Portal informativo de análisis político y social

SEGURIDAD PÚBLICA: El otro reto para Peña Nieto: Tamaulipas y el Estado fallido

SEGURIDAD PÚBLICA:  El otro reto para Peña Nieto: Tamaulipas y el Estado fallido

Jul 12, 2014

Por Alfredo Ceja

SERÁ CUESTIÓN DE MESES PARA VER LOS RESULTADOS EN TAMAULIPAS Y HAY DOS POSIBLES ESCENARIOS, DISMINUIR LOS ÍNDICES DELINCUENCIALES O LLEGAR AL ESTADO FALLIDO, ESPEREMOS QUE PODAMOS HABLAR DEL PRIMERO POR EL BIEN DE LA CIUDADANÍA Y DEL PAÍS EN GENERAL.

Si bien es cierto, la estrategia del Gobierno Federal en Michoacán sigue su curso y hasta el momento ha dado buenos resultados, todo parece indicar que en Tamaulipas no ocurre lo mismo.
Desde el gobierno de Vicente Fox y durante el gobierno de Felipe Calderón, dicho Estado se ha visto envuelto en enfrentamientos directos entre los cárteles de la droga por el control del territorio. En primer lugar se vio entre el Cártel del Golfo y el Cártel de Sinaloa que quiso entrar al territorio controlado por Osiel Cárdenas Guillén, quien por medio de su entonces brazo armado, Los Zetas, defendieron el territorio de los ataques del Cártel de Sinaloa.
Posteriormente al darse la división entre Los Zetas y el Cártel del Golfo se dio un enfrentamiento quizá el más violento en el Estado, que generó miles de muertes y que la atención del entonces presidente Felipe Calderón se centrara en operativos dirigidos a frenar la ola de violencia en ese Estado, que al final no dieron resultados positivos.
Durante el sexenio pasado Tamaulipas vivió años de violencia extrema por el crimen organizado, sumándole a esto casos como la matanza de migrantes en el municipio de San Fernando, que sin duda impactó a la sociedad mexicana. Con la llegada de Enrique Peña Nieto a la Presidencia de la República se pensó que la estrategia de seguridad nacional que planteó daría resultados pronto, en primer término se enfocaron en Michoacán que sin duda iba caminando a un Estado fallido en el que estaban inmersos con el crimen organizado actores políticos importantes que dejaron algunos municipios en control de grupos como los Caballeros Templarios.
Desde hace 50 días la estrategia de seguridad se enfocó también en Tamaulipas, que por los índices de violencia se podría considerar entrar en un debate o hablar de un “Estado fallido”, ya que existen algunos municipios que han sido controlados por los grupos del crimen organizado.

NÚMEROS CAUSAN DIFERENCIAS
Siempre los números van a ser causal de discordia entre el Gobierno y la sociedad civil, muchos son los casos y más en seguridad nacional donde difieren las estadísticas mostradas por uno y por otro.
Sólo hace unos días el titular de Segob, Miguel Ángel Osorio Chong, estuvo en Tamaulipas para llevar a cabo la Cuarta Reunión de la Estrategia de Seguridad en Tamaulipas, en la que el mismo secretario aseguró que ya se ven resultados positivos en la disminución de la violencia, asegurando que ha habido una reducción en la comisión de delitos en las cuatro zonas en las que fue dividido el Estado, Zona Centro, Zona Costa, Zona Frontera y Zona Sur.
Uno de los datos más relevantes que proporcionó Osorio Chong fue que el secuestro disminuyó un 23 por ciento en comparación con el resto del país. Asimismo explicó que gracias a los patrullajes las 24 horas en carreteras del Estado disminuyeron también los robos a vehículos, ya que en el mes de junio solo se registraron 379 casos, número menor comparado con los 524 casos registrados en mayo.
También señalo que en el último mes y medio se cumplimentaron 23 órdenes de aprehensión por el delito de extorsión y además comentó que los casos de secuestro también disminuyeron en 23 por ciento en el mes de mayo comparando con el mes de abril.
Todas estas estadísticas que apuntan a una disminución en la violencia y buenos resultados de la estrategia del gobierno federal difieren con el escenario que plantea por ejemplo la organización Valor por Tamaulipas que indica que en la segunda quincena del mes de junio se han reportado múltiples homicidios y hechos violentos, señalando los siguientes por mencionar algunos: un menor de 14 años muerto, cuatro menores heridos, dos empresarios secuestrados, una ex diputada secuestrada, dos familias secuestradas, tres policías federales muertos y seis heridos.
Es impactante también que hace un mes el rector de la Universidad La Salle de Ciudad Victoria comentara que los intercambios académicos en su universidad estaban detenidos desde hace tres años ya que los estudiantes no se interesaban en venir a Ciudad Victoria a estudiar por los índices de violencia y por las alertas de seguridad que han enviado gobiernos como el de Estados Unidos para viajar a territorio mexicano, en específico a Estados como Tamaulipas. El mismo rector comentó en junio pasado: “estuvimos hace un mes en la ciudad de Cuernavaca, Morelos, para hablar con el embajador de Estados Unidos, Anthony Wayne, pidiéndole que fomenten desde la Embajada que quiten las alarmas sobre ir a estudiar a Tamaulipas”.
Cuestiones de inseguridad e ingobernabilidad como está, es lo que apunta a un Estado fallido, ya que esto tiene repercusiones sociales y económicas, y aquí tenemos el claro ejemplo en el que la población se niega a ir a Ciudad Victoria y la derrama económica es menor debido a este sector que deja de invertir en el Estado.

ACCIONES CONTUNDENTES
Tal vez sea necesario enviar un personaje como Alfredo Castillo a Tamaulipas para poner orden en el Estado y que alguna autoridad federal tome el control por completo de la seguridad, ¿será que están esperando tranquilizar un poco más el escenario en Michoacán para poder enviarlo a Tamaulipas a seguir con la estrategia ya planteada?
Esperemos la estrategia de resultados pronto y no se convierta en otro operativo como los que se implementaron en el sexenio pasado que solamente generaban más enfrentamientos y más muertes. Tiene una gran tarea el Presidente Enrique Peña Nieto y su equipo, pero también tiene la oportunidad de arreglar las cosas y evitar que en México se hable de un Estado fallido en algunos lugares como Tamaulipas o Michoacán. Es una oportunidad que no supieron capitalizar tanto Vicente Fox como Felipe Calderón y que hoy tiene en sus manos Enrique Peña Nieto.
Si logra poner orden en estos dos Estados, estaría tal vez asegurando el triunfo del PRI en estas entidades en las próximas elecciones y la candidatura de Alfredo Castillo para la gubernatura del Estado de México. Será cuestión de meses para ver los resultados en Tamaulipas y hay dos posibles escenarios, disminuir los índices delincuenciales o llegar al Estado fallido, esperemos que podamos hablar del primero por el bien de la ciudadanía y del país en general.