Portal informativo de análisis político y social

TERCERA INSTANCIA | ¡Doblan las manos!

TERCERA INSTANCIA | ¡Doblan las manos!

Jul 18, 2015

Por fin la poderosa y prepotente transnacional Uber empieza a aceptar que se le regule la operación de autos de traslado de pasajeros, por lo menos en el Distrito Federal, mientras que en Guadalajara todavía está muy lejos para que las autoridades la metan en cintura.

El gobierno del Distrito Federal está logrando acuerdos para que tanto Uber como Cabify y los taxistas logren nuevas reglas de movilidad para seguir prestando el servicio, pero todos deben de pagar por la concesión para operar y sobre todo que cumplan con los ordenamientos legales de la materia.

En el primer debate celebrado la semana pasada en la capital del país entre Uber de origen estadounidense y Cabify de España, y líderes de taxistas organizados, coincidieron en que se debe modernizar la regulación en materia de movilidad para operar.

Según nota publicada por CNN Expansión, la postura de empresas y taxistas difieren en la forma que deben regular las opciones: “El asunto creo que ya no es sobre si son ilegales o legales, sino sobre cómo se va a llevar a cabo la regulación para que beneficie a todos», dijo la abogada del CIDE, Paula Sofía Vázquez, que participó en el debate realizado este miércoles en el Laboratorio para la Ciudad.

La abogada sostuvo que tanto Uber como Cabify son ilegales porque prestan un servicio de transporte de pasajeros sin contar con una concesión, como lo marcan los artículos 9 y 52 de la vigente Ley de Movilidad del D.F.

También se reconoce que es urgente que se resuelva el problema para que las llamadas apps por el sistema que utilizan las empresas se solucionen de fondo.

La misma abogada en la entrevista con CNN Expansión, puntualizó que: «Lo que veo ahorita es una urgencia por regular Uber y Cabify, que no quieren seguir operando en este marco en el que ellos dicen que son legales y los taxistas que son ilegales. La urgencia puede hacer que falten cosas, que sólo se haga un anexo y se invalide lo que causa problemas de ley. Esto es posible, aunque es una técnica jurídica deficiente», y que se debe de hacer la modernización en etapas, primero para que los sistemas coexistan y después las reformas de fondo en el Congreso del D.F.

Por lo que toca a la Zona Metropolitana de Guadalajara y otras ciudades importantes de Jalisco, tanto Uber como otras empresas similares, que se estiman son más de siete, hacen de las suyas y operan con toda la impunidad y sin que nadie los moleste, o casi nadie porque ya hay taxistas que han «sacado las uñas» y se han enfrentado con los choferes de Uber.

Como son ilegales trabajan en lo oscuro, sin que todavía autoridad alguna conozca el número de unidades que están prestando el servicio, quién les autorizó la tarifa y mucho menos la identificación oficial de los conductores.

Por ser un negocio que deja grandes ganancias, se dice que acaudalados empresarios y hasta algunos políticos ya se metieron al negocio, que existen los que ya tienen verdaderas flotillas con decenas de automóviles con chofer, mientras la encargada de exigir el cumplimiento de las vigentes leyes y reglamentos de Movilidad en Jalisco «nada de muertito» y «se hace de la vista gorda».

Hasta el momento Uber es la compañía más visible, pero en «río revuelto, ganancia de pescadores», y ya están apareciendo más compañías que utilizan el mismo sistema denominado apps por medio de la Internet, pero tal parece que nadie vigila.

En el D.F. parece que la española Cabify en voz de su director general Ricardo Weder, se mostró más consciente para que sean regulados, al decir a CNN Expansión que las apps deben: «Pagar por un permiso yo creo que sería lo más justo para llegar a ese piso parejo, pero habrá que esperar a que se den las conclusiones».

Ojalá y Uber y quienes les concesiona un servicio fuera de la ley, se comportara con más honestidad y no que parecen delincuentes al hacerlo en la oscuridad pues ellos ponen tarifas, implantan sus reglas, cobran lo que quieren y reparten comisiones a su antojo.

Hay que esperar hasta cuándo las autoridades intervengan y queden al descubierto quiénes cubren lo que se señala como ilegal negocio.