Portal informativo de análisis político y social

SEXTO SENTIDO: Un capullo para el Ejército y la sociedad

SEXTO SENTIDO: Un capullo para el Ejército y la sociedad

Feb 18, 2012

Nuestros abuelos enseñaban que se debía respetar al Ejército y a la Iglesia, hoy al parecer ya no hay confianza en nadie. Es por ello que el Ejército Mexicano está empeñado en transformar la imagen de hermetismo, insensibilidad y hasta prepotencia que tienen algunos de la milicia. Que los tapatíos olviden historias de corrupción como la que opacó la carrera del general Jesús Gutiérrez Rebollo y que todos veamos en cada soldado a una persona confiable y cercana, en medio de una descarnada lucha en contra del crimen organizado.

 

Antes, los niños casi nunca veían en la calle a militares, salvo en desfiles, aunque su juego favorito fuera la guerra con soldaditos de plástico, moviéndose entre la tierra y el lodo. Hoy nos hemos acostumbrado a ver con frecuencia, carros repletos de militares en un combate a la delincuencia que salpica sangre y también lodo (corrupción), o por las tragedias climáticas que hemos padecido.

 

Pero lamentablemente, los comentarios que suelen escuchar nuestros pequeños sobre los soldados no son de respeto, todo lo contrario; oyen cómo los adultos desacreditamos su labor, llamándolos incluso violadores de derechos humanos. La milicia está convencida que sólo acercándose a la sociedad, podrá ganar la batalla en contra de la delincuencia que se arraigó por décadas en cada rincón del territorio nacional. Para lograrlo, tiene que someterse a cambios internos y externos, al igual que una oruga se protege dentro del “cocoon”, preparándose para una transformación majestuosa.

 

El Ejército ha recibido la instrucción de sus altos mandos para que enfrente un proceso de apertura hacia la sociedad y que ésta conozca su labor; sólo así podrá comprender cuán importante es que se vista de verde y participe desde su trinchera en la lucha contra los criminales. Los militares han asimilado que es la participación social y no solamente el respeto ciudadano, lo que permitirá concretar un México mejor, así que han comenzado su transformación.

 

El trabajo de apertura con medios de comunicación y sociedad, su capacitación cotidiana reforzada con cursos sobre derechos humanos que realiza la V Zona Militar (que incluye Jalisco, Nayarit, Aguascalientes, Zacatecas y Colima) a cargo del general Genaro Fausto Lozano, ha sorprendido incluso a sus superiores.

 

Grandes golpes contra el crimen se han dado gracias a denuncias anónimas, aunque lamentablemente en Jalisco de 10 llamadas que se reciben para denunciar ilícitos relativos al narcotráfico, sólo una es real. “Pero tenemos que ir a todas”, expresó el comandante de la XV Zona Militar, general Gilberto Hernández Andreu, mientras recorría el narcolaboratorio localizado en Tlajomulco, en el que se hizo el histórico aseguramiento de 15 toneladas de metanfetaminas, por cierto, golpe gestado tras una denuncia ciudadana.

 

Ahora los militares en medio de su rígida disciplina, suelen lidiar con impuntualidad y convivencia de reporteros ávidos de información, así como falsas llamadas ciudadanas, sabedores que así hay que empezar una profunda transformación. Los jaliscienses sin lugar a dudas hemos iniciado cambios, pero de hábitos cotidianos para protegernos del crimen, así que ¿por qué no tomarles la palabra y comenzar a integrarnos al capullo?

 

La metamorfosis en la milicia, acompañada de un proceso similar en nuestra sociedad, podría desencadenar una nación que recupere valores como respeto, confianza y amor, mientras defiende a su patria. Este proceso interno llevará tiempo para que logre su esplendor… en tanto, ¿cómo va usted con su crisálida?

 

* Es directora general de la Agencia Notiemp

Twitter: @adrianalunacruz

E-mail: direccion@notiemp.com

 

%d bloggers like this: