Portal informativo de análisis político y social

SEXTO SENTIDO | “El Chapo”, ¿un moderno Robin Hood?

SEXTO SENTIDO | “El Chapo”, ¿un moderno Robin Hood?

Jul 18, 2015

En iglesias de Sinaloa, los feligreses católicos con rezos y misas celebran la fuga de prisión del narcotraficante Joaquín “El Chapo” Guzmán y piden por su protección para que no lo recapturen. Una actriz expresa su beneplácito porque el capo está libre, argumenta que arreglará calles y ayudará a la gente como siempre lo ha hecho. En una entrega norteamericana de premios abarrotada de jóvenes, un artista advierte a un xenófobo repudiado que no puede llegar a ser presidente de Estados Unidos y que tenga “cuidado con El Chapo”, mientras todo el público aplaude eufórico.

“El Chapo” Guzmán ha logrado lo que parecía impensable, primero ser el lord internacional del narcotráfico incluido en la lista de los líderes más influyentes y ricos del mundo, haber burlado el sistema carcelario “de máxima seguridad” en dos ocasiones y ahora pareciera popularizarse como un moderno Robin Hood, mientras los gobiernos le ponen precio a su cabeza.

Según la historia, en la Inglaterra medieval, el héroe del pueblo robaba a quienes se habían enriquecido ilegítimamente y distribuía el botín entre las víctimas de los ricos, debido a su gran corazón. El bandido era perseguido por las autoridades y protegido por la gente en el Bosque de Sherwood. La fama del príncipe de los ladrones se alimentó de la injusticia, los abusos y la opresión de gobernantes.

No es de extrañar que la desilusión, el hartazgo por la corrupción y la injusticia reinante lleve a muchos a admirar a delincuentes, en esa anhelada reivindicación de los pobres y de las víctimas de ilícitos quienes nunca ven la justicia. ¡No importa si son delincuentes, lo que vale es que son eficientes y miran a lo grande! Mejor habríamos de preguntarnos si es el camino indicado para una nación y su juventud.

En la historia de México ya contábamos con un Robin Hood en la persona de Pancho Villa. Doroteo Arango tuvo que trabajar duro desde niño tras la muerte de su padre, por defender a su hermana se convirtió en asesino y fugitivo porque el occiso resultó ser un personaje de poder.

Doroteo se escondía en las montañas, era el bandido generoso, robaba ganado a los ricos para sobrevivir y ayudar a los pobres de la región. Se hizo revolucionario con el objetivo de regresar la tierra a los campesinos, por ello gozaba de admiración y popularidad. Pancho Villa igual era odiado que amado.

Sin embargo, “El Chapo” tiene una ventaja sobre Pancho Villa, vive en los tiempos de la internet, ha logrado burlar al gobierno en dos ocasiones y de paso ha exhibido la podredumbre de la corrupción en la esfera del poder. Las autoridades no dudan de su inteligencia, capacidad de organización y crueldad, ahora habrían de sumar la paciencia, la creatividad y su habilidad corruptora.

“El Chapo” ya dejó atrás por mucho al colombiano Pablo Escobar. Ahora veremos si logran los cuerpos internacionales de inteligencia recapturarlo antes de que se convierta en el popular y moderno Robin Hood.

adriana@notiemp.com
@adrianalunacruz