Portal informativo de análisis político y social

TERCERA INSTANCIA | ¡A tiras y tirones!

TERCERA INSTANCIA | ¡A tiras y tirones!

Ago 27, 2016

 Por fin el Congreso de Jalisco logró decidir quiénes son los nuevos comisionados para el Instituto de Transparencia de Transparencia, Información Pública y Protección de Datos Personales del Estado de Jalisco (ITEI), aunque hubo ciertas sorpresas para algunos políticos y hasta al joven diputado independiente Pedro Kumamoto, le aplicaron el «chamaqueo».

Durante más de seis semanas estuvo inactivo el ITEI, debido a la falta de seriedad y profesionalismo de quienes tienen la responsabilidad para seleccionar a los integrantes del organismo y hasta a los diputados los metieron en problemas.

Entre vacaciones y errores garrafales en la selección de los nuevos comisionados, se pasaron las semanas, sin importarle nada a la presidente del ITEI, Cynthia Cantero Pacheco, quien parece haberse salido con la suya, al lograr que su hoy excompañero Vicente Viveros no ocupara el cargo de nueva cuenta, con todo y su gran experiencia y reconocimiento general.

Existen personas que todavía se sorprenden que representantes populares de distintos partidos políticos se repartieran el pastel en los nombramientos de comisionados y otros cargos públicos, pero ya es conocido que si el Congreso del Estado y del gobierno federal está conformado por políticos militantes de institutos electorales, es natural que vean por sus intereses, no se sabe si es para bien o no pero así ha sido.

Está el ejemplo de Vicente Viveros, que hasta donde se sabe llegó al ITEI hace cuatro años con el apoyo de los diputados panistas y resultó ser muy responsable y profesional, pero ahora parece que no logró ese consenso con todo y haber logrado la más alta calificación, así son las cosas en el mundo de la política.

  

¡De visible a invisible!

Ahora resulta que nadie conocía, ni tenía tratos con Sergio Kurt Schmidt Sandoval, arrestado hace unos días por su presunta conexión con el Cártel Jalisco Nueva Generación.

Por muchos años asistía a eventos del gobierno y particulares, también a los mejores restaurantes de Jalisco y se codeaba con políticos de casi todos los partidos políticos, sobre todo en la pasada administración de Emilio González Márquez.

Sergio Schmidt recorría el estado en lujosos vehículos y casi siempre con personas armadas que lo cuidaban, pero nadie decía nada y mucho menos lo cuestionaban.

Tal parece que todos los organismos policiales locales y federales tampoco lo veían, mucho menos lo tenían como un presunto delincuente como ahora lo etiquetan.

Tanto inteligencia militar del Ejército Mexicano, el CISEN de la Secretaría de Gobernación, la agencia de investigación de la Procuraduría General de la República, la policía investigadora de la Fiscalía General de Jalisco y la dependencia de seguridad de Jalisco y de varios municipios, nunca decían nada y menos hacían contra quien ahora dicen que es un importante operador de la delincuencia organizada.

La desgracia le cayó a Sergio Schmidt, y ahora le investigan a toda su familia, hijos y esposa, quienes para algunas personas no deben de tener culpa de los presuntos actos ilegales que haya cometido su familiar, pero la persecución está en grande.

También llama la atención que importantes actores políticos se deslindan de cualquier amistad o relación con Schmidt, y hasta se quejan que los quieren desprestigiar relacionando cualquier conexión con él.

Una vez más nos damos cuenta que mientras no sea señalada una persona se le califica como exitosa y buen amigo, pero en cuanto cae en desgracia todos les voltean la cara y entonces se asombran de todo.

Hay que esperar que sigue en esta obra de la vida real.

¡Ya metió orden el gobernador!

Tuvo que intervenir el gobernador Aristóteles Sandoval Díaz para intentar meter orden en la Secretaría de Infraestructura y Obra Pública (SIOP), donde una funcionaria supuestamente hacía lo que quería y sobre todo era la encargada de pedir cuotas a quienes les asignaban obras.

La mujer identificada como María Luisa Martínez se desempeñaba desde hace varios años como directora de Seguimiento, Evaluación y Desarrollo Institucional de la misma SIOP, quien hace días fue señalada directamente por representantes de los empresarios y principalmente la Coparmex Jalisco, sindicato patronal.

Lo raro del asunto es que los dueños de constructoras e ingenieros no señalaran directamente a María Luisa, supuestamente para evitar represalias y así se manejaron durante años obligados a entregar los llamados «moches» en cada una de las ministraciones que les entrega la dependencia a cargo de Roberto Dávalos.

Vale la pena señalar que el responsable de la SIOP está como los maridos engañados, pues no se daba cuenta de las posibles dádivas obligadas que la señora Martínez exigía a los contratistas y por lo pronto ella pidió licencia para separarse del cargo, lo que quiere decir que no ha sido despedida hasta que se le comprueben los señalamientos y quién sabe si los temerosos afectados lo hagan, ya veremos.

mobago1948@gmail.com