Portal informativo de análisis político y social

SEXTO SENTIDO: EL BUENO, EL MALO Y EL FEO

SEXTO SENTIDO: EL BUENO, EL MALO Y EL FEO

Feb 11, 2012

Aunque estemos hartos de las campañas políticas, con la designación de candidatos a la gubernatura jalisciense por parte del PRI, PAN y PRD, Jorge Aristóteles Sandoval Díaz, Fernando Guzmán Pérez Peláez y Enrique Alfaro Ramírez, respectivamente, ya por lo menos es garantía que tendremos una contienda que sacará chispas. Aburrida no será. Los tres conocen lo que es el poder y también, la grilla política.

 

Todos tienen puntos fuertes que los llevaría a obtener votos por sí mismos, pero también tienen aspectos oscuros en sus carreras políticas y que seguramente saldrán a relucir durante la pugna por ganarse la simpatía del electorado.

 

Con este escenario: todo podría suceder. En caso de lograr una campaña creativa, el PRI recuperaría la gubernatura. Podría ser que Aristóteles se vaya con la inercia y se beneficie de la imagen nacional que le mantendrán a Enrique Peña Nieto. También pudiera ser que los jaliscienses emitan un voto de castigo al PAN, lo que obvio le beneficia.

 

Por otro lado, Fernando Guzmán Pérez Peláez, sacando ventaja de su experiencia política y de gobierno, podría concretar ese cuarto periodo blanquiazul en Jalisco. Es un hombre de familia, un hombre de fe, un político con cabeza fría en momentos difíciles de gobierno; lo ha demostrado en la administración de Alberto Cárdenas y Emilio González.

 

Aunque también la ciudadanía podría cobrarle a él, los errores (incluyendo la mentada) del actual gobierno. Su cercanía con la Iglesia puede ser un arma de doble filo, podría significarle beneficios electorales o todo lo contrario.

 

Y Enrique Alfaro Ramírez, que ha demostrado carácter y valentía al enfrentarse a corporativos, políticos y personajes de los considerados intocables. Por lo mismo, algunos lo toman como bravucón y provocador, otros como un líder nato. Alfaro mostró capacidad como alcalde en un municipio que antes se veía como problema, pues era considerado metropolitano sólo de nombre, no en ejercicio. Hoy a todos nos queda claro que Tlajomulco tiene trascendencia en el área urbana. Sin embargo, el talón de Aquiles para Alfaro se llama PRD. No me atrevería a decir que podría convertirse en el primer gobernador perredista, pero sí que “las izquierdas” con Alfaro como abanderado, se posicionarán en la votación, sin duda alguna.

 

Eso para la gubernatura, pero qué decir para las alcaldías. “¡Quítate, me toca!”, “¡no me quito!”, “hazle como quieras”, “mira CEN, lo que me dijo”… Si la designación de candidatos a las distintas presidencias municipales ha sido un soberano relajo, no quiero imaginar lo que serán las campañas con Partidos divididos en su interior y grupos integrados por avariciosos.

 

Con esas actitudes, el PRI está derrotándose solito, necesita buenos candidatos, limpios y con buena imagen. ¿Dónde están los nuevos cuadros? ¿Dónde quedó la sangre joven? ¡Con razón tanto alboroto, pues de dónde! No se encuentra a alguien que le pueda dar la batalla en Guadalajara a Alberto Cárdenas Jiménez, a menos que opten como lo hiciera el PAN en el Distrito Federal, convenciendo a un líder ciudadano para que sea su abanderado.

 

Ay, quien lo dijera, ya no se sabe dónde están más fuertes los trancazos, si en el combate interno partidista o en la contienda electoral para identificar al bueno, al malo y al feo.

 

* Es directora general de la Agencia Notiemp

Twitter: @adrianalunacruz

E-mail: direccion@notiemp.com