Portal informativo de análisis político y social

TERCERA INSTANCIA | ¡Diferentes formas de hacer política!

TERCERA INSTANCIA | ¡Diferentes formas de hacer política!

Dic 12, 2015

A pesar de haber militado muchos años en el mismo partido político, el PRI, la forma de ejercer la autoridad municipal es muy diferente entre los alcaldes de Guadalajara y de Tlajomulco de Zúñiga, lo que con el tiempo se reflejará en mejor aceptación por su trabajo.

El presidente municipal Alberto Uribe Camacho ha ejecutado acciones certeras para combatir la corrupción y poner orden en el territorio que tiene bajo su jurisdicción y que los ciudadanos decidieron que él obtuviera el triunfo en junio pasado.

En los primeros días de asumir el importante cargo, descubrió a dos policías municipales que extorsionaban a la población, inició los trámites para combatir la serie de prepotencias que ha hecho por años la empresa extranjera que administra el aeropuerto internacional, lo que no es fácil y es un «gallo» muy pesado para pelear.

También Uribe Camacho le entró de frente a los insaciables empresarios del proyecto urbanístico Bosque Alto o Santa Anita Hills, en una parte del Bosque La Primavera.

El alcalde también condenó públicamente la pasividad de la SEMARNAT en el otorgamiento de los permisos para el referido fraccionamiento, donde por cierto la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) presuntamente iniciar un proceso administrativo para revocar las licencias municipales que muchos años antes se habían emitido.

Uribe Camacho en su oportunidad comentó que: «La resolución administrativa girada por la Profepa el 22 de octubre reconoce que en la zona existen árboles similares a los que hay en el Área Natural Protegida de La Primavera y que hay evidencias de incendios forestales pero que la zona se encuentra regenerada, en pocas palabras la Profepa dio luz verde para destruir un importante ecosistema y pulmón de oxígeno de la ciudad».

El conflicto legal que todavía no termina, hasta el momento ha dado como resultado que en pleno todos los magistrados del Tribunal Administrativo Estatal emitieron la resolución de no proteger a esos fraccionadores y todavía faltarán varios juicios más que deberá enfrentar el departamento jurídico del Gobierno Municipal de Tlajomulco de Zúñiga.

Por su parte, el presidente municipal de Guadalajara, se ha dedicado principalmente a la persecución de vendedores ambulantes y dejarlos sin poder sostener a sus familias, sobre todo en esta época del año que es cuando mejores ventas tenían.

Enrique Alfaro Ramírez también se ha dedicado a acusar a las agrupaciones que tienen afiliados a los ambulantes, a decir que son militantes de partidos políticos distintos al que ahora lo llevó al poder, además a decirle al gobernador que no le cumplen en las obras proyectadas, como es el túnel de la avenida Hidalgo, por señalar uno.

En una valoración de simpatías, Alberto Uribe Camacho se lleva mucho más las palmas de la población de Tlajomulco de Zúñiga y de toda la Zona Metropolitana de Guadalajara, mientras que Enrique Alfaro Ramírez está siendo muy criticado por los afectados, lo que es natural, pero varias personas lo señalan que pelea con gente de menor peso político y de poder, aunque en unos años les esté pidiendo el voto para ocupar otro cargo de elección popular.

Con todo y que el jefe político de los señores del Partido Movimiento Ciudadano es Enrique Alfaro Ramírez, sus cuatísimos están ganándole la carrera como lo hace Alberto Uribe Camacho, el presidente de Zapopan, Pablo Lemus Contreras, quien también lleva atinadamente su gobierno.

También destaca la buena labor que lleva el diputado federal y coordinador de su fracción del PMC José Clemente Castañeda Hoeflich, y lo mismo hace el también legislador local coordinador del mismo partido en Jalisco, Ismael del Toro Castro.

A dos meses y medio de llegar al cargo los presidentes municipales de Jalisco, las mejores acciones no parecen ser de Enrique Alfaro Ramírez y ya debe de empezar a sentir frío porque sus correligionarios suman puntos a su favor y él menos aplausos se lleva, si no al tiempo.

¡Qué poca!

No cabe duda que en cuanto llegan a la presidencia del Supremo Tribunal de Justicia, lo primero que les interesa es el dinero y muy poco la impartición de justicia.

Eso fue notorio con el anterior magistrado presidente Celso Rodríguez González, quien se quiso perpetuar en esa presidencia y ahora lo hace Luis Carlos Vega Pámanes.

El pasado viernes Vega Pámanes rindió su tercer informe en el que descaradamente comentó: «Desde el Poder Judicial contribuimos no sólo con un grano de arena, sino con todo un bloque de ladrillos, para alcanzar los primeros lugares que Jalisco merece en materia de administración de justicia.

Qué bonito, bonito, bonito, bonito, lo dijo entonces en el Honorable Poder Judicial del Estado de Jalisco, nada más es para administrar justicia y no a IMPARTIR JUSTICIA como se debe de entender que es su verdadera responsabilidad.

Además Vega Pámanes parece que está enfrentándose al Fiscal General Eduardo Almaguer Ramírez, con quien debería de tener una estrecha coordinación de trabajo en lugar de estar peleando por sus muchachitos el magistrado presidente.

mobago1948@gmail.com