Portal informativo de análisis político y social

PRECAMPAÑAS: SANCIONES A FUTURO

PRECAMPAÑAS: SANCIONES A FUTURO

Sep 3, 2011

La posibilidad de reglamentar precampañas, al menos en Jalisco, fue un tema que nació desde hace ocho años. Los diputados de entonces le dieron largas al asunto, porque sencillamente dijeron que “ai será pa’lotra”, ante la proximidad del proceso electoral intermedio que se viviría en julio del 2003. Finalmente apareció la regulación, luego de mucho batallar y nos dimos cuenta que se quedó corta: una autoridad sin dientes, incapaz de tipificar como delito un acto si no se comete en el tiempo que dice la ley, y los partidos políticos, principales responsables, incapaces de controlar a sus militantes con ansias de novillero. Más claro: alguien tuerce la ley porque alguien la aprobó así, incompleta, sin sanciones para los actos que se realicen fuera del proceso.

Tanto las autoridades locales como las federales coinciden en esa postura, en su incapacidad para sancionar ahora, por los momentos en que se cometen los posibles delitos, y habría que esperar a que llegue el momento de los registros. Se trata de una violación a la ley con sanción a futuro, que de poco ha servido hasta el momento, establecido en el artículo 229, cuyo tercer apartado establece que los precandidatos “no podrán realizar actividades de proselitismo o difusión de propaganda, por ningún medio”, antes de la fecha de inicio de las precampañas. La sanción se establece en el mismo párrafo: “la negativa de registro como precandidato”.

Pero los partidos políticos y sus respectivos suspirantes o no le creen a la autoridad (y ese sería otro problema serio), se les olvidó o simplemente les valió… y ya. Quien puso la modas de adelantar los tiempos fue un gobernador de Guanajuato, de nombre Vicente Fox, quien más tardó en sentarse en la silla que en posicionarse, con todo tipo de actos, como posible candidato a la Presidencia de la República, que logró y ganó en las elecciones del 2000. Anteriormente, la disciplina partidista tenía una máxima del pricámbrico tardío: “el que se mueve no sale en la foto”, y los aspirantes esperaban que la designación les fuera favorable. Pero llegó el desorden con Vicente Fox y la necesidad de reglamentar actos de precampañas.

La historia nos dice que el proceso no fue sencillo, por eso llama mucho la atención que los partidos políticos busquen la manera de darle la vuelta. La primera propuesta de regulación de precampañas llegó al Congreso de Jalisco en el año 2004, ya como Código Electoral, pero la ignoraron como ignoraron las peticiones ciudadanas del 2003. Pasó también el proceso del 2006 y los reclamos se reavivaron hasta que en el 2009 finalmente existiera una regulación de actos precampaña y campaña a la que encontraron la manera más sencilla de darle la vuelta: los partidos políticos, sabedores de quién sería su candidato, simulaban procesos internos de democracia para tener un mes más de posicionamiento de su candidato con la contienda interna.

Hubo también algunos Estados donde los partidos políticos recurrieron las nuevas disposiciones de los órganos locales electorales, recursos que fueron desechados, hasta llegar al punto donde nos encontramos y darnos cuenta que, otra vez: hecha la ley, hecha la trampa y a la autoridad nunca le pusieron los dientes. Y es que ellos, los pre-preaspirantes saben qué decir y cómo decirlo para no incurrir en los delitos de violación establecidos y posicionarse entre el electorado. Lo que sigue, en el colmo del cinismo, sería pedir regular los actos anticipados de precampañas para posicionar a los posibles contendientes.

Y es que mientras los partidos políticos y los suspirantes no acaten las reglas del juego y no quieran entender el espíritu de la ley que buscaba equidad en las contiendas, seguirán aprovechándose de la incapacidad para tipificar un delito. Lo que tenemos es que la reglamentación actual sólo habla de actos de precampaña durante el proceso y el proceso arranca hasta la segunda quincena de octubre. De ahí se agarraron. La otra opción sería esperar acuerdo, entre los partidos políticos, aspirantes y autoridades para evitar actos simulados de los muchos que estamos viviendo ahora, con diferentes nombres como informes, enlaces legislativos, cumpleaños, roscas de reyes o incluso regalos populistas aunque sean piratas.

E-mail: josemapulido@hotmai.com