Portal informativo de análisis político y social

SEGURIDAD Y NARCOTRÁFICO: La caída del “Chapo”, golpe de Peña Nieto

SEGURIDAD Y NARCOTRÁFICO: La caída del “Chapo”, golpe de Peña Nieto

Mar 1, 2014

Por Alfredo Ceja —-

La detención es importante, pero más importante será saber lo que se pueda desencadenar, es decir… ¿generará un incremento en la violencia por el deseo de los grupos antagónicos de obtener beneficios o ganancias al ver disminuido al Cártel de Sinaloa?

El pasado sábado 22 de febrero amanecimos con la noticia que Vicente Fox y Felipe Calderón nunca pudieron dar y todos los días esperaban recibir, Joaquín “El Chapo” Guzmán había sido detenido por elementos de la Marina con apoyo de inteligencia de la DEA.

Sin duda ha sido el golpe más fuerte a los grupos del crimen organizado que se ha dado desde la llegada de Enrique Peña Nieto a la Presidencia y en los últimos años. El Gobierno Federal ha sabido distribuir sus golpes fuertes basados en detenciones de personajes polémicos como Elba Esther Gordillo y casi un año después “El Chapo” Guzmán.

La detención es importante, pero más importante será saber lo que se pueda desencadenar, es decir… ¿generará un incremento en la violencia por el deseo de los grupos antagónicos de obtener beneficios o ganancias al ver disminuido al Cártel de Sinaloa? Si es que realmente se ve perjudicado con esta detención, ya que no hay que olvidar que la estructura del cártel no depende solamente de una cabeza, al parecer son varios los mandos de primer nivel que aún quedan en libertad como Ismael “El Mayo” Zambada y Juan José Esparragoza “El Azul”, hay que esperar la forma en cómo ellos se encargan de mantener vivo este cártel, sumando a esto lo dicho por el secretario de Gobernación sobre que el nuevo objetivo del Gobierno Federal es la detención de Ismael “El Mayo” Zambada.

LOS INICIOS DEL “CHAPO” Y SU PRIMER CAÍDA

Joaquín Guzmán Loera de 56 años, era actualmente el líder del Cártel de Sinaloa y sin duda el capo más buscado a nivel mundial desde hace unos años. “El Chapo” tuvo sus inicios en los años 80’s cuando trabajó para el Cártel de Guadalajara bajo las órdenes de Miguel Ángel Félix Gallardo, Ernesto Fonseca Carrillo y Rafael Caro Quintero, quien coincidentemente salió libre hace unos meses después de 28 años de prisión y con quien confesó haberse reunido en la sierra a comer, después de su salida de prisión en agosto pasado, ¿de qué habrán platicado? ¿Quién habrá dado órdenes a quién?

En 1989 cuando detienen a Miguel Ángel Félix Gallardo, éste reparte el territorio en una reunión convocada en Acapulco, en dicha repartición una de las regiones fue para “El Chapo” Guzmán y otra de las regiones para Ismael “El Mayo” Zambada, estos personajes después de más de dos décadas siguen activos en el mundo del crimen organizado.

Después de construir un grupo fuerte a base de conflictos con los que antes eran sus compañeros, el suceso en el Aeropuerto Internacional de Guadalajara donde perdiera la vida el cardenal Juan Jesús Posadas Ocampo, fue lo que detonó la búsqueda y posterior detención del “Chapo” Guzmán en Guatemala, donde se había escondido para no ser detenido.

El 9 de junio de 1993 fue capturado en Guatemala y un día después quedó encarcelado en el Penal entonces llamado Almoloya de Juárez, para en 1995 ser trasladado a Puente Grande, en Jalisco, de donde se escaparía el 19 de enero de 2001 como bienvenida al primer presidente panista, Vicente Fox Quesada.

DOS SEXENIOS DE LIBERTAD

Tal vez sea coincidencia o tal vez fue difícil para los dos presidentes panistas y sus equipos de seguridad detener al “Chapo” Guzmán, pasaron dos sexenios y todo parecía indicar que “El Chapo” era el consentido de estos gobiernos, ya que nunca se estuvo cerca de detenerlo.

Tuvieron que pasar 13 años, un mes y tres días para que fuera recapturado “El Chapo” Guzmán, quién lo iba a decir, en un municipio de su Estado natal, el puerto de Mazatlán, Sinaloa. Mucho se rumoró sobre su estancia en otros países como Argentina, Chile, Estados Unidos o España, pero estaba más cerca de lo que se pensaba.

Posiblemente no sea cuestión de partidos, pero a poco más de un año de que el PRI regresó a Los Pinos, se dio la detención del hombre más buscado del mundo, después de seguirle la pista en los últimos días en Culiacán, cumpliendo así con la estrategia de seguridad presentada por Enrique Peña Nieto en la que buscaba trabajar con mayor inteligencia y menos violencia, es por eso que se han dado la mayoría de las detenciones sin un solo disparo.

LA RECAPTURA: ESCENARIOS

La madrugada del sábado 22 de febrero en el Condominio Miramar de Mazatlán, Sinaloa, el capo más buscado era detenido por elementos de la Marina Armada de México, en un operativo en el que no se realizó ningún disparo. El capo estaba acompañado por su esposa Emma Coronel, su cocinera, una nana y sus hijas más pequeñas, todas ellas quedaron en libertad por no tener ningún proceso judicial en su contra.

Con la detención del “Chapo” ¿qué puede pasar y a qué se debió? Todo parece indicar que el escenario más posible es que el “Mayo” Zambada adquiera el liderazgo del cártel junto con Juan José Esparragoza “El Azul”, por lo que no habría muchos cambios en la estructura.

Será interesante ver si estos dos personajes con más de 30 años de antigüedad en el mundo del crimen organizado tendrán la fuerza y el poder para mantener las cosas igual, aunque será aún más interesante ver si la libertad de Rafael Caro Quintero permitirá su regreso a comandar junto con los que hoy están al mando y que algún día fueron sus lugartenientes.

El otro escenario y que parece más complicado es que el Cártel de Sinaloa se debilite y esto sea aprovechado por los rivales para recuperar territorios que habían perdido contra el “Chapo” por ejemplo Tijuana y Ciudad Juárez.

Jalisco es bien sabido se podía considerar un territorio propiedad del “Chapo” Guzmán en el que tenía hombres de confianza como Ignacio Coronel, habrá que ver qué sucede con su territorio ahora que no está y con Rafael Caro Quintero libre, será que regrese a controlar el que alguna vez fue su territorio o dejará que los grupos actuales trabajen libremente.

No hay que olvidar que la mayoría de los cárteles se han visto afectados ya sea por detenciones o asesinatos de sus líderes, como por ejemplo de 2006 a la fecha tres de los cuatro hermanos Beltrán Leyva; Nazario Moreno y Jesús Méndez de la Familia Michoacana; Nacho Coronel y “El Chapo” Guzmán del Cártel de Sinaloa; Heriberto Lazcano y Miguel Ángel Treviño Morales de Los Zetas; Ezequiel Cárdenas Guillén, Jorge Eduardo Costilla Sánchez y Tony Tormenta del Cártel del Golfo.

A pesar de estas detenciones o muertes el problema no está resuelto ya que actualmente quedan en libertad capos como Ismael “El Mayo” Zambada, Juan José Esparragoza Moreno “El Azul”, Vicente Carrillo Fuentes “El Viceroy”, Héctor Beltrán Leyva, Fernando Sánchez Arellano “El Ingeniero”, Servando Gómez Martínez “La Tuta”, Enrique Plancarte Solís “Quique”, tal vez alguno de ellos sea el siguiente en caer y de ello dependerá que el Gobierno Federal demuestre la efectividad de su estrategia de inteligencia.

Mucho significa la detención de Joaquín Guzmán Loera para el PRI y para el Presidente Enrique Peña Nieto, habrá que ver de qué forma capitalizan esta detención y si continúan ahora con más detenciones o simplemente dejan pasar el tiempo sin detener a más capos de distintos cárteles y esto se convierte con el paso del tiempo sólo en un golpe mediático que dará oxígeno por algunos meses.