Portal informativo de análisis político y social

PORQUE YO LO DIGO | Las causas de la caída del PRI

PORQUE YO LO DIGO | Las causas de la caída del PRI

Jun 13, 2015

¿Qué fue lo que pasó?, muchos podríamos pensar que el pueblo de México no está conforme con la administración del presidente Enrique Peña Nieto a quien en las redes sociales no lo bajan de «idiota» y se mofan permanentemente de él. Muchos nos preguntábamos si esa circunstancia tendría impacto en las campañas por Jalisco, y creo que, los que pensábamos que sí, nos equivocamos.

Todo estaba al revés. Ni la gente está tan enojada con Peña: la prueba está en que le dieron la mayoría del Congreso a su partido, el PRI; ni tendría ningún impacto en el electorado jalisciense, el que ha demostrado madurez por encima de la media nacional y votó diferenciado, no sólo del contexto nacional, sino votó diferenciado localmente, y como muestra está el distrito 10 local de Zapopan en donde decidió que el diputado fuera el independiente, Pedro Kumamoto.

Volvemos a la pregunta inicial que probablemente se sigan haciendo algunos priistas, a los que les importa: ¿qué pasó? Lo que ocurrió es que hubo un mensaje claro que los ciudadanos le dieron al Revolucionario Institucional, que éste no quiso escuchar: No queremos al PRI.

Y no quisieron escuchar, porque los embriagó el poder, porque perdieron la perspectiva de las cosas, y porque pensaron que por tener el gobierno del estado —que ganaron perdiendo la Zona Metropolitana— ya no tendrían qué preocuparse por nada, ni por Enrique Alfaro, ni por el Movimiento Ciudadano, ni por nada.

Por ello, inundados en la soberbia —de lo que acusan, por cierto a Alfaro—, desoyeron el mensaje, y no buscaron la reconciliación con el elector que no votó por ellos en la elección previa, no detectaron dónde estuvo su lado flaco, y no dedicaron esfuerzos, estrategias y atenciones para con esos electores, entre los que están los independientes, los panistas renegados y los priistas a los que este grupo en el poder ha desatendido, segregado y apartado y que era el que alimentaba el llamado «voto duro» del tricolor y que ya ni a medianamente blando llega.

En la pasada elección hubo muchos priistas (o expriistas en todo caso) que votaron por Enrique Alfaro.

El PRI y su líder, el gobernador Aristóteles Sandoval, tomaron malas decisiones y ahora tendrán qué pagar por ellas. Haber designado a candidatos para Guadalajara y Zapopan no emanados de las bases del PRI generó descontento; pero aún, si consideramos que hicieron a un lado a varios militantes con merecimientos que estaban apuntados en la línea de las candidaturas importantes, sobre todo en el caso de Guadalajara, donde sentaron a Eduardo Almaguer, a Claudia Delgadillo, a Rocío Corona Nakamura y a otros «generales» más cuyas tropas no quedaron contentos con las designaciones. Además están los grupos a los que no les abrió espacio el grupo cercano a Aristóteles Sandoval: ni en la presidencia, ni en el gobierno del estado, ni en los procesos electorales y que se quedaron únicamente expectantes en una especie de «banca» donde jamás los invitaron a jugar.

Por su parte, los ciudadanos independientes, los que cada día son más en las áreas urbanas y votan por quienes los convencen, en la elección del 2012 prefirieron a Enrique Alfaro y nadie hizo nada para cambiar eso. La frase de «Alfaro ya no es el mismo fenómeno del 2012» se la repitieron una y otra vez en los equipos de campaña del PRI, tratando de convencerse a ellos mismos de una idea muy diferente a la realidad: Enrique Alfaro está más fuerte que nunca, la gente en Jalisco sigue sin querer al PRI, y a diferencia del contexto nacional, aquí se afrontó la responsabilidad de la elección con irresponsabilidad. Porque el grupo del poder perdió el piso, perdió la perspectiva y perdió la sensibilidad.

Tienen tres años para reflexionar y cambiar su actitud y estrategia, antes de que avance la sucesión por la gubernatura. Tienen el mismo tiempo para ir preparando las maletas si es que siguen pensando que están bien mientras quienes no estén de acuerdo con ellos están mal. Y tienen tres años para devolverle el PRI a los priistas y abrir los espacios a quienes se los quitaron.

 

alfonso_marquez@hotmail.com