Portal informativo de análisis político y social

POR QUE YO LO DIGO | Alfaro y los medios de comunicación

POR QUE YO LO DIGO | Alfaro y los medios de comunicación

May 23, 2015

En Estados Unidos, los consultores políticos sostienen que ya se pueden ganar elecciones sin la televisión. De hecho algunos extienden la posibilidad a: ganar elecciones sin los medios tradicionales: prensa, radio y TV.

Y tienen razón. En Estados Unidos, y probablemente en buena parte de los países desarrollados. Pero en México y en general en Latinoamérica esto está muy lejos de ser una realidad.

El candidato de Movimiento Ciudadano por Guadalajara, Enrique Alfaro Ramírez, ha demostrado una profunda displicencia por los medios de comunicación a los que llaman “tradicionales”, y a la par una evidente inclinación al uso de las redes sociales como eje de su estrategia de comunicación.

Alfaro no se ha tentado el corazón para destruir en un evento público periódicos, ni tampoco para repetir en público y privado que “los medios están vendidos” con el sistema. Se ha confrontado con los periodistas que lo han criticado o que no han visto la realidad como la ve él. En pocas palabras, el que no esté con Alfaro, está en contra de él.

Cuanta nota periodística lo critica, pasa a la lista de ataques “parte de la guerra sucia” y cuanto medio se atreve a publicar algo que no le parece se convierte en “medio comprado” y en automático en su enemigo.

Adicionalmente se la ha pasado amenazando, también en público, a los medios de comunicación, diciendo que les va a quitar el presupuesto que reciben del gobierno por concepto de comunicación social cuando llegue, primero al gobierno de Guadalajara, y eventualmente al del Estado.

Está clara la intención de congraciarse con la sociedad, primero etiquetando de “vendidos” a los medios y una vez establecido lo anterior, decir que los va a castigar con el presupuesto, como si este fuera dinero que se entrega a los medios como algo indebido o excesivo.

El presupuesto que se destina a la comunicación social es para comunicar al gobierno con los ciudadanos a través de pautas. Es dinero transparente, que aparece en el presupuesto, su destino y justificación, y ¿para qué sirve?, por ejemplo. Sirve para que el gobierno entere a quienes pagan impuestos municipales que hay descuentos en el pago de los prediales en los primeros meses del año, o que habrá cierres de algunas calles por la realización de las obras, o que pueden realizar sus trámites para la cartilla los jóvenes en edad, en fin. La comunicación institucional de un gobierno no tiene que ver con la corrupción, por más que Alfaro pretenda hacerla ver así. No es dinero por debajo de la mesa, ni en partidas ocultas.

No es difícil imaginar cómo sería la relación del gobierno de Enrique Alfaro una vez que llegue a Guadalajara si es que gana las elecciones: de enfrentamiento permanente con los medios, a quienes considera parte de toda esta conspiración imaginaria que hay en contra de su proyecto político cualquiera que éste sea.

Lo cierto es que los medios se sienten intimidados con la personalidad de Enrique Alfaro y la posibilidad de que llegue al poder y tome revancha.

Es por ello que el candidato del Movimiento Ciudadano se ha dado el lujo de no responder a la sociedad ninguno de los señalamientos que han surgido en su contra durante la campaña; simplemente afirmando que no hablará de lo que considera guerra sucia.

No es guerra sucia, por ejemplo, la explicación que sí tendría qué dar de cómo quebrantó la ley al realizar una ampliación de su casa sin pedir permiso del ayuntamiento como lo tenemos que hacer los demás ciudadanos. El asunto toma especial interés público por ser una persona que aspira a encabezar un gobierno municipal y hay elementos para pensar que él mismo no respeta las leyes municipales vigentes de donde vive.

No es asunto menor, no es guerra sucia, es simplemente la explicación pública que merece el pueblo al que aspira gobernar sobre si violó o no la ley y por qué lo hizo. Es fácil esconderse y escudarse en argumentos como el de él y más lo es cuando tienes a los medios amenazados y presionados.

 

alfonso_marquez@hotmail.com