Portal informativo de análisis político y social

SEXTO SENTIDO | Las damitas del Congreso

SEXTO SENTIDO | Las damitas del Congreso

May 16, 2015

En el Congreso del Estado, durante la comparecencia del Fiscal General ante diputados se impuso la falta de equidad, la masculinidad. Las legisladoras nunca representaron a esas madres de familia preocupadas por sus hijos, que les han quitado los permisos para ir a fiestas nocturnas a raíz de los narcobloqueos. Sí, ahí estaban nuestras diputadas muy bonitas, pulcramente arregladas, luciendo bolsas de marca, maquillaje envidiable y uñas con manicure impecable. Sólo calentando el asiento. ¡Vergonzosamente, calladas!La presidente del Congreso, Gabriela Andalón, Alhia Sánchez, Verónica Delgadillo ni la mano levantaron, mientras que Idolina Cosío pidió al diputado presidente la palabra, pero cuando le tocaba dijo: «ya no». ¿Qué les pasa? ¿Y para eso quieren ocupar más curules? Se siente vergüenza de género. La voz de esas madres angustiadas con miles de preguntas para el fiscal sobre los riesgos en la integridad de sus hijos nunca se escuchó.Con tristeza apareció la inferioridad, la debilidad de la mujer, la poca representatividad, el nulo empoderamiento del que tanto se habla.

En la historia abundan las frases misóginas. El filósofo griego Aristóteles decía que «la hembra es hembra en virtud de cierta falta de cualidades». Entre los escritores clásicos, Voltaire decía: «las mujeres son como veletas: sólo se quedan quietas cuando se oxidan». Qué decir de los políticos mexicanos que exhibieron sus pensamientos de las féminas con frases que les nacieron del corazón. Vicente Fox en el año 2000, cuando dijo que todavía no daría a conocer su gabinete «vamos a darle emoción; es como las mujeres cuando están bailando: si llegan a enseñar el tobillito nada más, es cuando se pone bien la cosa». O en febrero del 2006 cuando dijo que «ahora el 75% de los mexicanos ya tienen lavadoras, y no precisamente de dos patas». Y el actual presidente, Enrique Peña Nieto que respondió hace dos años, cuando le preguntaron cuánto costaba el kilo de tortillas: «no soy la señora de la casa». Como diciendo que la responsabilidad exclusiva del género femenino es el abasto de alimentos.Hombres y mujeres somos el complemento, equivalentes, por lo que pretendemos trabajar en las diferencias como un valor agregado para el bien común.

«Una actitud flexible es una actitud dispuesta a entender sin prejuicios lo diferente, pasemos del adjetivo a una acción concreta…, ¡porque queremos una vida sin violencia!»

Estas frases fueron extraídas de un trabajo de Ermila y Rosalba Madrigal para la Benemérita Sociedad de Geografía y Estadística del Estado de Jalisco. Lo que queremos enfatizar es que los siglos siguen transcurriendo y las mujeres están ocupando lugares en las esferas del poder, pero no es para calentar asientos, es para levantar la voz, para proponer, para trabajar, para cambiar las circunstancias a favor de todos.Durante los narcobloqueos una imagen viralizada en las redes sociales exhibió la garra femenina, es la de aquella madre que va a la tienda de autoservicio con un arma de alto calibre y abastecida de balas preguntando: ¿quieren algo?Mientras que las damitas del Congreso se quedan calladitas en el tema de la inseguridad. A ellas les recuerdo las palabras del escritor Gabriel García Márquez: “En todo momento de mi vida hay una mujer que me lleva de la mano en las tinieblas de una realidad que las mujeres conocen mejor que los hombres y en las cuales se orientan mejor con menos luces”.