Portal informativo de análisis político y social

PORQUE YO LO DIGO | La crisis en Tlaquepaque

PORQUE YO LO DIGO | La crisis en Tlaquepaque

Feb 27, 2016

Algo huele muy mal en Tlaquepaque. De nueva cuenta queda en evidencia que el gobierno no es gobierno, porque no gobierna, no tienen el control de nada y le quedó muy grande el saco a la alcaldesa María Elena Limón que se ha convertido en el talón de Aquiles del proyecto de Movimiento Ciudadano.

La repentina renuncia del Comisario Martín Maldonado Juárez, con el argumento de «motivos de seguridad» deja en claro que no era la persona idónea para ese puesto, lo que no queda claro es si porque se coludió con la delincuencia y ahora la corporación está pagando deudas o si no supo cómo dirigir una corporación en el combate a los grupos delictivos que operan en ese municipio y se le salieron de control.

Como sea, la inseguridad volvió a ser tema en Tlaquepaque donde el asunto parecía relativamente bajo control bajo el mando de Héctor Córdova Bermúdez en los dos periodos previos de gobierno municipal.

Preocupa que si los delincuentes se atreven a emboscar arteramente a mandos policiacos, qué puede esperar el ciudadano común y corriente. Los barrios de Tlaquepaque volvieron al control de los narcomenudistas y la disputa por los territorios para comercializar está de nuevo a la orden del día apoderándose de la tranquilidad de los habitantes.

Desde que inició la actual administración han sido incapaces de resolver los problemas de San Pedro, y la presidente ha gobernado a base de boletines de prensa en los que a diario informan que visita colonia, y supervisa acciones de gobierno. La realidad, es que los problemas de fondo de la administración no están resueltos y ello se debe a los varios frentes que abrió María Elena Limón, el de mayor impacto el que abrió con el presidente Municipal de Guadalajara, Enrique Alfaro con quien desde el primer momento quiso marcar límites como si no le debiera a él la presidencia municipal de San Pedro Tlaquepaque y la verdad es que su victoria fue producto de la popularidad del líder moral del MC, que «jaló» la preferencia electoral en ese municipio en donde María Elena ni eran tan conocida, ni era popular.

Pero la presidente municipal, evidentemente sintió que no le debía nada a nadie y rehusó que le enviaran gente a integrar su gabinete lo que tuvo que negociar en persona el propio Alfaro para convencerla de que tenía que dejar a Esteban Garaiz Izarra como jefe de gabinete en vista de la manera tan tosca como había rechazado que Jesús Reynoso (enviado de Alfaro) fuera el Secretario General del Ayuntamiento a quien mandó de regreso a territorio tapatío con la cola entre las patas.

Esteban Garaiz le renunció a un cargo que nunca le dio el de jefe de gabinete por la incapacidad del cabildo de cambiar el reglamento de la estructura municipal por el pleito interno que trae ella misma con los regidores, sobre todo con los del PRI y PAN.

Otro frente que abrió María Elena Limón fue con el emporio de los Barba, encabezados por quien ella llama «cacique» Alfredo Barba Hernández y sus hijos, uno de ellos justo el sucesor de la presidente.

Con ellos, quienes controlan buena parte de la fuerza laboral, no del Ayuntamiento, del municipio, optó por confrontarse. Desde el primer minuto han sido solo pleitos con ellos, con sus allegados y con cualquier cosa que huela a Barba.

El antecedente, cuando ganó el PAN —al que pertenecía ella, por cierto— optaron por tomar el control de la administración y evitar la confrontación con los Barba, hacer acuerdos y sacar adelante el gobierno y el municipio.

Se habla de acuerdos, incluso, hechos mediante Enrique Alfaro en Tlaquepaque con Alfredo Barba Mariscal, pero que luego ella decidió unilateralmente no respetar, en relación a los trabajadores de la basura de San Pedro lo que generó la primera de las crisis en ese municipio.

Hoy el asunto es mucho más serio. Hubo la necesidad de solicitar la intervención del ejército, pues con el director hubo muchos policías que decidieron presentar su renuncia por temor. Lo que no se sabe es si temen a los delincuentes o a que salgan a la luz nexos con los propios grupos delictivos.

Sígame en @alfonso_marquez
alfonso_marquez@hotmail.com