Portal informativo de análisis político y social

SEGURIDAD PÚBLICA: La caída de Mireles

SEGURIDAD PÚBLICA: La caída de Mireles

Jul 5, 2014

Por Alfredo Ceja —-

LA DETENCIÓN DE MIRELES HA SIDO BASTANTE CUESTIONADA YA QUE OCURRIÓ JUSTO DÍAS DESPUÉS DE QUE DECLARARA QUE EL GOBIERNO FEDERAL ESTABA “UNIFORMANDO CRIMINALES”, LA APREHENSIÓN FUE JUSTIFICADA POR EL SECRETARIO DE GOBERNACIÓN, MIGUEL ÁNGEL OSORIO CHONG.

No hay duda que el Gobierno Federal está aplicando la Ley en Michoacán, así sean grupos de autodefensas. José Manuel Mireles, uno de los principales líderes de estos grupos y que hoy en día es el único que se negó a alinearse al Gobierno Federal y participar como policía comunitaria, fue detenido.

Cuando surgieron los grupos de autodefensas en Michoacán hace poco más de un año los líderes que adquirieron poder, han corrido distintas suertes, por un lado Estanislao Beltrán fue el primero en aceptar el desarme y el registro como policía rural propuesto por el Gobierno Federal; en segundo término Hipólito Mora, quien ya estuvo detenido pero después de su liberación también aceptó unirse a la policía rural y por ultimo José Manuel Mireles quien no había aceptado formar parte de las policías rurales y continuó por su parte con los grupos de autodefensas en algunos municipios de Michoacán a pesar de las advertencias del Gobierno Federal.

El pasado viernes 27 de junio en el municipio de Lázaro Cárdenas, lo detuvieron fuerzas federales por portación de arma de fuego de uso exclusivo del Ejército. En el mismo operativo que inició desde las 12 horas fueron detenidas otras 69 personas a las que les fueron decomisadas armas largas y cortas, a las cuales ya se les dictó auto de formal prisión.

Dicho operativo fue llevado a cabo por parte del Procuraduría General de Justicia del Estado de Michoacán con apoyo de la Secretaría de la Defensa Nacional, Secretaría de Marina, Policía Federal y la Secretaría de Seguridad Pública del Estado de Michoacán, después de recibir un reporte que alertaba de varias personas armadas en las comunidades de La Mira y Acalpican en Lázaro Cárdenas.

Las detenciones se llevaron a cabo sin ningún disparo y todo lo asegurado fue presentado ante el Ministerio Público federal para determinar su situación jurídica.

Justo ese mismo día por la mañana, José Manuel Mireles comentó que el movimiento seguía avanzando para limpiar Michoacán. Dijo que “no hemos parado ni nos hemos apagado y Morelia es uno de los objetivos para limpiar, ese fue el proyecto inicialmente: terminar con la costa michoacana y después avanzar a la capital”, expresó en una entrevista telefónica.

Posterior a estas declaraciones, el Comisionado Alfredo Castillo, quien realmente gobierna el Estado, declaró en entrevista para Radio Fórmula que “el señalamiento ha sido muy claro y muy concreto: en que las personas que estén armadas y que no hayan pasado por el proceso de fuerza rural van a ser detenidas”, postura lógica por parte del Gobierno, misma que en su momento adquirió el fiscal General del Estado de Jalisco, Luis Carlos Nájera en momentos en que se pensaba que dichos grupos podrían ingresar a territorio jalisciense y el fiscal fue claro y enérgico en mencionar que en territorio jalisciense no se permitirían personas armadas aunque formaran parte de los grupos de autodefensas michoacanos.

Posteriormente a la detención, Mireles fue trasladado a un penal federal en Sonora, varios miles de kilómetros alejado de su Estado y con la problemática de la imposibilidad de mantener contacto directo con sus familiares y los miembros de los grupos de autodefensas.

La detención de Mireles ha sido bastante cuestionada ya que ocurrió justo días después de que declarara que el Gobierno Federal estaba “uniformando criminales”, la aprehensión fue justificada por el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, diciendo: “hemos escuchado lo que se ha venido comentando en redes sociales pero aquí es muy claro y muy simple, cuando se comete un delito se tiene que entrar en un proceso legal y eso sucederá con esta persona o con quien cometa un ilícito en cualquier parte del país”.

TIEMPO CUMPLIDO
Después de varias semanas que dio de plazo el Gobierno Federal para que los grupos de autodefensa se desarmaran y aceptaran formar parte de las policías rurales, el grupo de Mireles fue el que no aceptó y el procurador General de la República, Jesús Murillo Karam comentó que “el acuerdo fundamental se basó en que se cumplía estrictamente la ley. Quien no la cumpla, llámese como se llame, sea de la raza que sea, o del credo que quiera, será sancionado y sometido, justo eso fue lo que le hicieron al doctor Mireles”, al igual que el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, quien había dejado en claro que “cuando todo este proceso de diálogo y de acuerdo se viola, entonces se entra en otra circunstancia que es a la violación al Estado de Derecho, que este Gobierno no va a permitir”.

Tanto el Secretario de Gobernación como el Procurador General de la República emitieron estas declaraciones en el marco de una reunión de evaluación de la estrategia de seguridad que el Gobierno de la República lleva a cabo en Tamaulipas.

MIRELES VS. LA TUTA
Mucho se ha cuestionado la estrategia en Michoacán ya que después de más de un año de formados los grupos de autodefensas y varios meses desde que el Gobierno Federal tomó el control de la seguridad, Servando Gómez Martínez “La Tuta” sigue sin aparecer.

Servando Gómez Martínez se ha caracterizado por ser un capo del narcotráfico que le gusta aparecer en los medios de comunicación por medio de videos en los que habla sobre los fines de su organización y críticas severas al Gobierno, a pesar de ello no ha sido detenido, siendo el único capo que queda en libertad como uno de los principales líderes de los Caballeros Templarios.

Podría ser cuestión de horas, días o meses para que lo aprehendan, eso no lo sabemos, todo dependerá de la efectividad de los operativos y las tareas de inteligencia e investigación por parte del Gobierno Federal.

Sin duda, su detención sería un golpe certero por parte del Gobierno Federal y mucho más importante que la detención de José Manuel Mireles, una vez consumada tenemos que esperar qué panorama se presenta en Michoacán.

Hasta el momento la estrategia parece ir por buen camino, con diferentes detenciones. ¿Cuánto más habrá que esperar para que detengan a Servando Gómez Martínez? Eso lo responderá el Gobierno Federal, esperemos no se confíen y enfoquen su estrategia en la detención del hijo de la Tuta para que este les proporcione información clave para llegar al líder templario.

La investigación y la estrategia debe seguir como hasta ahora, para continuar con las detenciones, como las que se dieron hace unos días del líder de la familia michoacana en el Estado de México o del líder zeta que fue detenido en León, Guanajuato, aunque su zona de influencia era en Tamaulipas, por lo que se piensa huyó de los operativos federales en su Estado.