Portal informativo de análisis político y social

POLÍTICAMENTE CORRECTO | Una perversión legalizada

POLÍTICAMENTE CORRECTO | Una perversión legalizada

Jun 20, 2015

La Real Academia de la Lengua Española da como significado de perverso lo siguiente: Aquello que corrompe las costumbres o el orden y estado habitual de las cosas.

La Suprema Corte de Justicia de la Nación, aquella que últimamente se ha vuelto polémica por sus resoluciones, ahora determinó que son inconstitucionales y discriminatorias las legislaciones estatales que señalen que el matrimonio es entre un hombre y una mujer.

El mundo al revés, pues.

Ahora resulta que a través de una resolución legaloide se pretende modificar el estado habitual de una institución que existe desde el momento de la creación de nuestra civilización humana.

Ahora resulta que es inconstitucional y discriminatorio llamarle matrimonio a la unión de un hombre y una mujer, inconcebible es tanta barbaridad.

Es de sorprenderse el nulo juicio de parte de nuestros ministros de la Corte, quienes pretenden echar al hoyo la institución por la que se funda la base de la sociedad, la institución más antigua de la humanidad, la familia.

Los grupos de activistas promotores de esta agenda perversa pretenden encasillar en el campo religioso a quienes defendemos la institución de la familia; sin embargo, una persona con el mínimo sentido común puede confirmar que la defensa de la familia y del matrimonio conlleva argumentos sociológicos, antropológicos, jurídicos, biológicos y de la defensa de la civilización misma.

El significado etimológico de matrimonio proviene de los vocablos latinos «matris» y «monium», que significan: «el cuidado de la madre durante el parto» lo que nos implica inexorablemente que el matrimonio es la convivencia y procreación que produce la relación entre un hombre y una mujer, en su aspecto social y biológico.

El matrimonio es la base para la creación de la institución más añeja de cualquier civilización: la familia.

Los homosexuales y los promotores de la agenda perversa del supuesto matrimonio igualitario deben entender que en el mundo existe diversidad, de condiciones y preferencias, deben entender que hay personas distintas y en esas diferencias debemos aprender a convivir.

Reza la máxima jurídica: «tratar igual a desiguales es una injusticia».

Que los homosexuales quieren juntarse, adelante; que quieren derechos, adelante; que quieren protección jurídica, adelante, pero ¿por qué empecinarse en modificar una institución cuyo antecedente es milenario?

Veamos un ejemplo muy simple: la combinación de colores, naturalmente sabemos que la combinación del color blanco y negro produce el color gris, o que el color amarillo y azul da el color verde, o también que el color azul y rojo da como resultado el color morado.

Esto es así y desde siempre se ha sabido.

Imaginemos que un grupo de personas dice que la combinación de los colores rojo y amarillo da el color verde, aunque parezca un absurdo y una contrariedad, comienzan una campaña para insistir que la antigua combinación no es ya justa, que debe cambiar y ser distinta.

Todo mundo sabe que la combinación de rojo y amarillo produce naranja, ¿discriminamos a alguno de los colores por llamarlo por su nombre y establecer su relación? Por supuesto que no.

La relación entre personas del mismo sexo puede llamarse «gaymonio», «homomonio» o cualquier otro nombre, pero nunca será un matrimonio.

Esa es la clase de necedad, perversión y manipuleo que recibe la familia a través del ataque al matrimonio de parte de algunos que pretenden imponer su agenda y sus ideologías a nuestra población, a nuestras familias y a nuestros hijos.

Los congresos estatales, jurídicamente no tienen obligación alguna de modificar su legislación, para adaptarla, como erróneamente lo comentaban algunos diputados federales y locales.

En Jalisco somos más los que defendemos la vida y la familia, en Jalisco somos más los que atendemos la razón, la justicia y respetamos las instituciones.

Defendamos el matrimonio y defendamos la familia.

 

Twitter: @CesarIniguezG
Facebook: César Iñiguez
cesar_iniguez@hotmail.com