Portal informativo de análisis político y social

SEXTO SENTIDO: MENTES BRILLANTES Y CUERPOS SIN LÍMITES

SEXTO SENTIDO: MENTES BRILLANTES Y CUERPOS SIN LÍMITES

Nov 19, 2011


Recientemente en nuestra urbe se dieron cita mentes brillantes y cuerpos incompletos, pero con capacidades sin límite; irónicamente convivieron con manos, colas y lenguas largas de algunos políticos. Centenares de atletas con alguna discapacidad motriz lograron hazañas deportivas increíbles, dieron cátedra de lo que significa poseer alta autoestima y pensamientos positivos.

 

Estas personas físicamente “incompletas” nos enseñan que nuestra visión de lo “completo” está distorsionada. Así, poseemos manos, piernas, brazos funcionales, pero padecemos discapacidad intelectual, emocional, moral o espiritual, y por tanto somos infelices frecuentemente.

 

Irónicamente estos deportistas estuvieron rodeados de políticos que con lengua larga se jactaban de darle paso a la inclusión cuando sus hechos demostraban total discriminación. Igual se creen profundos conocedores de la cultura incluyente, cuando siguen diciéndole “cieguito” a los débiles visuales, o “gente con capacidades diferentes” a quienes enfrentan alguna discapacidad motriz.

 

Vergonzosamente con palabras y actos mostramos nuestra ignorancia y discriminación en el trato hacia las personas con discapacidad, en cambio ellos como muestra de empatía –aunque se dan cuenta de los desaciertos y hasta groserías–, suelen soportarnos silenciosamente.

 

Sin embargo, algunos de nuestros atletas sobresalientes, exhibieron las incoherencias del discurso político, que por un lado celebra y alaba los triunfos en los Parapanamericanos, pero por otro les mendigan apoyos y becas deportivas, e incluso escolares.

 

¿Por qué pareciera que ciudadanos y políticos hablan diferente lenguaje? Nick Vujicic, australiano nacido sin extremidades superiores e inferiores –que ha logrado una vida plena tanto en el ámbito personal como profesional– en su más reciente visita a Guadalajara, lo explicó fácilmente: “Todo radica en el corazón de los políticos, sus motivaciones suelen ser diferentes al resto de la población. Su visión rara vez es priorizar el bienestar de los demás, porque sus intereses van primero”.

 

Por otro lado, en estos días presencié una escena que me hizo recobrar la sensación de que la confianza hacia la autoridad, no está del todo perdida en la sociedad: una niña con síndrome Down rodeaba con sus manitas el cuello de un militar –sin tener una mínima pizca de temor–, mientras el uniformado, con gran ternura en su mirada, la llevaba entre sus brazos para subirla al caballo y que tuviera su sesión de equinoterapia. A unos pasos de distancia, la madre de la pequeña externaba un delicado “gracias”, entre sus labios.

 

Y finalmente, entre las mentes brillantes, quiero referirme a la del profesor, Alfredo Morales del Río, que con su nuevo sistema matemático definido como “trierniones”, podría modificar la codificación informática y revolucionaría aplicaciones tecnológicas desde la telecomunicación hasta la medicina.

 

Durante una hora de explicación con respecto a su descubrimiento, nunca mencionó beneficios económicos –que seguro los tendrá–, su emoción estaba centrada en el beneficio que representaría a los demás. Así que mientras las mentes brillantes conviven en medio de nosotros, al parecer la clase política dice verlos, pero sin apreciarlos realmente, sólo se concentra en las partículas de minerales que construirán su futuro “hueso”.

 

De lo contrario, ¿dónde están las políticas públicas que constaten la urgente necesidad de promover la educación, cultura y deporte, que tanto cacarean en sus discursos?

 

* Es periodista multimedia

Twitter @adrianalunacruz

E-mail: analisis@notiemp.com