Portal informativo de análisis político y social

PORQUE YO LO DIGO: EL REGRESO A CASA DE ALFARO

PORQUE YO LO DIGO: EL REGRESO A CASA DE ALFARO

Nov 26, 2011

El asunto es casi un tema cerrado. Se ve difícil que el grupo universitario que encabeza Raúl Padilla López deje, nada más porque sí, su rencor hacia Enrique Alfaro Ramírez y deje el camino del PRD abierto para que sea ese partido el que lo lleve a competir por la gubernatura.

 

Enrique Alfaro ha mantenido su discurso de “quiero ser gobernador” pero él mejor que nadie sabe que no será por el PRD por donde se le abrirá la posibilidad. Ni siquiera si Andrés Manuel López Obrador meta su mano en Jalisco, entidad que en el último proceso electoral del 2006 no le aportó materialmente nada a su campaña, cuando Enrique Ibarra Pedroza –también ex priísta– fuera el candidato. En Aquel entonces este estado, donde predominan los priistas y derechistas heredados por la cristeada no fue objeto siquiera del interés de AMLO.

 

Pero supongamos por un momento que López Obrador en esta ocasión si voltea a Jalisco. Y existen razones reales, porque ya quisiera haber tenido un candidato rentable la última vez: le hubiera dado los votos necesarios para ser presidente y derrotar a Felipe Calderón Hinojosa. Ahora que Andrés volverá a ser el candidato, ahora “de las izquierdas”, si hay quien le pudiera dar a su partido conservadoramente 600 mil votos, o hasta un millón si se meten “las izquierdas” al pleito real por la gubernatura, y el PAN siguiera como va. Supongamos que así fuera. A Raúl Padilla la posibilidad de que gane el PRD no le significa nada. Ni un cacahuate, si gana un grupo como el de Alfaro que no le ofrece nada más del porcentaje que tiene el actual grupo: probablemente un 5 por ciento de las preferencias, equivalente al 5 por ciento de posiciones electorales y eventualmente el 5 por ciento de lo ganado.

 

Raúl Padilla no aceptará eso nunca. El líder de la Universidad de Guadalajara no se arrodillará jamás, ni ante Andrés Manuel López Obrador y mucho menos ante Enrique Alfaro quien se ha convertido en uno de los personajes más incómodos para sus proyectos políticos, por lo menos en los del PRD.

 

Los alfaristas están calculando que esto no va a ocurrir, pero están dejando que las cosas sigan su curso para que sean los universitarios los que cierren la puerta a la posibilidad de competir –realmente– para candidato a gobernador y entonces proceder al Plan “B” que tienen trazado y en donde Enrique cancelaría, o mejor dicho, pospondría, su proyecto para gobernar Jalisco, hasta dentro de seis años, después de Jorge Aristóteles Sandoval.

En el PRI, cada día son menos los que dudan que las tres principales posiciones a disputar en las próximas elecciones quedarán así: Aristóteles para gobernador, Arturo Zamora en la primera posición de la lista para senador, y Enrique Alfaro en la segunda, aprovechando que ésta posición está negociada para el Partido Verde, lo que haría el “regreso a casa” mas terso porque el alcalde de Tlajomulco no tendría que ir al partido del que salió, al PRI, a tocar la puerta para que permitan su retorno. Esto al mismo tiempo acallaría las voces que existen al interior que llaman “traidores” a Enrique y a los que se fueron previo al proceso del 2006 cuando vieron que la nave electoral de Arturo Zamora se comenzaba a hundir.

 

Además, dejará a Enrique Alfaro libre de compromiso directo con el PRI pues no sería el partido que lo postuló. La estrategia es una de “ganar-ganar” porque nadie pierde en todo ese proyecto político. La presencia de Alfaro le aportará al tricolor más votos de los que al momento podríamos calcular tiene en las encuestas, pero además le otorgará al Verde crecimiento en el porcentaje, lo que le representará crecimiento en presencia en Jalisco y sobre todo, en posiciones en los próximos gobiernos y congreso. Como dije, gana el PRI, gana el Verde y gana Alfaro. Claro, esto, en el supuesto de que todo lo que está ya “amarrado” se concrete y no se vaya a caer alguna parte del plan en el camino o se vaya a desamarrar alguno de los “amarres” existentes.

 

E-mail: alfonso_marquez@hotmail.com