Portal informativo de análisis político y social

TERCERA INSTANCIA: ¡Magistrado en capilla!

TERCERA INSTANCIA: ¡Magistrado en capilla!

Mar 4, 2017

 

Por Modesto Barros González

 

Aunque todavía es una presunción, el magistrado Alberto Barba Gómez está a punto de ser inhabilitado y hasta podría ser apresado si es que se le demuestran las supuestas faltas que ha cometido en el desempeño de su deber.

Ahora sí se nota que van con todo contra el todavía magistrado del Poder Judicial de Jalisco, integrante del Tribunal Administrativo y quien desde hace muchos meses ha sido señalado como el gran «enderezador» de asuntos inmobiliarios chuecos.

Aunque todavía es una presunción, el magistrado Alberto Barba Gómez está a punto de ser inhabilitado y hasta podría ser apresado si es que se le demuestran las supuestas faltas que ha cometido en el desempeño de su deber.

En infinidad de quejas de particulares contra gobiernos municipales, los asuntos más escandalosos llegan a las manos de Barba Gómez, quien casi siempre falla a favor de los quejosos y entonces emite la resolución jurídica denominada «afirmativa ficta».

Hasta donde se tiene conocimiento la «afirmativa ficta» es la decisión normativa de carácter administrativo por la cual todas las peticiones por escrito de los ciudadanos, usuarios, empresas o entidades que se hagan a la autoridad pública, si no se contestan en el plazo que marca la ley las disposiciones administrativas se consideran aceptadas, bastando para ello conservar la copia del acuse de la solicitud realizada ante la instancia competente. La negativa ficta es la decisión normativa en el sentido opuesto.

La última de sus gracias del magistrado fue pretender proteger a quienes se dicen propietarios del predio denominado Colomos III, con superficie de aproximadamente 12 hectáreas, o sea nada menos que 120 mil metros cuadrados, 12 canchas reglamentarias de futbol.

El Gobierno del Estado de Jalisco se presentó como legal propietario del enorme predio y con la fuerza pública logró derribar alambrados y aparatos que impedían el libre tránsito por el lugar. Se dice que voraces fraccionadores pretendían edificar alrededor de cuatro mil viviendas y tanto la autoridad municipal como la estatal pegaron el grito en el cielo y por fin se decidieron a interrumpir los presuntos abusos que se pretendían hacer.

Hasta el presidente de la Cámara Nacional de Comercio de Guadalajara (CANACO), Fernando Topete Dávila, urgió a los diputados locales para que decidan si es procedente el juicio político contra el tristemente célebre magistrado Barba.

Desde hace varios meses el actual Presidente Municipal de Zapopan, Pablo Lemus Navarro, interpuso el procedimiento de Juicio Político contra quien supuestamente imparte justicia y los señores diputados o por lo menos quienes integran la Comisión de Justicia no han tenido tiempo o más bien no han mostrado interés para decidir si procede la petición del Alcalde, quien ya ha sido señalado que podría sufrir la privación de su libertad por el desacato en una orden judicial.

El magistrado Barba pudiera tener sus razones para emitir sus sentencias en determinada forma que nada más beneficie a los quejosos, pero es también extraño que sean tantos juicios de queja que emiten constructores o empresas del ramo, y que en la mayoría de las ocasiones son favorables para ellas y en contra las autoridades.

Los negros manejos en ese tipo de juicios administrativos no solamente deben ser señalados contra el magistrado, ya que también existen elementos para demostrar que encargados del área legal o de obras públicas de los gobiernos municipales dejan correr el tiempo, no se inconforman y hasta en ocasiones ni siquiera intervienen y eso facilita para que «manotas», perdón, Alberto Barba Gómez, decida emitir la «afirmativa ficta» y entonces sí que se amuele la autoridad municipal y por consiguiente la población.

Así que como todo se ve en pocos días el magistrado Barba Gómez podría cambiar su residencia a Puente Grande, todo por pasarse de listo o por ser muy inocente, ya veremos.

E-mail: mobago1984@gmail.com