Portal informativo de análisis político y social

PORQUE YO LO DIGO: El problema de Guadalajara

PORQUE YO LO DIGO: El problema de Guadalajara

Nov 30, 2013

Por Alfonso Javier Márquez—-

Aunque insisten en negarlo públicamente, los priístas saben que Guadalajara representa la puerta de entrada más directa a la sucesión en el gobierno del Estado. Aunque su dirigente, Hugo Contreras, esboza una risita nerviosa cuando se le pregunta si van a permitir los priístas que Enrique Alfaro comparta desde la presidencia municipal de Guadalajara el poder con Aristóteles Sandoval en Jalisco, saben que la segunda mitad del gobierno del actual mandatario puede convertirse en una verdadera pesadilla.

Con todo y las preocupaciones del “petit comité” los esfuerzos dispersos que tanto estrategas del Gobierno del Estado como de Ramiro Hernández hacen, las cosas nomás no salen bien en Guadalajara. Hay días en los que hasta sin hacer nada, las cosas salen mal. Como el día de la semana pasada en que un ciudadano captó a dos uniformados de la policía de Guadalajara dormidos a sus anchas en una patrulla en pleno Centro de la ciudad.

Aunque el no hacer nada no implica que no ocurra nada en la opinión pública. Por el contrario, en ocasiones el no hacer nada causa severas crisis como la que vive actualmente Guadalajara, ahora porque el Gobierno municipal no ha tenido los suficientes arrestos para meter al orden al comercio ambulante que está desbocado, adueñado de cada centímetro de algunas zonas comerciales como lo son Obregón y el área aledaña al Mercado Libertad.

El gobierno de Ramiro Hernández no ha encontrado la fórmula para convencer a los ambulantes de que de no retirarse del cetro, le están causando un daño tremendo a su administración e imagen, pues él se metió a ese problema de prometer que los quitaría sin calcular que la mayoría de esos son priístas que se sienten con el mismo derecho que él para no moverse de donde están.

El asunto ha tomado tintes de crisis debido al mal manejo del equipo del Alcalde y de él mismo, al grado que en plena temporada navideña bloquearon la avenida Javier Mina, trastornando la vida de la ciudad. Y las miradas de desaprobación no se fijaron en los manifestantes. En esta ocasión el Alcalde de Guadalajara, que se encuentra atrapado en una espiral de crisis, fue ante la opinión pública el responsable del bloqueo por no atender a los comerciantes a tiempo y no cumplir su promesa de retirar el ambulantaje del Centro.

El argumento de “ellos también tienen derechos” es como una patada de burro, no sólo para los comerciantes que pagan impuestos y están establecidos, sino para el ciudadano común que ve cómo el que cumple, el establecido, parece ante la autoridad con menos derechos que el que no, el que vende piratería y artículos chinos en la calle. El papel que hasta ahora viene haciendo el Presidente municipal de Guadalajara, despierta en el Movimiento Ciudadano mucho optimismo. Al grado que optaron en el cuartel de Enrique Alfaro por dejar que las cosas sucedan solas en Guadalajara, que caigan por su propio peso, mientras ellos reenfocaron su estrategia a trabajar las colonias, a armar estructura, tejer redes en espera de que llegue el momento de salir de nuevo.

Y es que no han necesitado más. El propio Salvador Caro, regidor por ese partido en Guadalajara, parece sobrado en sus esfuerzos de golpear a la administración la que con asuntos como el de Elisa Ayón, otrora regidora con licencia, se han hecho bolas solos. Al grado que mantienen vivo el tema tras tres semanas de que inició. En el Gobierno del Estado no parecen preocupados por lo que ocurre en Guadalajara. Peor aún, parecen festejar lo que le ocurre al alcalde tapatío y en ocasiones hasta contribuir para que se hunda más el proyecto. Tal vez no estén calculando bien la trascendencia de una posible derrota en el 2015.

E-mail: alfonso_marquez66@yahoo.com.mx