Portal informativo de análisis político y social

TERCERA INSTANCIA: ¡Asustan con el petate muerto!

TERCERA INSTANCIA: ¡Asustan con el petate muerto!

Mar 15, 2014

Por Modesto Barros González

Tal parece que no dan paso sin huarache y a como dé lugar quieren enriquecerse más, tal podría ser el caso del empresario constructor Francisco Cornejo Reynoso, quien busca que se autorice la venta del desarrollo que se denominó “Villa Panamericana” y en la cual dice le deben 350 millones de pesos.

El presidente de la empresa Corey Integra, busca asustar que ya no tienen dinero para el mantenimiento de la Villa, ya que cuesta un millón de pesos al mes su mantenimiento.

La semana pasada en una estación de radio fue entrevistado el abogado Juan Víctor Peña Briseño, punta de lanza de la defensa de Francisco Cornejo Reynoso, a quien defendió a capa y espada –como era de esperarse– al asegurar que en un mes ganarán el juicio para poder vender los 650 departamentos de la ex Villa Panamericana.

Peña Briseño dijo que a su cliente le deben alrededor de 350 millones de pesos y que se podría negociar con uno de los edificios y que lo podrían ocupar para atención de adultos mayores pero pagando quienes lo requieran.

Lo que todavía no está muy claro es la cuenta del gran capital que se hacen, ya que a Cornejo le deben 350 millones de pesos, a la Inmobiliaria y Promotora de Vivienda de Interés Público del Estado (Iprovipe) que supuestamente representa el 70 por ciento le deben aproximadamente 600 millones de pesos, mientras que al Instituto de Pensiones del Estado de Jalisco le adeudan otros 300 millones de pesos y todavía faltan otros cientos de millones de pesos que el gobierno de Emilio González Márquez, metió del gasto corriente.

Entonces, si el pasivo es de más de mil 250 millones de pesos dónde está el súper negocio que dijeron sería, si tenemos que a toda costa quieren vender los 650 departamentos y si se estiman en un promedio de un millón 500 mil pesos cada uno, daría un total de 975 millones de pesos, menos comisiones al equipo de ventas que se presume también sería de Cornejo Reynoso, y otros gastos en la operación de compra-venta.

A simple vista se puede ver que el único ganón es y será el constructor que ya ganó, y mucho, en la venta del acero utilizado, en la construcción, en la operación de compra los terrenos y todavía falta la pechuga de las utilidades que será cuando desarrolle los terrenos cercanos a la ex Villa Panamericana, donde ya dijo Peña Briseño, que buscan construir un Clúster Médico.

En ese Clúster Médico se construirían hospitales, hoteles, laboratorios, consultorios médicos, tiendas de renta y venta de equipos ortopédicos y más construcciones, también sin importar que se afectará la captación de agua en la recarga natural que por tantos años funciona, como ya lo hicieron con el estadio de fútbol, la Villa Panamericana, la Ciudad Judicial Federal, la Ciudad Federal Estatal, una universidad privada y otras construcciones.

Como es muy poco el interés por el cuidado ecológico de la zona denominada El Bajío, de El Arenal, y el caso es ganar millones y millones de pesos, tal parece que los ricos seguirán ganando.

Por cierto Francisco Cornejo Reynoso, ha dicho que debería de utilizarse la Villa Panamericana para estancia de personas adultas, lo que según su abogado Víctor Manuel Peña Briseño, se haría en uno de los edificios que se le adjudicara, pero en el resto de los departamentos el Gobierno tendría que adecuar y mantener las instalaciones para ese fin, o sea en lugar de recuperar su dinero el Iprovipe y el Instituto de Pensiones y el mismo gobierno, tendrían que meterle más mientras que el “vivillo” constructor se hincha de billetes.

Hay que esperar a que el gobernador Jorge Aristóteles Sandoval Díaz, no flaquee y se faje los pantalones para evitar que la zona de El Bajío de El Arenal se continúe cubriendo de concreto la superficie.

mobago1648@gmail.com