Portal informativo de análisis político y social

Respuestas: El rescate del maíz

Respuestas: El rescate del maíz

Abr 29, 2017

 

Por Javier Medina Loera //

Desde tiempos prehispánicos el cultivo del maíz fue una de las grandes tradiciones de Jalisco y de México, que lamentablemente se ha perdido, sobre todo en las últimas décadas, debido al abandono de la agricultura por parte del gobierno y también al desarrollo de zonas urbanas, que año tras año ocupa terrenos destinados antaño al preciado cereal.

Por los años 60 del siglo pasado, Jalisco se mostraba orgulloso de ser el primer productor de maíz en México; entonces éramos autosuficientes a nivel nacional, pero todo cambió; ahora hay que importarlo de Estados Unidos, y como ya hay problemas políticos y comerciales con ese país, queremos traerlo de Argentina y Brasil. ¡Qué vergüenza!

Y digo ¡qué vergüenza! porque el maíz tuvo su origen precisamente en Jalisco, y ahora es muy apreciado en el mundo entero, incluso en China. Pero el hecho es que este cereal sigue siendo a la fecha parte fundamental de la alimentación de los mexicanos, que lo consumimos por muchos medios: tortillas, tacos, tamales, sopes, tejuino, etcétera.

Jalisco, tierra del maíz

De acuerdo a investigaciones científicas de la Universidad de Guadalajara, realizadas sobre todo por la finada maestra Villarreal de Puga, Jalisco es la verdadera cuna del maíz, es decir, que de aquí se propagó esta planta, hace miles de años, al resto del país y del mundo.

Pero lamentablemente las nuevas generaciones no hicimos lo necesario, salvo raras excepciones, para mantener esta antigua tradición, este privilegio, que mucho nos honra y que además nos favorece en nuestro desarrollo social y económico.

Grandes promotores del maíz en Jalisco no han faltado, tanto en el sector público como en el privado: Empiezo por mencionar al agrónomo alteño Ramón Padilla Sánchez, llamado en los años 60 del siglo pasado «El Rey de los Silos», verdadero enamorado del maíz, creador del Sistema Zapopano, a quien me tocó tratar en persona cuando él era gerente del Banco Nacional de Crédito Ejidal en Guadalajara.

Y en el campo religioso, imposible olvidar al sacerdote temastianense Cruz Alejandro Orozco Raygoza, recientemente fallecido, quien en las parroquias que le tocó atender por más de 30 años en Tlajomulco e Ixtlahuacán de los Membrillos, Jal., tuvo especial empeño en rescatar la antigua tradición prehispánica de la Fiesta del Maíz, con un sentido religioso católico, claro, pero sin pasar por alto la motivación económica moderna y el ánimo de mejorar la producción y la fraternidad entre los campesinos.

¿Sueño imposible?

El sueño que veo imposible, a menos que un milagro ocurra, es que los sectores público y privado se pongan de acuerdo para rescatar la tradición maicera de Jalisco, que se ha perdido desde hace muchos años en perjuicio de los mexicanos.

Por los antecedentes mencionados, el rescate de la tradición maicera jalisciense no sería muy difícil, pero claro, para lograrlo hace falta voluntad de los políticos, que a todo dicen sí, pero nunca cuándo. Pero además es necesaria la contribución de los sectores privados, incluyendo en este caso a la jerarquía católica.

www.javiermedinaloera.com

%d bloggers like this: