Portal informativo de análisis político y social

PORQUE YO LO DIGO: ALFARO

PORQUE YO LO DIGO: ALFARO

Nov 19, 2011

Probablemente ni él ni su equipo político calcularon llegar al punto donde se encuentran. Enrique Alfaro Ramírez puede que desde la posición donde se encuentra decidir el curso del próximo proceso electoral porque lo quieren todas las fuerzas políticas y, a pesar de no tener partido, con quien decida ir puede que gane las elecciones del 1 de julio del 2012.

 

Y me explico. En Acción Nacional –el partido en el poder– existe una corriente que cree firmemente que Enrique Alfaro es la única posibilidad de mantener el poder bajo en el nivel de aceptación que están los demás políticos panistas que dicen aspirar a ser candidato a gobernador. El más alto, Alfonso Petersen no se mete siquiera a la media tabla de personajes que llaman en este momento la atención de los electores. Arriba en la lista están, Aristóteles, Alfaro, Arturo Zamora y casi todos los suspirantes del PRI, antes que el secretario de Salud.

 

Por eso es por lo que lo impulsan algunos panistas que van y vienen a la Ciudad de México en busca de convencer al Comité Nacional de que en Jalisco la única salvación es coaligar al partido como lo hicieron en Sinaloa en aras de mantener el capital de sufragios que esta entidad aporta a la elección presidencial. Aunque hay un sector mayoritario panista que no comulga ni remotamente con esos que quisieran que fuera Alfaro y entre los que destaca Herbert Taylor, que ha encabezado los contactos con Enrique y ha estado viajando a México.

 

En el Partido de la Revolución Democrática, el panorama cambió para Enrique Alfaro a raíz de que Andrés Manuel López Obrador resultó virtual candidato presidencial. En 2006, Jalisco no le importó al entonces candidato presidencial porque materialmente no le aportaba nada significativo a la campaña presidencial y prefirió enfocar sus baterías a donde sí le traían dividendos los esfuerzos. EN 2012 el panorama cambió por la presencia de Enrique Alfaro y su alto nivel de popularidad electoral.

 

El año entrante, Alfaro podría ser la diferencia para la contienda presidencial del PRD, pues podría representar un millón de votos que jamás ha obtenido el PRD en Jalisco al meterse a la competencia. Sin embargo, Enrique Alfaro no ve tan favorable esa posibilidad, pues no aceptará someterse al PRD Jalisco que controlan sus principales enemigos, los seguidores de Raúl Padilla López.

 

Alfaro pone como condición que AMLO meta la mano al partido en Jalisco, lo que para muchos significa sacar a Padilla. Se dice fácil, pero se antoja imposible. No lo va a permitir Padilla, ni siquiera en este momento en el que tiene mejores perspectivas de ganar poder con el PRI donde también tiene metidas las manos.

 

Sólo si se arreglara esto, Alfaro iría por las izquierdas por el gobierno de Jalisco y con buenas posibilidades de meterse a competir contra el PRI que tendrá seguramente a Aristóteles Sandoval y arrojando al tercer sitio al PAN con cualquiera de sus aspirantes evidentes.

 

La última y más probable posibilidad de Alfaro es el PRI. El partido de donde salió pero donde no todos anhelan su regreso. En el Revolucionario Institucional, Alfaro recibiría de entrada, solamente la oferta de ser senador, y a partir de eso construir la candidatura del sexenio siguiente para gobernador. Recibiría también espacios para todo su equipo.

 

Pero no es tan fácil. Existe un amplio grupo de personas que no ven con simpatía el retorno de los alfaristas a quienes consideran traidores por haber dejado al PRI en su momento. No obstante quienes sacan cálculos electorales suman el capital político de Alfaro, que está entre los llamados “indecisos” al de Aristóteles que tiene voto duro priístas e indecisos, y calculan arrasar en el proceso del próximo año.

 

Las negociaciones están muy avanzadas y todas se han hecho en México en el Comité Ejecutivo Nacional con el aval de Enrique Peña Nieto. Incluso se acaricia la posibilidad de que la segunda fórmula recientemente entregada al Partido Verde sea para Alfaro y así hacer más terso su retorno por la vía de un tercer partido coaligado al PRI para este proceso electoral. Viéndolo así, podríamos aventurarnos a decir que Alfaro casi decidirá entonces quién gana la elección.

 

E-mail: alfonso_marquez@hotmail.com