Portal informativo de análisis político y social

PORQUE YO LO DIGO | Peña: La última oportunidad

PORQUE YO LO DIGO | Peña: La última oportunidad

Sep 5, 2015

Tres años de Peña Nieto. Qué rápido se va la vida; bueno, qué rápido se nos va a muchos mexicanos ordinarios que igual nos levantamos a trabajar independientemente de quien gobierno, ya sea un presidente del PAN o uno del PRI. Pero para Enrique Peña Nieto, este trienio ha de haber sido muy largo, pues no le ha ido bien. No ante la opinión pública, no en los estratos medio y alto de los mexicanos.

Los tres primeros años del sexenio de Peña, han sido igual que su campaña, plenos de episodios negativos que van desde el último, el de la banda presidencial que se le cayó transmitiendo en Periscope (una red social), hasta circunstancias graves como los muertos (no desaparecidos) de Ayotzinapa y la fuga del más grande narcotraficante de todos los tiempos, Joaquín Guzmán Loera «El Chapo».

Han sido muchos malos momentos del actual presidente quien ha vivido la primera presidencia en la que cualquiera le puede decir lo que quiera y referirse a él como le pegue en gana, siempre cobijado por el anonimato de las redes sociales, sobre todo Twitter y Facebook que han sido su talón de Aquiles.

Llegó a la mitad de su periodo como Presidente de la República y ese simple hecho reduce las voces que apostaban a que no llegaba.

Enrique Peña Nieto evidentemente no pasa por un buen momento en ninguno de los aspectos de su vida.

Salud. Se le ve evidentemente demacrado. Hay quien asegura que tiene cáncer o alguna enfermedad grave que ocultan para evitar debilitar su imagen. Pero no se puede tener una imagen más débil en estas condiciones. Como sea, son especulaciones, pero lo cierto es que ha bajado de peso y mucho. Lo conocí en persona la primera vez andando en campaña y no es ni la sombra del hombre que hoy preside el Poder Ejecutivo.

Imagen. El inicio del deterioro de su imagen data del error de la Feria Internacional de Libro, aquel episodio del 2011 cuando no supo dar los nombres de tres libros que haya leído y después de eso le han seguido errores como el del «Estado de Lagos de Moreno y el estado de León», por citar algunos.

Vida personal. Todo parece indicar que su relación matrimonial no pasa por el mejor momento. Los episodios durante la visita a Inglaterra fueron lamentables. La esposa, Angélica Rivera, no tuvo empacho en dejarlo en ridículo varias veces, negándole la mano primero y al final de la gira quedándose por su lado en Europa a disfrutar sin él de unas vacaciones.

Gobierno. Esta parte es la más compleja y en la que muchos podríamos debatir, pero en la que sí hay unanimidad: la Reforma Financiera es un fracaso que no tiene a nadie contento, ni a ricos ni a pobres. A pesar de ello, el secretario de Hacienda Luis Videgaray se la pasa por el país regodeándose de ella, lo que muchos mexicanos sentimos como una burla. Qué decir de la Reforma Energética que «se cebó» por la crisis internacional del petróleo y la única rescatable, la educativa, que va saliendo, pero con la lógica oposición de un sector magisterial. Esta reforma tal vez sea la que salve el trabajo del presidente y el PRI en ese campo pues goza de la simpatía de la mayoría de los mexicanos de bien.

Ningún presidente había tenido qué gobernar en las condiciones actuales. Ni siquiera a Calderón lo alcanzó el poder de las redes sociales. La libertad de expresión se ha convertido en libertinaje muy bien explotado por los opositores al sistema, por los mexicanos hartos de tantos años de corrupción y por espontáneos que gozan de esa nueva posibilidad. En contraparte, el gobierno de Peña Nieto no ha entendido que en ese escenario le ha ido, lo que sigue de mal y hacen creer al presidente que no tiene de qué preocuparse.

Le quedan tres años de gobierno, es decir, la mitad de su sexenio, y aunque la efervescencia electoral le roba la atención en el último del sexenio, aún le queda a Peña tiempo para rescatar algo de lo que dejaron perder él y sus colaboradores para que no lo recuerden como un presidente tonto o inepto.

alfonso_marquez@hotmail.com