Portal informativo de análisis político y social

TERCERA INSTANCIA | ¡Detengan su soberbia!

TERCERA INSTANCIA | ¡Detengan su soberbia!

Jun 11, 2016

El resultado en las elecciones locales en 14 entidades del país demostraron que los votantes están hartos de la mayoría de los partidos políticos y por eso dieron contra a los partidos que gobernaban sus militantes.

El partido político que su dirigencia está desatada es el PAN y su presidente Ricardo Anaya Cortés, loco se quiere volver y ya se siente el mejor dirigente de ese instituto político.

Por su parte, el exgobernador de Jalisco, exsecretario de Gobernación, exembajador de México en España, expresidente municipal de Guadalajara, exdiputado federal y exlegislador local, Francisco Javier Ramírez Acuña, da muestra de estar centrado y con los pies en el piso.

En entrevista en Conciencia Al Aire, la semana pasada y tajante dijo estar contento pero que se debe de estar muy cauto y recomendó a los militantes de su partido «en esta elección del domingo pasado, los panistas debemos de tener sentimientos encontrados, si somos honestos y si somos serios como partido político y como políticos».

Señaló que tiene sentimientos encontrados porque por un lado es el gusto de haber ganado siete gubernaturas, «pero debemos de ser muy cautos en observar cuáles son las causas, los motivos, las circunstancias en las que se dieron cada uno de los triunfos, hay candidaturas muy hechas como la de Javier Corral… pero tenemos también otras que son realmente circunstanciales».

También es sabido que a muchos panistas se les olvida o quieren tapar que también perdieron gubernaturas como Manuel López Valdés (MALOVA) en el estado de Sinaloa, quien ganó con la alianza PAN-PRD y también el gobierno del estado de Oaxaca con Gabino Cué Monteagudo.

El exembajador en España puntualizó que «así como que la soberbia en la política se paga con la derrota, asimismo digo que en la derrota hay que tener fortaleza para enfrentarla, pero en la victoria hay que tener humildad y mi presidente nacional no demostró humildad en esa mesa redonda que todos vimos, ni llevaba los datos, ni los otros invitados».

Lo más triste de este asunto es que muchos están mareados con los triunfos y se les olvida estudiar y analizar las verdaderas causas que motivaron que los electores cambiaran de candidato por el de otro partido político.

Ramírez Acuña mandó un balde de agua fría a los miembros de su partido al decirles «tenemos que verlo con cautela, no es cierto que estamos de regreso al 18 (2018), estamos en el proceso de poder acreditar que estamos haciendo buenos gobiernos estatales, que la ciudadanía observa que estamos siendo políticos en ejercicio, que estamos tomando decisiones serias para la comunidad y que esto si lo hacemos bien de aquí a unos meses más la ciudadanía podría darnos su confianza».

Mientras tanto en Jalisco, el problema es mayor, pues panistas traicionaron a su partido en las elecciones locales pasadas y se entregaron a un partido que no logró triunfos significativos en entidades del pasado domingo 6 de junio y eso pudiera ser motivo para que en pocas semanas le «pidan, sugieran, recomienden» a su dirigente nacional Dante Alfonso Delgado Rannauro, quien tiene un negro historial y parece que no quiere reconocer que Enrique Alfaro Ramírez y sus muchachos le permitieron tener registro y prerrogativas.

Tal parece que en la capital del país ya se están manejando los hilos para mandar a «descansar» al veracruzano Delgado Rannauro, y se ha comentado entre los que saben de política que un digno presidente del Partido Movimiento Ciudadano será Clemente Castañeda Hoeflich, quien tendrá la nada fácil encomienda de limpiar los criticados movimientos del actual.

Por cierto, hablando del PMC, el líder en Jalisco, Enrique Alfaro Ramírez, parece estar encaprichado en mover el monumento a la Minerva y el costo estimado por sus colaboradores de ocho millones de pesos no tiene la mayor importancia.

Al principio dijeron que se estimaban esos ocho millones de pesos por los gastos de grúa y seguro para moverla a los terrenos del Centro de la Amistad Internacional, pero hace unos días dijeron que ya no era necesario el asegurar las maniobras y que pesa 18 toneladas la Minerva y sería muy difícil que se la robaran.

Lo raro es que al abstenerse de comprar el seguro los «expertos» funcionarios del gobierno de Guadalajara, ni siquiera informaron cuál era el costo y al eliminarlo no lo restaron, siguen con su estimación de los ocho millones de pesos para darle «mantenimiento» al monumento y posiblemente a la misma fuente, así que ya veremos la tan cacareada transparencia que dicen tener.

mobago1948@gmail.com