Portal informativo de análisis político y social

SEXTO SENTIDO: ¿DELINCUENTE,YO?

SEXTO SENTIDO: ¿DELINCUENTE,YO?

Ene 14, 2012

Somos los primeros en tirar la piedra contra la clase política, señalando con índice de fuego: “bola de rateros”… sin embargo, nosotros no estamos exentos de violar la ley, incluso lo hemos hecho durante décadas, volviéndolo parte de nuestra cultura y no conformes con ello, heredamos esa práctica a nuestros hijos.

 

¿Cómo? Cuando compramos cualquier tipo de artículo pirata, desde música, perfumes, zapatos, hasta alimentos y medicinas, o bien, cuando adquirimos productos sin factura. Es probable que hasta vivamos del contrabando, pues nuestro empleo depende de él, más de 529 mil personas están empleadas en la ilegalidad en Guadalajara, ante la “contemplación pasiva de la autoridad”, lamenta el líder del comercio organizado tapatío, Miguel Alfaro Aranguren.

 

Sí, lo más grave es que esta práctica añeja entre los mexicanos ya ni se considera como un delito entre la gente, aunque lo sea. Incluso hasta se cataloga como “un mal necesario”, así lo reveló una encuesta realizada por la Cámara de Comercio de Guadalajara. Curiosamente casi 9 de cada 10 entrevistados dijo saber que la piratería suele ser de mala calidad, pero aún así 6 de cada 10, en los últimos dos meses compró algún producto ilegal porque “cuesta más barato”.

 

El consumo de productos piratas se ha vuelto parte de la cultura, es una costumbre generacional –se pasa de padres a hijos–, 7 de cada 10 personas lleva más de 10 años haciéndolo.

 

Es más, lo reto a usted, obsérvese a sí mismo: vea sus zapatos, su corbata, su ropa, su bolso, el bolígrafo, la tasa en la que bebe café, sin lugar a dudas alguno de esos objetos es pirata y quizás usted ni siquiera se ha percatado. En la pasada época decembrina seguramente recibió o entregó como regalo, algún producto ilegal.

 

Los funcionarios públicos que luchan contra la piratería también han sido consumidores. Eso lo reconoce el procurador de Justicia de Jalisco, Tomás Coronado Olmos. “Yo quisiera saber ¿quién no ha utilizado un producto apócrifo? Todos. Todos sin excepción de persona, desde el primer mandatario hasta el último funcionario público, todos han consumido algo que no esté dentro de la norma”. Es parte de lo que debemos reflexionar, reconoció el primer fiscal, por un lado como autoridad está obligado a atacar esa actividad ilícita, pero como ciudadano común en ocasiones se vuelve consumidor y por lo tanto cómplice de quien no está pagando impuestos y por lo tanto está violentando la ley.

 

La ilegalidad, es un asunto que ha rebasado a la autoridad. El reto es mayúsculo, encontrar una forma para no autoflagelarnos. Y es pagando todos impuestos al comprar incluso chicles. Entre los propósitos de año nuevo están el bajar de peso, dejar el cigarro, ¿por qué no agregamos para bien de México, el “no voy a comprar piratería, aunque sea sólo por hoy”?

 

En los próximos meses, los aspirantes a distintos cargos públicos andarán recorriendo los distritos como parte de sus campañas proselitistas, prometiendo que son la mejor opción para gobernar. Por qué no le pregunta a ese candidato: “¿Cuándo fue la última vez que consumió algún producto ilegal?”, si le contesta que “nunca”, está mintiendo y le habrá dado la pauta a usted, por quien no emitir su voto…

 

* Es directora General

de la Agencia Notiemp

Twitter @adrianalunacruz

direccion@notiemp.com