Portal informativo de análisis político y social

SEXTO SENTIDO: ¿Solito, doble o triple?

SEXTO SENTIDO: ¿Solito, doble o triple?

Ene 18, 2014

Por Adriana Luna —-

“Vivir fuera del presupuesto es vivir en el error”. ¡Esa frase cobra vigencia en estos tiempos! No es novedad, desde hace décadas se sabe de maestros universitarios que quizás por su gran sabiduría, amor al dinero o simplemente por estar embriagados de poder encontraron el secreto del extraordinario don de la ubicuidad. Por supuesto, también con las bondades que ello emana.

Estos profesores se desempeñan teóricamente en dos y hasta tres empleos simultáneos en distintos cargos públicos. Recientemente los medios de comunicación han exhibido los nombres de algunos funcionarios que cobran en la Universidad de Guadalajara como maestros o comisionados pero que también pasan tiempo completo aquí en Jalisco o en el Distrito Federal ostentando otros cargos públicos.

Hay que aplaudir a los funcionarios públicos que se levantan muy temprano, a pesar de las inclemencias del tiempo o problemas de salud, para puntualmente compartir sus conocimientos con los alumnos en los distintos centros universitarios. Un gran ejemplo de este amor al magisterio y a la Casa de Estudios es ni más ni menos que el “Caballero de la Muerte”, Mario Rivas Souza.

“A mí nadie me ha regalado un peso”, me dijo una vez, al recordar esos momentos en que la sonrisa de la corrupción se le ha ofrecido para comprar su dignidad o sus principios.

Durante décadas, a temprana hora, ha sido común ver a Rivas Souza aun apoyándose del brazo de un ayudante arribar lenta y puntualmente al aula repleta de jóvenes deseosos de absorber su sabiduría.

No me imagino a ningún alumno que antes o ahora cuestionándolo o que esté indignado por recibir la clase de un profesor de esa talla. El decano forense además ha estado cumpliendo con su trabajo en el Instituto Jalisciense de Ciencias Forenses, todos los compañeros, funcionarios y reporteros saben que su puerta fielmente se mantiene abierta mientras él vistiendo su tradicional bata blanca, revisa casos y firma autopsias.

Esos son grandes ejemplos de vida, de pasión por la profesión, amor a su alma mater y al magisterio. Pero lamentablemente son los pocos.

También nos encontramos con casos de gandallas que gustan de “los triples”, igual cobran como maestros investigadores que como funcionarios estatales y de paso en algún ayuntamiento. Sin el más mínimo empacho y a sabiendas que no dan ni la muestra de lo que debieran, se llevan a la bolsa sueldos y aguinaldos dobles o triples.

El rector de la Casa de Estudios, Tonatiuh Bravo Padilla, adelanta que analizará cada caso para confirmar que se estén cumpliendo con horarios y responsabilidades para lo que están contratados en la UdeG.

Tonatiuh niega haber sido dobletero, asegura que ha devuelto los cheques a la Universidad cuando le ha tocado cumplir responsabilidades como representante ciudadano a nivel federal.

No descarta incluso, ahora como rector de la UdeG,  regresar a dar clases porque dice, ama enseñar. Por lo pronto, cual “torita”, pero no con alcholímetro en mano sino con la lupa limpia y las tijeras afiladas se apresta para recortar a los gandallas. Sabedor que tomar un triple, ya es exceso.
* Es periodista multimedia
Twitter: @adrianalunacruz
adriana@notiemp.com