Portal informativo de análisis político y social

SEXTO SENTIDO: Elisa Ayón = vergüenza de género

SEXTO SENTIDO: Elisa Ayón = vergüenza de género

Dic 21, 2013

Por Irma Adriana Luna Cruz —-

En los partidos políticos, los gobiernos y hasta en los hogares, a la mujer difícilmente se le valora, hasta que se enferma o muere. En las elecciones a cargos públicos suele dársele un espacio a la fémina solo por la famosa cuota de género, hemos visto como en ocasiones al cumplir con su encomienda –ganar votos– se le reemplaza con la mano en la cintura.

Su poca valía con frecuencia es responsabilidad de sí misma. Dicen que no es extraño que “macho se escriba con ‘m’ de mamá, con ‘m’ de mujer”. Es la mujer la que permite o hasta inculca en sus hijos, patrón y compañeros de trabajo, esa falta de respeto. Ella misma no se valora.

En estos días se siente vergüenza de género, una mujer lo provocó: Elisa Ayón. Ella se jacta de pertenecer al género femenino y está convencida que por eso le hacen “canalladas”. Pero ella es tan transparente, tan pura, tan incorruptible, que hará públicas decenas de “verdades” de sus corruptos compañeros de trabajo. O sea, está aceptando que sabe de ilegalidades y guardó silencio por conveniencia… vaya, ni siquiera profundizo en su polémica historia política-magisterial.

A Elisa Ayón, la mayoría de los tapatíos no la conocía hasta hoy, nunca han entablado una conversación con ella, desconocen su trayectoria política pero hicieron una imagen de ella con una grabación de audio que revela a una persona con poca ética.

Grabación que por cierto ella desconoce a pesar de que en la conversación completa se escucha que le hablan por su nombre, por el título regidora y que la voz femenina acepte que está en el gobierno. Bueno ella dice que no es su voz y es tan justiciera que hasta presentó públicamente a la responsable. Si fuera inteligente Elisa investigaría primero cuántos creyeron su versión, obtendría como respuesta el nivel de credibilidad que goza.

Dice un sabio y popular slogan que “entre mujeres podemos despedazarnos, pero jamás nos haremos daño”, aunque en el caso Ayón hasta esa frase cambiaría: “La mujer puede despedazarse sola y de paso, causar daño a todos”.

Una teoría de lo sucedido, sin tener pruebas, es que simplemente Elisa le fue fiel a su partido por años y también aprendió a actuar por su cuenta, su corrupción fue tal que superó a maestros hasta volverse incómoda. Ella en su soberbia, desvergüenza, afán de dinero y poder, o lo que sea, endureció su conciencia y no se percató de lo impropio de sus actos.

Con este escándalo que protagoniza Elisa ya hizo un gran daño a su partido porque deja claro que la corrupción sigue imperando en el gobierno, y de paso también afecta a todos los políticos, evidenciando de nueva cuenta el por qué del descrédito que la ciudadanía le tiene a esa clase. ¡Y todo en vísperas de un proceso electoral intermedio!

Otra frase publicitaria podría resultar hasta profética es: “Elisa antes del fin del mundo”, un mundo propio y político. Lo peor, es que con Elisa o sin ella, la corrupción seguirá ahí. Se siente vergüenza de género, no por el linchamiento político y nula autocrítica, sino porque ésta mujer que se colocó a sí misma en la lista que en México encabeza Elba Esther Gordillo.

* Es periodista multimedia
Twitter: @adrianalunacruz
adriana@notiemp.com