Portal informativo de análisis político y social

PORQUE YO LO DIGO | Los de la banca

PORQUE YO LO DIGO | Los de la banca

Ago 1, 2015

Cuando arrancó el gobierno de Aristóteles Sandoval, el mandatario tomó la decisión de acompañarse en el primer círculo del poder de amigos. De gente en la que confía y que en el gobierno anterior, de Guadalajara y en la campaña previa le había respondido. De tal suerte que, aun sin trayectoria ni merecimientos partidistas, colocó a varias personas en posiciones clave de la administración. Al grado de que conformaron lo que en alguna columna anterior (junio de 2013) llamé «La esfera del poder» que lo cuidó, lo encerró y finalmente le falló.

El proceso electoral de junio 7 de este año le cayó como un balde de agua fría al gobernador que despertó de ese somnoliento primer trienio de su gobierno en el que le decían que las cosas iban bien, que Enrique Alfaro, su oponente político, ya no es lo que era y que había posibilidades de refrendar la confianza de la gente en las elecciones intermedias. No fue así: fue una verdadera paliza la que les propinó el Partido Movimiento Ciudadano, todo lo que le habían dicho era erróneo y los errores se pagan caros: con la derrota.

El descalabro del 7 de junio despertó al gobernador y lo llevó a tomar determinaciones de fondo. Tan de fondo que todo el primer círculo, o casi todo, quedó fuera de la jugada —no de la administración— y algunos de los responsables de la derrota —no todos— fueron exiliados.

Había un segundo grupo de personas a las que tanto Aristóteles como el grupo de ‘la esfera del poder’ habían dejado fuera del círculo del poder, segregados con argumentos simplistas como «no es de fiar» o «es priista».

El gobernador probó en sus primeros tres años con gente que no necesariamente fuera del PRI, y le falló. Para el segundo trienio, al parecer hará lo opuesto y echará mano de ese grupo de personas a las que habían mantenido de una u otra forma en la banca, para intentar, si no ganar, por lo menos emparejar el partido de su administración y terminar con una mejor relación con la sociedad a la que gobierna.

En este grupo llegan personas que privilegian la política por encima de los intereses personales, incluso los de grupo, pero que no por ello son menos leales. Gente con formación en el PRI y que sí respetan los códigos no escritos que prevalecen desde hace ocho décadas en ese partido.

A Eduardo Almaguer, si bien lo pusieron inicialmente en una secretaría «de las que no son tan importantes» desde la del Trabajo, logró posicionarse como un luchador contra la corrupción. Situación que lo llevó permanentemente a los medios de comunicación lo que no gustaba del todo a la esfera del poder. Pero al gobernador evidentemente sí, pues lo hizo Fiscal General, una de las dos posiciones más importantes del gabinete, después de la de gobernador.

A Héctor Pizano, de haber sido síndico de Guadalajara en tiempos de Aristóteles, presidente, lo mandaron al Congreso del Estado como diputado, pero le negaron varias veces la posibilidad de ser coordinador. Lo tenían como castigado y decían también que «no era de fiar». Aunque para el gobernador sí lo es, pues lo trae del Legislativo a la del Trabajo que ahora sí es una secretaría de las importantes por el papel que le dio Almaguer.

Otro de esos miembros que dejaron en la banca es Alberto Mora Martín del Campo, a quien aún no acomodan en el equipo que acompañará a Aristóteles para el segundo trienio, y no se sabe si lo dejarán ser regidor en el cabido de Enrique Alfaro desde donde podría ser útil a la causa o bien utilizarlo en algunas de las secretarías en las que piensa hacer cambios pronto el gobernador.

El mismo secretario particular, Netzahualcóyotl Ornelas, si bien ocupó un sitio de mucho poder en el primer trienio, estuvo fuera de la esfera del poder, siempre leal sólo al gobernador al que llama —mi jefe— a pesar de ser su amigo y podría ocupar la posición más importante operativamente hablando en la estructura de gobierno, la de Jefe de Gabinete, en la que ya está posicionado desde la salida de Alberto Lamas Flores de esa posición, pero que no le han oficializado, como para comenzar a ordenar el trabajo del propio gabinete.

La misión de éstos, y de los que falten por integrarse, será recomponer el rumbo de la administración, castigada por el voto popular el 7 de junio pasado.

alfonso_marquez@hotmail.com
SÍGUEME @alfonso_marquez