Portal informativo de análisis político y social

TECOS VUELAN EN PICADA, ¿EL FIN DE UNA ERA?

TECOS VUELAN EN PICADA, ¿EL FIN DE UNA ERA?

Oct 1, 2011

Nadie pensaba hace 30 años que los Tecos (Estudiantes les llaman ahora) llegarían tan pronto al máximo circuito del futbol mexicano. Ni pensaba que serían tan pronto campeones. Tampoco pensaban que iba a ser prácticamente imposible conquistar a la afición jalisciense. Y menos pensaban en la manera de poner fin a la historia, como parece inevitable.

¿Por qué no trascendió Tecos en el cariño de los aficionados? ¿Qué le hizo falta? Niegan que esté en venta aunque todo indica lo contrario, y aunque no lo vendieran, este equipo está prácticamente muerto en el gusto de la afición desde hace tiempo. Se convirtió en una carga insostenible para la Universidad Autónoma de Guadalajara (UAG), que de pronto se ve golpeada por una fuerte crisis económica y está vendiendo la mayoría de propiedades que en lugar de ser negocio, le generan fuertes pérdidas, entre ellas el equipo de futbol de Primera División.

 

PROYECTA EL FUNERAL DEL HIJO

Encabezado por Antonio Leaño Reyes, nació el proyecto y aterrizó en 1971 con su aparición en el terreno del futbol profesional en la Tercera División. La idea de que fuera conformado sólo por estudiantes de la UAG se complicó porque hubo problemas para entrenar, estudiar y viajar, sobre todo en temporada de exámenes y vacaciones. Hoy el propio Antonio Leaño Reyes (aunque lo desmiente), dicen que encabeza la desaparición de Tecos en el máximo circuito del futbol mexicano. Es decir, el propio padre prepara el funeral de su hijo.

En medio de esa vorágine de problemas que vive actualmente la UAG, en que ya no existen ÚNICO como ente educativo, en que ya fue liquidado el periódico diario Ocho Columnas, fueron vendidas también (se dice) las gasolineras, ahora es el equipo de futbol Tecos el que está en la mira. Debe doler, sin duda, que el proyecto fracasó. Como debe doler que ante el fuerte rumor de su desaparición, nadie levante la voz, nadie se rebele o se oponga a tal muerte anunciada. Un equipo sin afición es un equipo muerto. Que en 30 años no ha trascendido como se deseaba, que no gana adeptos ni convoca multitudes, está enfermo de gravedad e inevitablemente condenado a la tumba, como parece ser el caso de estos Estudiantes Tecos.

Antonio Leaño Reyes, padre de este proyecto y actual rector de la UAG, niega que el plan sea ese, y por el contrario asegura que sólo “se está en busca de socios para poder solventar las necesidades de Tecos, para permanecer en el máximo circuito y que sigan en Guadalajara”, porque la carga económica es demasiado fuerte ya para la UAG (Zapopan es su sede). Ser imagen de la UAG tanto a nivel nacional como internacional, fue uno de los objetivos, y se logró por poco tiempo cuando este equipo vivió sus mejores momentos, para atraer buen número de estudiantes.

 

AYER MARAVILLA FUISTE…

Después de su ingreso al futbol profesional en Tercera División, Tecos ascendió a la Segunda División, de la mano del técnico Guillermo “Tigre” Sepúlveda (Campeonísimo con el Guadalajara), en la temporada 1972-73, torneo para el que se reforzaron con jugadores como Felipe de Loza, Arturo Gómez, Guillermo “Didí” González, Arturo Jáuregui, “Charro” Rodríguez y Sergio Quirarte.

Tecos hizo una gran campaña en la temporada 1974-75 y comandado por el técnico Everardo “Cuate” Villaseñor (qepd), llegó a la final por el ascenso, el que logró tras vencer en juego de desempate al Irapuato por 1-0, con gol de Salvador Barba en el Estadio Azteca, el 5 de julio de 1975. Su debut en el máximo circuito fue el 3 de septiembre ante Puebla, pero es hasta el 29 de octubre que logra su primer triunfo ante los Gallos del Jalisco (ya desaparecidos de Primera División), 0-2 en el Estadio Jalisco. Al final, Tecos ocupó el sitio 8 y clasificó a la Liguilla, aunque fueron eliminados en cuartos de final por el América.

Por las filas de Tecos han pasado grandes entrenadores y jugadores. En 1978, después de ser la sensación en el Mundial de Argentina ‘78, llegó para tomar las riendas del equipo el austriaco Helmut Senekowitsch.

Para 1979, Horacio Casarín es el nuevo técnico y Tecos durante su pretemporada gana en España el trofeo Sol de Valencia. Pero después de 10 jornadas en el futbol mexicano, hay cambio de técnico nuevamente y llega el argentino Luis Grill. En este torneo lo máximo que logran el subcampeonato de goleo con el paraguayo Hugo Enrique Kiesse, con 24 anotaciones.

En la temporada 1980-81 llega a la dirección técnica el uruguayo Carlos “Tanque” Miloc. Tecos logra una gran campaña imponiendo un récord de 20 juegos consecutivos sin derrota, pero al final el equipo se “desinfla”, se dijo en su momento debido a problemas entre Carlos Miloc y Hugo Enrique Kiesse que afectaron el funcionamiento general del plantel.

Y así comenzó el desfile de directores técnicos por Tecos. Llegó el español Héctor Núñez en la temporada 1981-82 y con él la aparición de quien es considerado uno de los mejores delanteros extremos en el balompié mexicano: Javier “Chícharo” Hernández, quien surgió de las Fuerzas Básicas del plantel universitario.

Tuvo una dupla de entrenadores: los Diegos, Diego Mercado y Diego Malta quienes en la temporada 1983-84 hicieron una buena campaña pero fueron eliminados por Chivas en Cuartos de Final.

Javier de la Torre (qepd), quien fuera técnico del Campeonísimo Guadalajara, llegó en la temporada 1984-85, pero en la segunda mitad del torneo dejó su lugar para el regreso del argentino Luis Grill. Otra figura que desfiló por Tecos, después de una destaca actuación en el Mundial México ‘86 fue el mediocampista uruguayo José Luis “Oso” Salazar, quien logró el título de goleo marcando la mayoría en tiros de penal a lo largo del campeonato.

No podía faltar el yugoslavo Bora Milutinovic en la temporada 1988-89, quien dejó el equipo clasificado a la Liguilla por el título cuatro jornadas antes de que terminara el torneo regular para irse a dirigir a la Selección Nacional de Costa Rica. Su lugar lo ocupó quien fuera su auxiliar Juan Manuel Álvarez. Pero Tecos finalizó como último en su grupo, de los dos que se hicieron para sacar a los finalistas.

 

EL DISEÑO DEL CAMPEÓN

También llegó el brasileño Francisco “Formiga” Ferreira a la dirección técnica en la temporada 1990-91. Fue aquí que comenzó a diseñarse el equipo que después sería campeón. Se trajo a los jugadores brasileños Osmar “Pantera” Donizete y Marcelo Gonçalvez, José Luis Salgado, Guillermo Vázquez y Mauricio Gómez, a quienes se sumarían después, con la llegada de Víctor Manuel Vucetich en la temporada 1993-94, elementos como Porfirio Jiménez, Jaime Ordiales, Alan Cruz, Roberto Medina, Edson Zwaricz, Claudio Morena y los jóvenes Eustacio Rizo y Duilio Davino.

Este equipo finalizó como líder general con 51 puntos, fue el más goleador con 49 tantos, y la mejor defensa con sólo 26 goles en contra. Además su portero Alan Cruz impuso récord con 737 minutos sin recibir anotación. Sus líderes en la cancha eran los brasileños Donizete y Gonçalvez. Estaba para campeón, y lo fue tras derrotar en la final a Santos Laguna el 30 de abril de 1994, con gol en tiempo extra marcado por el brasileño Osmar “Pantera” Donizete, para un global de 2-1, para alzar el que es hasta hoy su primer y único título en el futbol mexicano de Primera División.

Ese era un equipo que agradaba con su futbol más que equilibrado. Incluso, el presidente del plantel en ese entonces, Juan José Leaño, dijo que “a Vucetich se le hará contrato por 20 años”, cosa que no sucedió.

Vendrían después técnicos como el peruano Julio César Uribe ex jugador tecolote, Luis Fernando Tena, el regreso de Víctor Manuel Vucetich que dejó en problemas de descenso al equipo. Se trajo también al uruguayo Eduardo Acevedo, otro ex jugador tecolote. Pero sería Daniel “Travieso” Guzmán quien vendría a terminar con el problema del descenso y en su segundo torneo al frente del equipo lo llevó incluso a la final, la que perdió ante América.

También desfilaron jugadores como el camerunés David Embé, el brasileño Amarildo Soares, el serbio Zdenko Muf, Reinaldo Navia, Wilmer Ortegon, Sandro André da Silva, el africano Joseph Marie Tchango, Patricio Camps, Juan Manuel Azconzábal, Jorge Santillana, sin olvidar al chileno Gamboa, el uruguayo “Polilla” da Silva, y tantos más.

 

FALLÓ FRANGIE

En 2009, el 25 de mayo, cambió su apodo de Tecos por el de Estudiantes, en busca de generar más atracción entre el estudiantado de la UAG, y con fines mercadológicos, pero no funcionó. Este proyecto de renovación vino de la mano con la llegada del empresario Juan José Frangie, quien había estado antes con Chivas del Guadalajara. Usaron el slogan de “La pasión se transforma, siempre fuimos, somos y seremos Estudiantes”.

Cambiaron también los colores del uniforme, pasando de ser blanco y rojo a vino y oro. El escudo del club también se transformó, el tecolote en el escudo cambió y ahora se muestra con las alas abiertas. Crearon su himno que tampoco se reflejó en la cancha, como tampoco el nuevo slogan de Cada vez Somos más, pues resulta que cada vez son menos, y el himno titulado “Que se sienta”, creado por el grupo Plastiko, nomás no se siente. Así, Tecos parece llegar al final de su historia, y quien diseñó su nacimiento, Antonio Leaño Reyes, hoy parece diseñar, con dolor, su funeral.

 

E-mail: patabola@hotmail.com

One comment

  1. Rubén Romero Lezama /

    Felicidades mi apreciado y querido amigo Luis Fermín, por esa síntesis que nos hiciste de los “Tecos” de la UAG, o “Estudiantes”. En cuanto a que Toño Leaño, está diseñando su funeral. Es cuestión de enfoques, pues recuerda que esto es un negocio y si ya no da o nunca dio, es hora de tramitarlo, como sucedió con Leones, Leon,Tampico-Madero, etc.