Portal informativo de análisis político y social

SEGURIDAD PÚBLICA | Democracia y Violencia

SEGURIDAD PÚBLICA | Democracia y Violencia

Jun 6, 2015

Mucho se ha hablado sobre el clima de inseguridad que ha prevalecido en varias partes del país y que posiblemente afectaría el desarrollo de las elecciones de este año, si bien en México desde hace algunos años se ha generado un clima de inseguridad, no podemos decir que las elecciones serán marcadas por algún suceso violento.

El voto sin duda es el termómetro más fiel del sentir de la ciudadanía, cada 3 o cada 6 años se demuestra en las urnas lo que la gente está viviendo, por un lado, desde hace varios sexenios se ha vivido un clima de inseguridad generalizado y posiblemente sea un factor decisivo para razonar el voto y elegir el candidato con la mejor propuesta.

Según la FEPADE, en estas elecciones intermedias se han cometido más homicidios, secuestros, agresiones o amenazas contra candidatos y también se han iniciado dos veces más denuncias que en 2003 y 2009.

Entre 2014 y 2015 se iniciaron 2 mil 452 averiguaciones previas ante el Ministerio Público de la Federación por delitos electorales, es decir, 41% más denuncias que en 2008 y 2009 y 68% más que en 2002 y 2003.

Hoy en día las elecciones no se vieron opacadas, en gran medida, por el clima de inseguridad, sino por un tema más político, que desencadenó una serie de protestas violentas que llevaron al destrozo de varias oficinas del INE y generaron que la imagen de nuestras elecciones haya sido un grupo de profesores inconformes quemando boletas electorales y haciendo destrozos.

 

Lorenzo Córdova: elecciones en riesgo

PERSONALIDADES Lorenzo Córdova FB

El presidente del Instituto Nacional Electoral, Lorenzo Córdova, comentó que «a cuatro días de la elección no tenemos en riesgo ninguna casilla por el tema de inseguridad pública», lo cual generó confianza para la realización de las elecciones, pero no contaban con el actuar de algunos maestros de la CNTE que en busca de sus intereses, llevaron a cabo actos vandálicos en contra de algunas instalaciones del INE.

Es lamentable que con tal de obtener sus peticiones, aprovechen el contexto electoral y amenacen con afectar la jornada electoral. Según Lorenzo Córdova, «en donde estamos enfrentando complejidades para avanzar en nuestro trabajo es en aquellas zonas en donde estamos observando conflictividad social, que han venido alterando, como parte o como consecuencia a sus demandas, el impedir las elecciones».

Días antes de las elecciones el mismo Lorenzo Córdova mencionó que sólo se corría riesgo de que no se instalaran 6 casillas de las 148 mil 909 casillas en total, pero esto por falta de funcionarios y no por cuestiones de seguridad.

Reiterando que el tema de seguridad no sería un factor que influyera en el desarrollo de la jornada electoral, comentó que «la inseguridad, que por supuesto ha sido un factor con el que hemos tenido qué confrontarnos y superar en varias zonas del país, al día de hoy no representa, insisto, al día de hoy, no sé qué vaya a pasar mañana o pasado, pero no tenemos en nuestra ruta crítica sospecha alguna, previsión de que esto pueda alterar el desarrollo de la elección».

Si bien algunos estados tienen problemas políticos y sociales y muchos otros estados con problemas de inseguridad, para las elecciones preocupaba más el factor social en estados como Guerrero y Oaxaca, en los que la problemática se vio afectada por decisiones políticas de último momento.

Sobre la situación en Oaxaca donde un grupo de maestros porros atacaron y se apoderaron de 11 juntas distritales, lo cual dificulta el actuar del instituto y el desarrollo de la jornada electoral, es lamentable que la autoridad lo permita, porque sin duda estamos hablando de daños a propiedades en las que la autoridad debería intervenir.

Para el presidente del INE la jornada electoral depende de poder operar esas juntas y hacer bien el trabajo, «yo no voy a juzgar si se ha hecho bien o mal el trabajo de otros entes del estado, o si este es un Estado Fallido, es una especulación a la que yo no voy a entrar, lo que sí digo es que hay responsabilidades que tienen que cumplir otros entes del Estado, que forman parte del engranaje necesario para que las elecciones se lleven a cabo, para que nosotros podamos cumplir con nuestra tarea».

No solamente en Oaxaca se han dado actos que ponen en riesgo el actuar del INE, también en estados como Guerrero, Michoacán y Chiapas han ocurrido. Ante este tipo de acciones el INE tomó medidas extras como las siguientes:

  • El Consejo General del INE aprobó por unanimidad acciones en aquellos distritos cuyas circunstancias de caso fortuito y fuerza mayor no permitan las condiciones o impidan la implementación ordinaria de sus actividades.
  • Habilitar y sesionar en sedes alternas.
  • Acciones necesarias relacionadas con la entrega y resguardo de los paquetes electorales.
  • Implementar la logística necesaria, aun cuando tengan que apartarse del cumplimiento de los acuerdos del Consejo General.
  • Llevar a cabo las contrataciones necesarias para la continuidad de las elecciones.
  • Disponer de accesos a internet móvil en caso de cambiar de sede.

Este tipo de medidas hablan de la preocupación de que ocurran hechos violentos en la jornada electoral, como los ocurridos en días pasados en Oaxaca donde elementos del Ejército Mexicano que resguardaban las oficinas del INE decidieron retirarse ante la llegada de los maestros porros a manifestarse.

En un principio el ejército fue criticado por no actuar en contra de los manifestantes pero posteriormente se aclaró que la función de los elementos del Ejército Mexicano es únicamente resguardar las boletas electorales y que en ese momento ya habían sido entregadas, por lo que para evitar un enfrentamiento con los maestros porros, mejor decidieron retirarse.

Ante ello, quien debió haber actuado fue la policía municipal o estatal, pero brilló por su ausencia, es lamentable la imagen que se ha dado en este periodo electoral, en el que si bien las instituciones no se han visto rebasadas, las imágenes dejan mucho qué desear.

Es indignante que por estos hechos la misión de observación electoral de la Organización de Estados Americanos (OEA) para México haya reconocido que la crisis de inseguridad y violencia han distorsionado los preparativos de las elecciones y que hay grupos que «pretenden secuestrar el voto de los ciudadanos de algunas regiones del país».

Lamentablemente, por un grupo de inconformes, porros y supuestamente maestros, la imagen internacional de nuestro país es negativa y con un déficit en las instituciones de seguridad y electorales.

 

cejalfredo@gmail.com