Portal informativo de análisis político y social

RESCATANDO A LA FAMILIA Y EL FUTBOL

RESCATANDO A LA FAMILIA Y EL FUTBOL

Sep 3, 2011

El fútbol es pasión, es la salvación de la familia (el padre suelta estrés echando madres en el estadio y chupando con los amigos)… y es que “si nos quitan el futbol, se mutila nuestra tradición y se desmorona el hogar”. ¿Le parece exagerado? Los jaliscienses hemos perdido valores, intereses y espacios públicos en los últimos años, pero hoy se intenta a toda costa no perder la sensibilidad hacia tres cosas: los niños, la familia y el fútbol. Nunca antes habíamos sentido tan vulnerable nuestro espacio personal, por eso se encienden los focos rojos y de inmediato comenzaron las propuestas para capacitarnos al enfrentar emergencias por violencia y drogadicción.

No deja de sorprendernos que niños estén enrolados como halcones, burritos del narcotráfico y drogadictos, aunque estamos conscientes que los delincuentes buscan a los jóvenes inexpertos, aprovechando sus carencias para corromperlos. Claro que a ellos no les importa el futuro de esos pequeños, simple y mezquinamente se dedican a contar sus ganancias. La iniciativa del diputado panista, Abraham González, que permitiría practicar exámenes antidoping a niños de primaria y secundaria ha sido severamente criticada, sin embargo, esa propuesta nos llevará al análisis de este serio problema social y de salud.

Pero tiene que tratarse a profundidad, considerando la opinión de todos incluyendo a los jovencitos, es indispensable para que la legislación no sea impositiva sino bordada con empatía y participación y concientización. No nos rasguemos las vestiduras descartando anticipadamente la propuesta, argumentando los derechos humanos de la niñez cuando el principal derecho es a la vida: las drogas matan y los últimos en enterarse son los padres, generalmente.

Si se aplican exámenes antidoping en las escuelas, habrá que hacerlo profesionalmente respetando la salud emocional de los adolescentes, dialogando con ellos, tendiéndoles sinceramente la mano a los adictos y a su familia –frecuentemente disfuncional o con problemas de violencia– con tratamientos eficientes. Si tomamos el reto con un verdadero deseo de ayudar a nuestra juventud y apoyándonos mutuamente –en verdad necesitamos

Rescatando a la familia y el fútbol

como sociedad interesarnos por nuestros hijos– mejoraremos nuestro entorno, todos saldremos ganando. Dejemos a un lado la hipocresía; por un lado juramos amar a nuestra familia y defenderla a toda costa, pero usamos la misma lengua para gritarle al hijo, mientras cerramos la mente y el corazón a escucharle.

Si ya con los caros boletos para algunos encuentros futboleros se cuestionaba que el espectáculo fuera familiar, ahora con la balacera registrada en el estadio de Torreón, la tradición está en riesgo inminente. Seguramente usted no ha olvidado la escena en la que se escucha una nutrida balacera y el padre abrazando al bebé le cubre la cabeza con su mano, mientras intenta salvaguardarse en la cancha. Por ello, de inmediato cuatro dirigentes de clubes del fútbol en Jalisco, se pusieron las pilas y acordaron un plan de seguridad y protección en los estadios. En los partidos del Atlas, hasta 30 por ciento del público corresponde a menores de 12 años.

Hoy se vio que las porras en lugar de ser un dolor de cabeza, pueden convertirse en un ejército de salvavidas en caso de una emergencia masiva, si se les capacita para brindar primeros auxilios. Los clubes y autoridades de seguridad y Protección Civil intentan coordinarse mientras que jugadores y árbitros fomentarán la prevención y fungirán como ejemplos para la afición. ¡Todo sea por ver tranquilos el fútbol! Se pide a los apasionados futboleros que se incorporen a una nueva cultura de prevención: los estadios eliminarán los enmallados pero también se advierte que habrá cárcel al típico exhibicionista que salga a la cancha corriendo en “pelotas”.

Para rescatar a nuestros niños, a la tradición familiar y futbolera, primero hay que concientizarnos en la urgente necesidad de saber cómo enfrentar los riesgos, darle paso a una cultura de prevención y de protección personal. Hoy nadie le salva de que a su hijo (a) le ofrezca drogas un compañero de escuela o de quedar en medio de un fuego cruzado, de un ataque con granada en un parque, una plaza o un estadio. ¿Cómo protegerá a su hijo si usted ni siquiera abre los ojos para distinguir entre un balón, un tiro y un cañonazo?

 

* Es periodista multimedia

Twitter @adrianalunacruz

E-mail: analisis@notiemp.com

3 comments

  1. Muy atinado comentario esa doble moral sigue impidiendo que Jalisco avance a las ligas mayores en vez de seguir de mojigatos y con dobles discurso o moral

  2. Obaldo Díaz /

    Me agrado su publicación RESCATANDO A LA FAMILIA Y AL FUTBOL. Me gustaría comentarle lo siguiente: Soy egresado de la ENDIT (Escuela Nacional de Directores técnicos) campus Guadalajara he tratado por todos los medios dentro de mis posibilidades, de poder trabajar como instructor de futbol en alguna escuela ayudando a niños a involucrarse en este deporte, pero me he encontrado con muchos obstáculos y negativas o peor tantito sin respuesta, envié y estuve yendo un buen de veces al COMUDE GDL.. para solicitarles el apoyo de que me presten una cancha que esta cerca de mi barrio, cancha que esta sola la mayor parte del tiempo en donde se reúnen muchos jóvenes a drogarse y a hacer otras cosas, me dijeron que el permiso me costaba casi dos mil pesos ($1,920) por mes además de integrar un expediente con una serie de documentos que van desde un cronograma de actividades, carta de petición en donde especifique; horarios co$to$, (yo no pretendo lucrar, mi prioridad es el futbol no el dinero) máximos y mínimos de alumnos, categorías, etc. Etc. hasta una carta de policía de no antecedentes penales (es el colmo), les complete el expediente pero como no tenia el dinero completo para pagar el permiso no me dieron acceso, y la cancha sigue ahí sin usarse, siendo nido de vagos todavía. Sigo insistiendo y lo voy lograr me gustaría me diera su opinión al respecto. Me despido enviando un saludo.
    Atte.
    NIÑOS DEPORTISTAS FUTURO SALUDABLE
    Obaldo Díaz Jiménez.
    Director Técnico.

    • Adriana Luna /

      Obaldo, gracias por el tiempo dedicado a leer la columna y mil gracias por externarme tu comentario. Investigaré sobre los datos que me proporcionas. Un abrazo