Portal informativo de análisis político y social

RESQUEBRAJA GODOY ALIANZA IP-PARTIDOS

RESQUEBRAJA GODOY ALIANZA IP-PARTIDOS

Jul 2, 2011

Si de por sí era muy frágil la relación entre el empresariado y las dirigencias partidistas, ahora con el absurdo de mantener a Alonso Godoy Pelayo al frente de la Auditoría Superior del Estado de Jalisco (ASEJ), a través de sus coordinadores parlamentarios en el Congreso del Estado, léase Roberto Marrufo (PRI-Panal) y Raúl Vargas (PRD), se resquebraja completamente el vínculo entre ambas representaciones a unos meses de comenzar las campañas político-electorales.

Así lo han externado las cúpulas empresariales en los últimos días, y particularmente con mayor contundencia por parte del presidente de la Cámara de Comercio de Guadalajara, Miguel Alfaro Aranguren, en el marco de su reciente celebración conmemorativa de 123 años de fundación; en un sonoro discurso, el líder de los comerciantes tapatíos repudió que las instituciones se encuentran a merced de los intereses de Partidos.

Alfaro destacó la indignación de su gremio por semejantes aberraciones que por muy legales que se hayan organizado previamente, a todas luces se advierte inmoral, irresponsable y excesivo con el erario; afrenta a la ciudadanía que socava la credibilidad en las instituciones partidistas (todas por igual), incluyendo “la politización de la nómina”, al servicio más de los intereses político-electorales, que de las legítimas necesidades de la población.

De paso, el dirigente de la más que centenaria Cámara de Comercio, recriminó a los políticos que andan promoviendo su imagen y acciones de Gobierno (a costa de los impuestos de todos), con miras a otro cargo superior para el que apenas ejercen: “Precisamente son este tipo de prácticas retrógradas y deshonestas, las que han provocado indignación y hastío en la sociedad, por lo que los exhortamos a que su principal argumento para ascender en el servicio público, sea haber realizado un trabajo eficiente en su actual responsabilidad; sea la entrega de resultados positivos comprobables y una clara, sencilla y precisa rendición de cuentas. Que ésa sea la manera de invitar a la ciudadanía a votar por ustedes en un futuro proceso electoral, porque afortunadamente la sociedad tiene memoria, como lo ha demostrado en elecciones anteriores”.

Esa determinante posición del presidente Miguel Alfaro, sin duda alguna explica la cancelación a última hora de asistencia, de seguramente varios destinatarios de dicha reclamación (como refirieron la mayoría de los empresarios asistentes), entre los que se encontrarían los alcaldes priístas Jorge Aristóteles Sandoval y Héctor Vielma, así como el perredista Enrique Alfaro Ramírez, e incluso el gobernador panista Emilio González Márquez; los que se resistieron “a ponerse el saco”, toda vez que eran los únicos “suspirantes” presentes en semejante reprimenda, fueron Miguel Castro y Ramiro Hernández, seguramente porque sus “reales posibilidades” de refrendo son reducidas.

Adicionalmente, Alfaro Aranguren asumió responsablemente un ejercicio autocrítico, al aceptar que los empresarios son corresponsables “del espectáculo en que lamentablemente se han convertido la mayoría de las precampañas y campañas electorales, burdas subastas por el voto, carentes de propuestas serias y de debate de altura… porque a los mexicanos nos encanta escuchar que nos liberen de nuestras responsabilidades y aplaudimos promesas que los candidatos y nosotros sabemos que no se van a cumplir”.

No sin antes hacer un llamado a la ciudadanía, al igual que lo han hecho sus homólogos de la Coparmex, Óscar Benavides y del Consejo de Cámaras Industriales, Manuel Herrera, que dejen de “comprar la demagogia política, que no nos dejemos deslumbrar con ofertas simplistas, que hagamos cuestionamientos serios y demos preferencia a quien presente propuestas realizables, sustentadas en resultados previos, y que sean claras en los “cómos”, independientemente del Partido que postule a los candidatos”.

Es así como a la luz de la necedad e inexplicable ausencia de dignidad por parte del todavía auditor Alonso Godoy, quien se aferra al cargo que le obsequió su máximo líder político, Ramiro Hernández (ahora lo niega, por supuesto), seguramente será la sociedad civil organizada, junto con el empresariado y la opinión pública a través de los medios informativos, quienes se encargarán de expulsarlo, claro está, junto con las figuras políticas que en complicidad se atrevieron a sostenerlo.

 

E-mail: moises@notiemp.com