Portal informativo de análisis político y social

TERCERA INSTANCIA | ¡Deben detener los abusos!

TERCERA INSTANCIA | ¡Deben detener los abusos!

Abr 9, 2016

Ante las contingencias de contaminación que están sufriendo en la Zona Metropolitana de la Ciudad de México, la empresa Uber mostró una vez más la codicia y los nulos principios de solidaridad, al contrario aprovechó el grave problema para enriquecerse más.

La semana pasada los habitantes de la Capital de la República y de varios municipios colindantes vivieron los serios problemas de contaminantes y partículas suspendidas en el aire, a tal grado que las autoridades tuvieron que suspender la circulación de miles de automotores.

Tal medida afectó a muchas personas pero «a río revuelto, ganancia de pescadores», y los intocables, prepotentes y voraces directores de la empresa Uber, sacaron las uñas y se fueron contra los incautos usuarios del servicio.

Como los de Uber hacen lo que quieren y tienen la patente de poner sus tarifas, pues implantaron su flamante «tarifa dinámica», que eleva el costo del servicio cuantas veces ellos lo quieran, sin pedir autorización a nadie, ellos son amos y señores.

Se dio cuenta que a por lo menos un usuario tuvo que pagar 9.9 veces la tarifa normal y le salió un traslado en 1,480 pesos, mientras que a otros les encarecieron el servicio en otros niveles.

Lo más grave del asunto es el descaro que tienen los de Uber, un tal Luis de Uriarte, director de Comunicación para el Caribe, Centro América y México, fue entrevistado por varios medios de comunicación en la Ciudad de México.

En el programa de radio de Ciro Gómez Leyva, el pasado miércoles 6 de abril, Luis de Uriarte fue cuestionado y dijo «en ese sentido, si pedimos que los ciudadanos, que los usuarios entiendan que efectivamente estamos teniendo una situación muy inusual en donde la demanda se está disparando, ayer cerró en 48% más de demanda y tenemos 40% menos de coches disponibles, los socios conductores tampoco pueden circular».

El argumento que les prohibieron la circulación al 40% de las unidades de sus «socios» y al elevarse la demanda de clientes, pues aprovecharon aplicar su fabulosa tarifa dinámica y hasta Gómez Leyva le preguntó que entonces podrían cobrar hasta 50 veces el valor que ellos mismos fijan y con descaro reconoció que sí se podría llegar a dar, que es la ley de oferta y demanda la que ellos aplican.

Un funcionario del gobierno de la Ciudad de México, claramente les dijo que la Capital no es como la Ciudad de Nueva York donde manejan ese tipo de abusiva tarifa.

Desgraciadamente el poder económico y las influencias que tiene Uber les permite la impunidad y hasta dio a conocer que tienen servicios más económicos «estamos muy conscientes siempre de tratar de dar el mejor precio posible y lo que estamos haciendo también es invitando a las personas a usar Uberpool, en donde estamos dando descuentos de hasta el 40%, comparado con los viajes que se hacen en Uberx», dijo Luis de Uriarte.

En Jalisco está en estudio la decisión del gobernador de las reformas que hicieron los diputados a la nueva Ley de Movilidad y Transporte, pero los legisladores tampoco tomaron en cuenta las tarifas y mucho menos el obligar a las empresas que utilizan plataformas a aportar a un fondo de apoyo a víctimas de accidentes viales que sus «socios» tengan y de otros tipos de servicios.

En el antiguo Distrito Federal, hasta ahora descubrieron la codicia de los dueños e Uber y después del niño ahogado los quieren meter en cintura, aunque muy benevolentes dicen que devolverán dinero a los usuarios afectados y hasta bonos de descuento les ofrecerán a otros de que materialmente «asaltaron» con los cobros.

Con todo respeto, Señor Gobernador Usted todavía tiene en sus manos no dejar tan suelto a ese tipo de Empresas de Redes de Transporte (ERT), porque ya los han dejado hacer lo que quieren por casi dos años y seguramente así seguirán otros meses si es que rechaza la propuesta de los diputados, pero que se aplique verdadera mano dura ellos y para todos los demás, que la cancha esté pareja para todos.