Portal informativo de análisis político y social

SEXTO SENTIDO: Un año para ¿comenzar a caminar?

SEXTO SENTIDO: Un año para ¿comenzar a caminar?

Feb 1, 2014

Por Irma Adriana Luna Cruz —-
 
Un bebé al año de edad comienza a dar sus primeros pasitos, acompañados de los aplausos y los ánimos de sus progenitores. Es cierto, algunos bebés caminan meses antes, unos tardan un poco más, y otros, nunca lo hacen.
 
Con los gobiernos suele pasar lo mismo, la mayoría argumenta que el primer año es para conocer sus herencias y sus carencias, para establecerse, para detallar el proyecto a seguir, para fortalecer las finanzas, para arrancar la chamba. Algunos lo logran meses antes, unos más tarde, y otros nunca lo hacen.
 
Ahora que se aproxima el primer año de gobierno de Aristóteles Sandoval, los políticos de oposición comienzan a sacar las sumas de las promesas incumplidas del mandatario desde la reestructuración al transporte público, la gratuidad en el servicio de camiones para jóvenes estudiantes, hasta ese anhelado empujoncito a la cultura y el empleo. Sin duda alguna, la cuenta de lo no hecho será abundante. Pero “es que apenas estamos agarrando carrera, todavía faltan cinco años”, dirán los defensores.
 
El rubro de la seguridad siempre será materia pendiente y no faltará entre los renglones señalados por los opositores. Pero también es cierto, el Ejército Mexicano con el reciente operativo se encargó de pintar el escenario claramente, siguen vigentes las sospechas de que familiares de grandes delincuentes gustan de este territorio para vivir, estudiar y divertirse.
 
Los uniformados de la Sedena también dejaron claro que tienen mejores resultados cuando trabajan solitos, sin fuga de información en las localidades. Ese es un duro golpe, la desconfianza duele.
 
El operativo de la milicia en Patria Universidad dejó al descubierto otro delicado punto: “Nadie sabe quién está al otro lado de la puerta”. Algunos vecinos de esa zona residencial en Zapopan están optando por vender sus viviendas, ya no se sienten tranquilos y desconfían del que vive al lado. Tampoco confían en la prometida oferta de seguridad para la ciudadanía.
 
Muchos insisten en que urgen cambios en el gabinete estatal, que varios están nadando de muertito para ser llevados por la corriente. De todo el equipo, quizás se salvan unos cuantos funcionarios que han demostrado experiencia y efectividad laboral, lamentablemente son los pocos. Pero este mal no es sólo en el Estado, en los gobiernos municipales el panorama es triste.
 
Contamos con funcionarios públicos estatales y municipales que caminan más lento que un niño que está aprendiendo a coordinar movimientos. Los tiempos políticos son muy cortos, y las elecciones intermedias ya se aproximan.
 
Sí, el bebé tiene un año y ya se le exige correr, mostrando la fortaleza prometida en campaña y una perfecta coordinación en sus músculos, toda vez que dispusieron de mucho tiempo para prepararse… o al menos así argumentaron el largo proceso en el relevo del mando.
 
¡Ups! ¿Qué diría ese niño se supiera que ya viene su relevo?
 
* Es periodista multimedia
Twitter: @adrianalunacruz
adriana@notiemp.com