Portal informativo de análisis político y social

RESPUESTAS | Los mismos problemas, pero empeorados

RESPUESTAS | Los mismos problemas, pero empeorados

Sep 3, 2016

Hace unos días me puse a revisar los artículos periodísticos que escribí hace más de 20 años, y me encontré cosas interesantes: mis temas son y han sido siempre recurrentes, es decir, la corrupción, la injusticia, la impunidad, la inseguridad, la desigualdad, la pobreza, etcétera, algo sensible en mi manera de ver el entorno político-social.

En otras palabras, a pesar de mis casi 70 años de edad, sigo leal a mis temas de toda la vida, sólo que con un poco más de experiencia.

Al releer algunos de estos artículos me di cuenta que los problemas fundamentales de México son los mismos de hace dos décadas y probablemente más, pero empeorados: no sólo no hemos mejorado en nuestra situación política, económica y social, sino que hemos llegado a momentos de crisis, a puntos en que nadie sabe qué puede suceder.
La alternancia no ha sido solución

Muchos pensamos que la alternancia en el poder entre los partidos sería la tabla de salvación para México, porque a fines del siglo pasado la gente ya estaba harta de los vicios acumulados por el partido gobernante, el PRI, y decidió cambiar de rumbo a través del voto en favor del PAN.

¿Pero qué sucedió? Que los nuevos gobernantes no solamente persistieron en los vicios de sus antecesores, sino que los afinaron, siguiendo las mismas tácticas de corrupción, injusticia, impunidad, inseguridad, desigualdad social, etcétera.

En muchos casos, tanto a nivel nacional como estatal, algunos de los gobernantes panistas superaron a sus antecesores en mañas para apoderarse tranquilamente de lo ajeno y gobernar de acuerdo a sus muy personales intereses.

Fue así como en 2012 la gente quiso volver al PRI, pensando en que este partido habría aprendido la lección y retomaría los rumbos del buen gobierno. Lamentablemente, las cosas no sucedieron de esa manera. Contra todos los pronósticos, muchos priistas se dieron a la tarea de ratificar e incluso superar las mañas de sus antecesores panistas, no sólo cubriéndoles las espaldas, sino yendo más allá en corrupción, al grado de no atender siquiera las denuncias concretas de diversos medios, como se hacía en el siglo pasado.
Ni a quién acudir ahora

Rumbo al 2018 se presentan ahora nuevas alternativas, como es el caso de Morena y del llamado Movimiento Ciudadano, al que, sin embargo, se le han descubierto tácticas muy similares a las de sus antecesores.

En estas circunstancias es difícil saber a dónde recurrir en materia político-electoral, porque simple y sencillamente los partidos fallan. Así lo muestra la historia de las últimas décadas.

Queda, por supuesto, con miras a las próximas elecciones, la opción de las candidaturas independientes, es decir, de las personas que se lanzan por su cuenta y riesgo en busca de un cargo público electoral, pero desde hoy se les puede augurar escaso éxito considerando la legislación actual que no les favorece, elaborada desde luego por los mismos partidos que aún buscan soluciones por la vía de las alianzas y de la alternancia.

Javier Medina Loera es periodista.
www.javiermedinaloera.com