Portal informativo de análisis político y social

TERCERA INSTANCIA | ¡Falló la estrategia!

TERCERA INSTANCIA | ¡Falló la estrategia!

Jun 4, 2016

Muy mal le está yendo al Observatorio Ciudadano de Movilidad y Transporte Público ante la propuesta de implementar una tenencia o impuesto llamado «verde» para que todos los propietarios de vehículos lo tengan que cubrir.

La semana pasada su coordinador, Alberto Galarza Villaseñor, anunció la serie de propuestas que sugieren para disminuir la contaminación en el aire de la Zona Metropolitana de Guadalajara (ZMG), pero destacó la intención de recaudar anualmente cinco mil millones de pesos para ser utilizados en mejoras del transporte urbano.

El también líder de los estudiantes de la Universidad de Guadalajara estimó en 2.5 millones de vehículos en la misma ZMG y entonces se calcula que cada uno pagaría, el dueño, entre un mil y dos mil pesos forzosamente.

También otras sugerencias planteó Galarza Villaseñor y hasta en un momento dado mentes mal pensadas creímos que se iba a dar un «choque de trenes» entre el Ejecutivo del gobierno de Jalisco y el Observatorio Ciudadano de Movilidad y Transporte Público o la misma Universidad de Guadalajara.

Pocos días pasaron para ver el error y ahora se puede decir que más bien están apoyando la iniciativa enviada al Congreso estatal por el gobernador Jorge Aristóteles Sandoval Díaz, pues nada le entorpecieron y despertaron críticas y rechazos de quienes se oponen a la imposición o queda demostrado que falló la estrategia.

El mismo gobernador Sandoval Díaz, declaró que se oponía al impuesto o tenencia que pretenden los integrantes del multicitado Observatorio y lo mismo han externado varios diputados locales.

Así que la presunta pretensión del Observatorio de «atravesársele» al gobierno estatal les falló y les dejó el camino abierto para que los legisladores continúen el estudio y discusión de lo que serán los nuevos ordenamientos de mejoras ambientales.

Por cierto hace 39 meses la Secretaria del Medio Ambiente y Desarrollo Territorial, María Magdalena Ruiz Mejía, asumió el importante cargo y apenas está buscando imponer correctivos y mejoras para que los automotores contaminen menos.

Ahora resulta que el programa que desde hace años en los talleres automotrices verifiquen la emisión de gases de los automotores ya no debe de seguir porque son «juez y parte» presuntamente dijo o dio a entender.

La flamante funcionaria seguramente no sabe o se le olvida que los dueños y empleados de los talleres son parte de disminuir la contaminación al momento de afinar las unidades, pero no son juez pues los aparatos de medición están directamente conectados por la Internet con la propia Secretaría del Medio Ambiente y Desarrollo Territorial y el resultado lo concentra la dependencia y autoriza para expedir el engomado de verificado.

Si tiene desconfianza de que en algunos talleres desleales verifiquen con unidades que saben que pasan la prueba, es tan sencillo y barato colocar una videocámara en cada equipo y en vivo la Secretaría recibe la imagen y la puede archivar con los demás datos y así no sería sorprendida.

Lo que sí se nota es que a toda costa quiere la Secretaría del Medio Ambiente y Desarrollo Territorial otorgar «concesiones» a poderosos capitalistas o dueños de algún taller que pueda invertir más de ocho millones de pesos por cada aparato de medición.

También hay que recordar que cuando inició el actual programa de verificación en tiempos del tristemente célebre Emilio González Márquez, dieron autorización a más de 520 talleres automotrices en la ZMG y tuvieron que invertir mucho dinero en los aparatos de medición que el gobierno les exigió, conexión vía internet, un área especial para llevar a cabo el examen de cada auto y otros gastos para cumplir con los requerimientos.

Todo esto también lo aceptó la titular de la Secretaría del Medio Ambiente, hasta ahora que ya se le prendió el foco y le entraron las ganas de cambiar todo y mejor autorizar Verificentros y buscar encarecer la verificación y tener a la mano medidas recaudatorias a más de tres años de estar cobrando de funcionaria estatal y con una serie de críticas a su desempeño.