Portal informativo de análisis político y social

PORQUE YO LO DIGO | El PRI, con la agenda extraviada

PORQUE YO LO DIGO | El PRI, con la agenda extraviada

Dic 5, 2015

¿Qué pasó con el Gobierno del Estado? ¿Ya bajaron la guardia en esa desenfrenada carrera por ganar la opinión pública que traía el equipo que hoy gobierna el estado?

Son preguntas lógicas ante la disminución, casi desaparición, del Gobierno del Estado en la agenda de la opinión pública del estado.

Como alcaldes metropolitanos, por un lado Enrique Alfaro en Tlajomulco, y por el otro Aristóteles Sandoval en Guadalajara, parecían inmersos en una carrera por ganar la agenda pública, por aparecer más y mejor en los medios de comunicación para llegar a la contienda a la gubernatura con mejor imagen y más puntos en las preferencias electorales.

Incluso hubo episodios en los que se confrontaron, como el de la construcción de la línea 3 del tren eléctrico que, apoyado por Emilio González Márquez, quería Enrique Alfaro que fuera hacia Tlajomulco mientras que Aristóteles peleaba porque fuera en Guadalajara como eje entre Zapopan y Tlaquepaque, lo que finalmente ocurrió.

Pero el panorama cambió, primero a raíz de que llegaron al gobierno del estado los priistas, encabezados por Aristóteles Sandoval; primero, se envolvieron en la vorágine del reparto del poder, olvidando la importancia de dominar la agenda pública; descuidaron la construcción de proyectos políticos, mientras los de Movimiento Ciudadano aprovecharon el tiempo para mantenerse vigentes con apariciones de Enrique Alfaro periódicas en los dos años del inicio de la administración de Aristóteles.

En esos dos años los priistas perdieron de vista la razón por la que perdieron en la zona metropolitana en la competencia para gobernador ya que ganaron gracias al voto del interior del estado.

Para cuando fue tiempo de reiniciar la contienda electoral era demasiado tarde, no había proyectos sólidos para ocupar las candidaturas y el gobernador optó por utilizar a la gente de su confianza que no necesariamente era las más rentable electoralmente hablando. Aun así, las cosas eran muy desfavorables porque perdieron la oportunidad de utilizar el poder desde el Gobierno del Estado para hacer brillar a algún priista o priistas en busca de dar el primer paso para la sucesión de la gubernatura, es decir, las presidencias municipales metropolitanas.

La siguiente etapa ocurrió tras la derrota de las elecciones del siete de junio. Después de eso, se acabaron los golpes mediáticos; si bien siguen haciendo cosas, construyendo obras (como el tren ligero), o avanzando en cifras, como los recientes resultados del CONEVAL, sin embargo, ya parece no importarles quedar bien con la gente a la que gobiernan pues dejan que todo lo que se hace pase así nomás.

Ello refleja un desánimo en el Gobierno de Jalisco, que debe ser a su vez una consecuencia del estado de ánimo del gobernador.

El Gobierno del Estado ya no comunica nada. La agenda pública le pertenece al alcalde de Guadalajara quien supo subirse a la ola de la gobernabilidad que te da la victoria arrolladora tras una elección como la de este año. Esa ola permite que cada acción positiva, por pequeña que sea, tenga alto impacto social y el equipo de Alfaro ha sabido aprovecharla al máximo.

Una limpieza a una fuente de agua, en Guadalajara suena mucho más que un reconocimiento nacional en reducción de índices de la pobreza y en transparencia al Gobierno de Jalisco y eso se debe a un evidente desánimo del equipo de Casa Jalisco.

Al Gobierno de Aristóteles Sandoval aún le quedan poco más de dos años, sin embargo sigue sin verse el rumbo político que pretende el mandatario para el PRI. En lo que se puede ver, sigue sin haber cuadros del tamaño necesario para competirle a Enrique Alfaro quien tiene la mirada puesta en el Gobierno de Jalisco; además en Movimiento Ciudadano sí hay cuadros emergentes que se apuntan para ir acomodándose en las posiciones de poder más codiciadas: Ismael del Toro, Alberto Uribe, Hugo Luna, Clemente Castañeda y otra lista de políticos emergentes en esa expresión política.

alfonso_marquez@hotmail.com