Portal informativo de análisis político y social

PORQUE YO LO DIGO | Media campaña

PORQUE YO LO DIGO | Media campaña

May 2, 2015

Llegamos a la mitad de las campañas y no se ve nada claro para nadie. La diferencia que llevaba Enrique Alfaro Ramírez, candidato del Partido Movimiento Ciudadano para Guadalajara, como era de esperarse, se redujo con su principal —y casi único— oponente.

Cuando digo «como era de esperarse» me refiero a que todo candidato que inicia una campaña con cierta ventaja en las encuestas como lo hizo Enrique Alfaro, tiende irremediablemente a bajar; es especial porque ese capital de preferencia electoral generalmente data del último proceso donde participó, como lo fue la campaña para gobernador de hace dos años en la que el candidato de MC se quedó a un par de puntos de ser gobernador.

Si recordamos las campañas para gobernador en las que Jorge Arana (PRI), Arturo Zamora (PRI) y Aristóteles Sandoval (PRI-PVEM) iniciaron arriba en las encuestas, todos terminaron muy abajo en relación a donde comenzaron. Incluso dos de ellos perdieron, por no haber calculado cuál sería su trayectoria en las preferencias electorales. De hecho Jorge Arana repitió el error, pues tres años después de la derrota de la de gobernador, volvió a arrancar «arriba» en las preferencias y cometió el mismo error que ahora parece estar cometiendo Enrique Alfaro Ramírez, de MC: sentir que es inalcanzable, y que es cosa de tiempo para ganar de manera natural con la simple simpatía de la gente.

Todo candidato que inicia muy alto en las preferencias irremediablemente bajará. La clave está en que él y su equipo —sobre todo— estén conscientes de este fenómeno y tengan calculado hasta donde sea posible, que la caída no sea mayor que el crecimiento de sus oponentes. La baja en las preferencias deberá alcanzar su nivel más bajo cerca de la mitad de la campaña para que haya tiempo de revertir la pérdida de electores. Esto no es producto de una ocurrencia, está probado y para comprobarlo basta con analizar los procesos electorales mencionados. Incluso se puede revisar la última campaña donde Aristóteles Sandoval arrancó arriba y por poco pierde frente a Alfaro por no calcular estos factores, amén de los externos a los que también hay que considerar.

La política genera un fenómeno reiterado: quienes están dentro de los equipos de campaña comienzan a perder las proporciones de la realidad. De su realidad electoral y se hacen afectos al autoengaño: «vamos ganando», «esto es irreversible», «hay que dejarle todo a la movilización» y otras frases que se escuchan dentro de los equipos que comienzan a regir las campañas con la mente y con el corazón y apartándose de las estrategias rectoras, las que se elaboran o deberían elaborarse con la cabeza fría y plantearse cuando no hay pasión en el tema.

Se pierde tiempo en reuniones que no generan rentabilidad, se desperdicia tiempo en autoelogios, en escuchar a quienes ya están convencidos y debieran estar convenciendo a otros, pero en lugar de ello están adulando al candidato. Es común que las campañas las maneje gente inexperta, que la agenda del candidato esté bajo la responsabilidad de una sola persona y ello genera que sea ese individuo quien concentre el poder y la decisión de qué es lo que hace el candidato y a qué dedica su tiempo el primer círculo.

A mitad de las campañas no podría decir que se ve un trabajo eficiente de ninguno de los equipos. Por el contrario, se sienten errores reiterados de otras contiendas y se siente esa postura de «les pasó a ellos pero a mí no» que se percibía, por ejemplo, en la campaña de Arturo Zamora para gobernador hablando de la de Jorge Arana seis años atrás.

La guerra sucia, mientras tanto, en su apogeo, los equipos de denostación son los activos y probablemente de los que podríamos darles el crédito de más eficiencia. Los del PRI han logrado, con mucha eficiencia, posicionar ideas tales como «que Alfaro va cayendo en las preferencias», «que Alfaro está ligado con la delincuencia» y últimamente que «Alfaro miente». En tanto el equipo de MC no ha encontrado la línea adecuada para defenderse de esas estrategias y ha gastado sus últimas dos semanas en explicar que es falso lo que dicen de ellos y en mantenerse dentro de la agenda que plantean sus oponentes.

 

alfonso_marquez@hotmail.com

No comments

Trackbacks/Pingbacks

  1. TITULARES 04 DE MAYO DEL 2015 | Nottinet - […] PORQUE YO LO DIGO | Media campaña –    Llegamos a la mitad de las campañas y no se ve…