Portal informativo de análisis político y social

SEXTO SENTIDO: ASPIRANTES ABIERTOS, PROCESOS TAPADOS

SEXTO SENTIDO: ASPIRANTES ABIERTOS, PROCESOS TAPADOS

Ene 21, 2012

Hace tan sólo unos años, los chistes sobre la política mexicana tenían que ver con los “tapados”, con el “dedazo”, con la poca sorpresa sobre nuestros futuros gobernantes. Sin embargo, ahora la materia prima para las bromas está en “el fuego amigo” y en las artimañas para aparentar democracia.

 

Faltan sólo unos cuantos días para que finalmente conozcamos a los candidatos electos por simpatías o por “dedignación”, que intentarán convencerlos de emitir por ellos nuestro sufragio.

 

Los panistas jaliscienses que aspiran a la gubernatura ya se declararon en “alerta roja” al percibir que no hay democracia real en su elección interna. “Es un atentado contra la participación ciudadana”, dijo claramente Alfonso Petersen, sobre las casillas ubicadas estratégicamente lejanas de los interesados en votar y de la limitación en el número de boletas que se tienen previstas para la elección interna del 5 de febrero.

 

Fernando Guzmán, por su parte, hasta sacó cuentas y nada más no le salen. Apuntó que si votara una persona por minuto, habría 360 votos por casilla, por 242 casillas habrían 87 mil votos. Pero si el padrón del Partido de activos y adherentes en números redondos es de 160 mil, estaríamos preparando una elección para la mitad de los miembros del PAN, cuando estamos invitando a toda la población. “¡Y eso tomando en cuenta que hubiera un voto por minuto!”, advirtió el panista.

 

El escenario es simple, se invitó a todos a la fiesta para guardar las apariencias de prosperidad y generosidad, pero los organizadores optaron porque se realice lo más lejano posible con difícil acceso y con pases limitados. Es una pena que antes de la pachanga, ya se observó lo “gandalla”. ¿Qué dice la mayoría ante tal invitación? ¡Al cabo que ni quería!

 

Pero el método de elección no es sólo la molestia albiazul; la clara división que nubla al sol azteca, causó escozor al candidato “de las izquierdas”, Andrés Manuel López Obrador, quien aprovechó su visita a Jalisco para recordarles: “Nada de pleitos de Partidos”, todos tienen que buscar la unidad.

 

Pero como es prácticamente imposible reconciliar a Enrique Alfaro con el Grupo Universidad, ya de plano se optó por “el remedio y el trapito”: una encuesta ciudadana para elegir al candidato a gobernador.

 

Este escenario es ridículo e ilógico. En una nación donde reina la apatía ciudadana para acudir a las urnas en la elección, los Partidos políticos anhelan que sean precisamente los ciudadanos, quienes salgan a votar una y otra vez para elegir primero a los candidatos y luego a los gobernantes.

 

¡Ah! Pero si eso no bastara, si acaso los candidatos no salen a la primera vencedores, se irían a una segunda vuelta. Ya me imagino los niveles de abstencionismo que alcanzaríamos en México, tristemente dignos para Ripley.

 

Finalmente ya no sabemos si reír, llorar, o ¿qué? Pues tenemos aspirantes abiertos y abundantes, procesos tapados, políticos ciegos de poder y ciudadanos electoralmente apáticos.

 

* Es directora General

dela Agencia Notiemp

 

Twitter: @adrianalunacruz

E-mail: direccion@notiemp.com