhibidos, para que cada habitante conociera la utilidad y el resultado de los recursos.

La Universidad de Guadalajara, en el tiempo del rector Carlos Briseño, fue motivo de reconocimientos nacionales e internacionales por ser la entidad pública más transparente del país.

Luego, un tiempo después, los conflictos internos llevaron a que en una sesión del Consejo General Universitario celebrada el 29 de agosto del 2008, el rector general fuera destituido arbitraria e inquisitoriamente, en un improvisado procedimiento plagado de ilegalidades, en el que fueron utilizados por ejemplo, una bolsa negra para elegir al supuesto sustituto con hojas de papel bond.

El proceso se judicializó, el maestro Briseño reclamó en los tribunales la injusticia consumada en la sesión donde fue destituido con violaciones a ley; proceso que se alargó por más de un año.

Sus aliados comenzaron a alejarse, al igual que sus amigos; después de un año, el 19 de agosto decidió terminar con su vida, en su domicilio particular. Hoy, luego de cuatro años, sus amigos lo recordamos con afecto, esperando que su meta de tener una universidad de primer mundo, pronto se alcance.

Twitter: CesarIniguezG
Facebook: César Iñiguez
E-mail: cesar_iniguez@hotmail.com