Portal informativo de análisis político y social

TERCERA INSTANCIA | ¡Aparecen más protestas contra Uber!

TERCERA INSTANCIA | ¡Aparecen más protestas contra Uber!

Jun 27, 2015

La impunidad con la que continúa trabajando la empresa UBER y otras compañías similares, propician inconformidad entre prestadores del servicio de autos de alquiler, tanto de los dueños de unidades pero más entre los choferes conocidos como taxistas.

Sin que ninguna autoridad haya logrado conocer a ciencia cierta cuántos autos tienen en activo, cuánto dinero perciben cada día y lo más grave que no pagan impuestos, ni permisos por el traslado de personas que diariamente realizan en diferentes ciudades de la República Mexicana.

Desde hace varios meses fueron detectados los vehículos que controla la empresa UBER y otras más, pero solamente en Jalisco la Secretaría del Trabajo y Previsión Social, a través de su titular Jesús Eduardo Almaguer Ramírez, se ha encargado de investigar la relación laboral de los conductores de taxis disfrazados y de las señaladas compañías presuntamente encubiertas.

En el Estado de México, las autoridades han puesto freno a que operen vehículos contratados o afiliados a UBER, por no estar contemplado ese tipo de servicio en sus leyes y reglamentos locales.

El pasado jueves el portal de la internet nombrado la nación.com, del diario Argentino del mismo nombre, publicó la protesta de taxistas en París, Francia, los cuales se oponen tajantemente a que opere UBER en esa importante ciudad europea y en el resto de Francia.

Según la información que debería de ser advertencia en otras entidades, pues «Miles de taxistas en huelga se manifestaron el jueves en París, en sus aeropuertos y en otras ciudades de Francia para denunciar la «competencia salvaje» de UberPOP, como se conoce al servicio de transporte de viajeros en coches particulares que presta Uber en Europa».

Los inconformes hicieron «operaciones tortuga y bloqueos de estaciones ferroviarias y aeropuertos crearon importantes perturbaciones en el tráfico. Las manifestaciones desembocaron en algunos casos en enfrentamientos e incluso en incendio de vehículos.

Se dice en la nota que el ministro del Interior, Bernard Cazeneuve, pidió la calma a los taxistas inconformes y que pidió al jefe de la policía local que decretara la prohibición de actividades de UberPop, empresa que ya cuenta con antecedentes que buscan restringir su actividad en Francia.

También en el noroeste de París varios trabajadores del volante irritados tomaron por asalto e incendiaron automóviles de dos conductores de los denominados vehículos de transporte de chofer (VTC), por lo que tuvieron que intervenir policías antimotines y bomberos, pero también hubo petardos y volcaron contenedores de basura en las calles.

La irritación de los taxistas parisinos también se mostró en el aeropuerto de París-Roissy, donde fueron bloqueadas tres terminales y también en varias colonias de los alrededores de la Ciudad fue perturbada el libre tránsito para los pobladores.

En la misma publicación se da cuenta que los sindicatos ahí sí luchan por sus agremiados. «El objetivo es ocupar el espacio, porque estamos verdaderamente hartos», declaró Karim Asnoun, del sindicato CGT. «Nos vemos obligados a pasar por esta etapa de radicalización», explicó por su parte Abdel Ghalfim del sindicato CFDT.

En otras ciudades como en Toulouse, 40 taxistas bloquearon el acceso a la estación de trenes y un centenar en la entrada del aeropuerto, también en Marsella hicieron desmanes en señal de la inconformidad por la operación que hacen los señores de esa compañía, al igual que en Burdeos, pararon los taxis alrededor del Palacio de Justicia para «pedir justicia».

Tal parece que en Francia los choferes de UberPOP están prohibidos, pero siguen operando, dijo el taxista Fabrice Moreau, quien declaró a la agencia AFP, «Nosotros tenemos todos los inconvenientes, tenemos que pagar la licencia, tenemos tarifas que nos son fijadas y la prohibición de concertar precios por periodos».

Vale la pena decir que también apuntan hacia el gobierno la tibieza con la que aplican la ley contra ese tipo de servicio y se dice que «desde hace varios meses el grupo estadounidense de Vehículos de Transporte con Chofer (VTC) Uber se enfrenta al Estado francés a propósito de su aplicación para teléfonos móviles UberPOP, un servicio que pone en relación a pasajeros con conductores no profesionales que transportan a los primeros en sus automóviles personales por un precio muy bajo».

Se asegura que UBER presta el servicio en el país europeo a unos 400 mil usuarios de UberPOP, los cuales son choferes no profesionales, no pagan ni tienen cotizaciones sociales, ni pagan impuestos por sus actividades, como aquí en Guadalajara, no están asegurados profesionalmente y lo más grave no tienen formación profesional obligatoria para ser choferes, que es una exigencia en Francia.

Los sindicatos apoyan a sus afiliados y los llaman a no responder con provocaciones, que están en estos momentos en grave tensión para evitar agresiones a clientes o conductores de la multicitada empresa.

Los taxistas culpan al gobierno de hacer oídos sordos desde hace varios meses, dijo un líder sindical.

Por lo menos en Francia UBER es investigada desde el año pasado y esta compañía norteamericana tiene prohibida sus actividades en Alemania y está bajo proceso judicial en Holanda y en España, según señala la publicación.

Ahora queda esperar lo que hagan las autoridades locales de Jalisco, principalmente la Secretaría de Movilidad y Transporte, la directamente responsable en cumplir y hacer cumplir las leyes vigentes.

Esperarán las autoridades a que los taxistas y dueños de autos de alquiler legalizados se manifiesten y exijan meter en cintura a quienes prestan el servicio de traslado de personas, por más modernas o antiguas que sean la forma de operar, es la duda por despejar, se espera que no corra la sangre en la vía pública.