Portal informativo de análisis político y social

Respuestas: El sentimiento antiyanqui

Respuestas: El sentimiento antiyanqui

Mar 30, 2017

 

Por Javier Medina Loera //

El sentimiento antiyanqui desatado por las políticas migratorias del presidente Donald Trump en todo el mundo puede conducir a importantes caídas en el número de viajeros a los Estados Unidos, según reciente informe del Consejo Mundial del Viaje y Turismo (WTTC), por su sigla en inglés.

En efecto, la caída del turismo es apenas una de las muchas consecuencias que pueden tener las políticas hostiles que contra varios pueblos y personajes emprendió el mandatario estadounidense desde su campaña electoral y que no han cesado a pesar de las reacciones que estas han provocado tanto en su país como en el exterior.

Falta por ver resultados en el comercio internacional, por sus políticas proteccionistas. Se avizoran posibles represalias de países afectados por las amenazas de Trump contra el Tratado de Libre Comercio (TLC), que él espera renegociar en su favor. Por lo pronto ya le advirtieron en su propio país que estas negociaciones no deben afectar las exportaciones agropecuarias a México.

También en política exterior son de esperarse consecuencias importantes de la hostilidad de Trump, porque, para empezar, los australianos y alemanes no deben estar muy contentos con las majaderías cometidas por este contra sus jefes de gobierno, además de haberse echado encima a gran parte del mundo árabe y de América Latina, que no ven con simpatía sus medidas.

«Yo gobierno para USA», dice

Tiene razón Trump cuando afirma y reitera que él gobierna para Estados Unidos y no para el resto del mundo. En efecto, como representante del gobierno estadounidense, su obligación es velar por el bienestar de su pueblo, pero da la casualidad que su país mantiene fuertes intereses en todo el globo terrestre, de suerte que no es posible desentenderse de la noche a la mañana del liderazgo ejercido durante tantos años en diversos puntos del planeta, para concentrar la atención únicamente en los asuntos domésticos.

Como empresario que ha sido toda su vida, Trump puede seguir haciendo buenos negocios para su beneficio particular, pero como político ha cometido errores garrafales que pueden ocasionar efectos contrarios a los que dice buscar.

Despertó el antiyanquismo

Por lo pronto, ya logró despertar el sentimiento antiyanqui que había dormido en distintas regiones del planeta por lo menos desde los años 60 del siglo pasado, cuando empezaron a llegar al gobierno estadounidense presidentes más interesados en «llevar la fiesta en paz» que en mantener anteriores políticas de dominación.

Nadie puede negar que el último de estos mandatarios, Barack Obama, hizo esfuerzos extraordinarios por cultivar las buenas relaciones de su país con el mundo, sin descuidar políticas internas fundamentales de seguridad, desarrollo económico y social, protección ambiental, migración y otras.

Las manifestaciones populares registradas en los últimos meses en muchas ciudades del mundo contra las políticas de Trump son prueba de este despertar antiyanqui. Y el hecho de que muchas de ellas hayan tenido lugar en la misma Unión Americana hacen evidente la preocupación del pueblo estadounidense por las consecuencias que pueda tener tan innecesaria hostilidad.

Javier Medina Loera es periodista.

http://www.javiermedinaloera.com

%d bloggers like this: